El australiano ganó el último Abierto Mexicano de Tenis (AFP)
El australiano ganó el último Abierto Mexicano de Tenis (AFP)

Por Martín Avilés

Tan pronto terminaban sus partidos, Nick Kyrgios se duchaba, se cambiaba de ropa y disponía a divertirse el resto de la noche con su grupo de amigos en la paradisíaca playa de Acapulco. Así ganó el Abierto Mexicano de Tenis, durmiéndose a las 4:30 am y sin entrenar demasiado.

Durante su camino para conquistar ese ATP 500, echó a Stan Wawrinka, Rafael Nadal y Alexander Zverev. Lo logró sin apegarse a una rigurosa disciplina, algo que no fue bien visto por los organizadores del torneo, toda vez que tras su participación en el ATP Masters 1000 de Roma, confesó su despreocupada rutina en México con displicencia.

"No (da mala imagen al torneo), el que jugó es él, el torneo se hizo bien, fue un éxito y un torneo increíble. Pero es una declaración desafortunada, hasta irrespetuosa, 'gané muy fácil…'. Pero también es un poquito irrespetuosa para sus colegas, la gente con quien convive, cada quién es responsable de lo que dice, no me cayeron sus palabras nada bien pero no hay mucho que hacer", dijo a Infobae México Raúl Zurutuza, director del Abierto Mexicano de Tenis.

El polémico australiano, acostumbrado a las rabietas y desplantes en la cancha, fue descalificado del Abierto de Roma tras perder el control en el tercer set ante Casper Ruud en segunda ronda. Tras una larga discusión con el juez de silla y el supervisor fue expulsado del torneo cuando el marcador era 6-3 6-7 (5) 2-1 a favor de Casper.

"Es un talento desperdiciado, Nick Kyrgios debería ser número 1 o 2 del planeta hace rato pero son de esas personalidades raras, es una tristeza desde lo deportivo porque es un talento que te encantaría ver en otros foros", lamentó Zurutuza tras una ponencia en la Ciudad de México. "Ganar un torneo como Acapulco, no me consta, pero sin entrenar, estando de fiesta e igual le ganó a Nadal, Wawrinka, Zverev. No le ganó a cualquiera, pero es una lástima, ojalá y encuentre su camino".

Durante el Abierto Mexicano de Tenis, Kyrgios se paseaba por las fiestas organizadas por el torneo junto con sus amigos, vestido con algún jersey de NBA perteneciente a alguno de sus ídolos como el de Russell Westbrook, que usó en su salida nocturna del jueves de esa semana tenística en México.

"En Acapulco salí todas las noches y gané el torneo. No me acostaba nunca antes de las 4:30. Tenía que jugar un partido y en el mismo bolso guardaba la ropa que iba a usar para salir a la noche", dijo hace unos días en "No Challenges Remaining", el podcast del periodista estadounidense Ben Rothenberg.

"Tengo que ser muy respetuoso de lo que los jugadores dicen, creo que a lo mejor es demasiada honestidad y podría habérsela ahorrado, pero es nuestro campeón y lo que pasó fuera de la cancha es problema de él y no nuestro, creo que a título personal sí es desafortunado pero hay mucho que hacer", insistió el director del AMT. "Es un tema de él al 100% ya lo multaron y no le salió barato. Creo que lo multaron por lo de la raqueta y el chiste le costó USD 60.000, no sé si los tenga o no".

El número 36 del ranking ATP es el más controversial del circuito, tan solo en esa semana del Abierto Mexicano de Tenis, dividió a la tribuna, pues mientras unos aplaudían sus mágicos golpes, otros se enfocaban en su altanería y ademanes.

"A veces el tenis está aletargado, que todo tiene que ser nice, súper bien y se extraña este tipo de gente como McEnroe, Agassi, un disrupter, que en lugar de irse por la izquierda se va por la extrema izquierda y rebasa. El tenis tiene momentos que necesita eso, no sé si Krygios es el correcto, por lo que vi, no, pero que no extrañe que le vuelva a ir bien, alguien tendrá que darle un 'jalón de orejas'", puntualizó.