Jose Maria Lopez competirá en las 24 Horas de Le Mans
Jose Maria Lopez competirá en las 24 Horas de Le Mans

Las 24 Horas de Le Mans es la carrera de larga duración más importante del mundo. Integra la llamada "Triple Corona" del automovilismo de pista junto con el Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1 y las 500 Millas de Indianápolis. Solo un piloto logró ese triplete, el inglés Graham Hill. En tanto que ganar en Le Mans, el clásico francés que se corre desde 1923, es consagratorio para cualquier piloto. Hay un argentino que este fin de semana buscará hacer historia. Se trata de José María López (36 años) que corre para el equipo el Toyota Gazoo Racing, que es el más fuerte del Campeonato Mundial de Endurance (WEC por su sigla en inglés).

Infobae habló en exclusiva con López, quien corre con el prototipo híbrido TS050 que luce el número 7 y comparte su conducción con el japonés Kamui Kobayashi y el inglés Mike Conway. Este trío es segundo en el torneo. Mientras que el coche número 8 de Toyota está cargo de sus compañeros, el español Fernando Alonso (bicampeón de F-1 en 2005/2006), el suizo Sébastien Buemi (campeón en la Fórmula E en la temporada 2015-2016) y el otro nipón, Kazuki Nakajima. Ellos vencieron en Le Mans en 2018, lideran el campeonato y solo un trámite los separa de la corona en la clase mayor del WEC, la LMP1. Por primera vez en la historia una temporada tiene dos ediciones de las 24 Horas y la de 2019 dará fin al presente ejercicio. La prueba de largo aliento que tendrá 186 pilotos y 62 autos será televisada en vivo por Fox Sports 3 desde el sábado a las 9:30 de la mañana.

¿Cómo vivís esta etapa en el mejor equipo del WEC?
— Es muy importante poder estar en un proyecto tan importante como el de Toyota. Lo vivo con mucha emoción y responsabilidad. Es un lugar con el que siempre soñé estar. Tenés todo a disposición. Es como un equipo de punta de la Fórmula 1.

¿Qué análisis hacés de tu segunda temporada en el WEC?
— Nos queda solo Le Mans, pero claramente este año fue mucho más fuerte que el primero. Estuve más adaptado al coche y se pudo mejorar la preparación física. Logré concluir las carreras sin tener equivocaciones y pude mantenerme bien en las clasificaciones. Lo más importante es que el equipo cumplió el objetivo histórico de vencer en Le Mans. El balance es más que positivo y lo más importante es que me renovaron el contrato para la temporada 2019-2020.

¿Pensaste que ibas a demorar tanto en ganar?
— Lo que ocurre es que en las competencias de larga duración como las que tiene esta categoría es muy complicado triunfar, porque pueden cambiar muchas cosas durante seis horas que es el tiempo habitual que tenemos de carrera. Por eso es muy difícil que el resultado se concrete. Pero acá hay que focalizarse en que el rendimiento de nuestro coche siempre fue bueno y a veces fuimos más veloces que el otro Toyota. Si nuestro auto no era competitivo eso iba a ser mucho más complicado, pero en el equipo hay paridad para los dos coches. Nuestra victoria se consiguió en una instancia muy linda ya que para nosotros, después de Le Mans la fecha más importante es la Fuji por todo lo que representa para los japoneses.

Pechito, como se lo conoce a López, en su tercer intento quiere ser el segundo compatriota en ganar la carrera gala que este fin de semana tendrá su 87ª edición. El primero y hasta ahora único de los nuestros en lograrlo fue José Froilán González en 1954, con Ferrari. Mientras que el cordobés oriundo de Río Tercero y que ahora vive en Mónaco, es el piloto argentino más destacado a nivel internacional en la actualidad, considerando que el WEC es la categoría más relevante de pista detrás de la F-1. Es la segunda temporada que integra la escuadra japonesa que a nivel global también compite en el Mundial de Rally, ganó el último Dakar con el qatarí Nasser Al Attiyah, y tiene su filial argentina en dos categorías, el Súper TC 2000 y el Top Race. Ah, y no se descarta su vuelta a la F-1 en 2021.

¿Cómo se corre en Le Mans?
— Es una carrera muy especial, la más larga de todas. Muy desgastante para los corredores y los coches. Ya el circuito mide más de 13 kilómetros (tiene 38 curvas). Hay que saber esperarla y por algo es la más difícil del año. La competencia se gana en la noche y a la madrugada donde se empieza a sentir mucho el cansancio. Uno puede venir muy rápido, con mucha concentración y puede tener el mejor auto, pero Le Mans decide hasta dónde podés llegar.

¿Qué características tiene el auto?
— Es un F-1 carenado. Tiene 1.000 caballos de fuerza con 600 HP del motor a combustión y 550 del motor eléctrico. La aceleración es mayor a la de un coche de F-1 y su carga aerodinámica es más eficiente.

¿Cuál es la preparación física que se debe tener?
— El entrenamiento que se hace fuera de temporada es muy fuerte y se basa en lo aeróbico y gimnasio. Me llevó un año volver a acostumbrar mi cuello a una exigencia como la que tiene esta clase de auto que entrega cuatro o cinco puntos de Fuerza G. Me tuve que exigir mucho en lo físico porque mis compañeros pesan 10 kilos menos y yo tuve que incrementar mi cantidad de ejercicios y cuidarme mucho en lo alimenticio.

