La Monumental es una de las barras del América y decidió dejar un mensaje a Trump en Ciudad Juárez (Foto: Mediotiempo)
La Monumental es una de las barras del América y decidió dejar un mensaje a Trump en Ciudad Juárez (Foto: Mediotiempo)

El rechazo al muro fronterizo que planea construir Donald Trump es capaz de rebasar cualquier límite, incluso los más marcados como los que tiene el mundo del deporte, que suele mantenerse ajeno a temas políticos. Así pasó en Ciudad Juárez, Chihuahua, donde se disputó la final de la Copa MX entre el equipo local, Juárez FC contra el América, cuya afición reprochó al presidente estadounidense su polémica postura sobre la migración.

La barra Monumental, uno de los diversos grupos de fanáticos del club más ganador de México y de los de mayor número de miembros, se postró en la entrada del Estadio Olímpico Benito Juárez con un trapo con una leyenda contundente contra Trump.

"¡Chinga a tu maldito muro fronterizo!", decía el mensaje escrito en inglés, y en español: "Nuestra pasión no tiene fronteras", en la manta de unos 12 metros de largo, llevada por los aficionados que realizaron el viaje a Ciudad Juárez, a casi 1.900 kilómetros de la Ciudad de México, casa del equipo azulcrema, ganador de 13 títulos de liga en el fútbol mexicano.

Justo unas horas antes del comienzo de la final de la Copa MX, el presidente estadounidense dijo que planea enviar más militares a la frontera con México, después de escuchar las historias de ciudadanos de Texas sobre casos de indocumentados que "mueren durante la caminata" una vez que la cruzan y entran en Estados Unidos.

Trump no dio más detalles sobre ese posible plan, pero recordó que los militares estadounidenses "no pueden actuar" en la frontera como deberían porque una ley prohíbe que se involucren en tareas de seguridad y orden público a nivel nacional.

Estados Unidos tiene actualmente desplegados a unos 6.000 militares en la frontera con el país azteca, entre soldados en activo y reservas de la Guardia Nacional, como consecuencia de la voluntad de Trump de marcar límites ante la llegada de varias caravanas de migrantes indocumentados el año pasado.

El mandatario aseguró que los coyotes dicen a menudo a los inmigrantes que pueden llegar sin problemas a ciudades grandes desde la frontera, así que "empiezan a andar y creen que Houston está a media milla, pero está en realidad a 300 millas". Además, afirmó que el influjo de "pandilleros" ha sembrado el temor entre los rancheros de Texas, que "ahora siempre van a la puerta de dos en dos", por miedo a ser asesinados o robados.

Trump también confirmó que su yerno y asesor, Jared Kushner, está preparando un plan de reforma migratoria que "pronto" se presentará, y dijo que será "muy importante", sin dar más detalles. Reiteró su intención de construir un muro fronterizo, pues "si no hay un muro, esto nunca va a acabar. Personas peligrosas están entrando y la gente buena se está muriendo".