“Me llevó un año acostumbrar mi cuello a una exigencia como la que tiene esta clase de auto”
“Me llevó un año acostumbrar mi cuello a una exigencia como la que tiene esta clase de auto”

El cordobés comenzó a correr en el exterior desde sus 15 años cuando incursionó en el karting. Se destacó luego en categorías promocionales donde fue campeón en la Fórmula Renault Italiana (2002) y en la Fórmula Renault V6 (2003). También fue piloto de pruebas de Renault en F-1, donde generó un buen vínculo con Fernando Alonso. Aunque no logró correr en la Máxima por falta de presupuesto. Volvió al país y consiguió dos títulos de TC 2000 (2008/2009) y en el Top Race (2009). Retornó a la escena internacional en 2014 cuando obtuvo el primero de sus tres campeonatos en el extinto Mundial de Turismo. Por sus méritos fue convocado por Toyota para una selección donde fue el mejor entre varios pilotos de primer nivel y de esa forma logró sumarse a su estructura en el WEC.

¿Ganar en Le Mans taparía el agujero de no haber podido correr en F-1?
— Sí, claro. Es un sueño poder ganar en Le Mans. Es una de las tres carreras más importantes del mundo en pista y la más relevante en lo que se refiere a larga duración. Pero para mí el capítulo de la F-1 está cerrado desde hace mucho tiempo.

¿Con la salida de Alonso de Toyota, quedás como el piloto número uno?
— No hay piloto número uno o auto número uno. Tampoco hubo predilección por él en la temporada. Claro que Toyota quería tener a Fernando en el equipo y, al igual que nosotros, le dio el mejor auto posible.

Cuando Alonso se retiró de la F-1 dio a entender que no se termina la vida de un piloto ¿compartís?
— Tal cual, es así, siempre lo manifesté. Hay vida después de la F-1 y si no tenés lugar en la categoría no se termina la carrera de un piloto. ¿Cuántos corredores querrían estar en mi lugar? Estoy en el mejor equipo del WEC y tengo chances de ganar en Le Mans. Siento que estoy en un gran momento en esta nueva etapa en el exterior. Y respecto de Fernando (Alonso) estuvo muchas temporadas en la F-1 y si él hubiese seguido sería el piloto con mayor cantidad de carreras en la categoría. Fernando está buscando nuevas motivaciones y por eso decidió alejarse, al menos esta temporada. Intentó lo de Indianápolis, pero no lo logró. Seguramente volverá por más. También probó una Toyota Hilux del Dakar…

“Hay vida después de la Fórmula 1”
“Hay vida después de la Fórmula 1”

A propósito de la IndyCar, el bonaerense Ricardo Juncos, radicado en los Estados Unidos desde 2002 y que es dueño de un equipo en la categoría estadounidense, dijo que López es hoy el único argentino en condiciones para subirse a un auto de la categoría. La escuadra de Juncos viene de tener su tercera participación en las 500 Millas de Indianápolis.

¿Pensás correr en la IndyCar o incursionar al menos en las 500 Millas?
— Siempre me gustó la idea de poder correr en la categoría o en los Estados Unidos. En la visita del WEC a Sebring pude comprobar lo bien que está el automovilismo estadounidense. Me gustaría poder correr allí. Lo que pasa es que estar en la IndyCar representa mucha responsabilidad y es un gran desafío. Hay que aprender a correr en óvalos a 300 km/h. Implicaría tener que dedicarme de lleno y hoy no tengo esa disponibilidad. Pero no cierro las puertas ni mucho menos. Suelo hablar con Ricardo (Juncos) y ojalá que algún día se pueda dar.

¿Cómo hacés para cambiar el chip de un auto del WEC a uno de la Fórmula E?
— Desde mi última época en la Argentina que me tuve que acostumbrar a subir a autos diferentes. En el TC y Top Race tenía tracción trasera y en el TC 2000 tracción delantera. Las tres categorías tienen diferentes potencias en sus motores y cargas aerodinámicas. Acá también tuve que aprender adaptarme o pasar de un auto de 1.000 caballos como el del WEC a un auto eléctrico donde aprendí a administrar la energía, y también agarré la etapa anterior donde había que cambiar de coche porque la batería no aguantaba. Es como cualquier trabajo y cuando sos profesional tenés que saber adaptarte a los cambios y circunstancias.

¿Vas a seguir en la Fórmula E?
— Esta temporada no la he pasado de la mejor forma. No se consiguieron buenos resultados. Espero que las últimas dos fechas que quedan sean positivas. Hay algunas propuestas para seguir, pero veremos para dónde iremos.

¿Por qué la Argentina no tiene un piloto en F-1?
— Es un tema muy complejo. Son varios motivos. En principio las condiciones económicas del país y porque hoy para correr en Europa se necesita de un apoyo económico muy importante. También porque hoy el tema se globalizó y cada vez que aparece un piloto que viene con mucho presupuesto no importa su nacionalidad. Ahora cada vez es más importante el dinero y la preparación. Luego que en la Argentina tenemos un automovilismo interno muy fuerte, entonces ante la falta de presupuesto un chico no puede irse a correr afuera y decide quedarse a competir a nivel local. Tampoco hay una categoría de monopostos que sea formadora. Y por último no hay un proyecto del Automóvil Club Argentino o de las empresas para promover chicos en el exterior.

Seguí leyendo: