A minutos del inicio de la Superfinal entre Boca Juniors y River Plate en el Santiago Bernabéu, el Gabinete de Información de Emergencias informó, a través de sus redes sociales, que un aficionado argentino de 68 años sufrió un paro cardiorrespiratorio.

Pese a que afortunadamente lograron revertirlo, el seguidor fue trasladado al hospital en estado crítico. En otro parte médico anunciaron que otras siete personas fueron asistidas en la previa de la final de la Copa Libertadores.

A una hora del pitazo inicial, las emergencias de Madrid informaron que el hombre, que acudía con un amigo al estadio, se desplomó cerca del número 23 de la calle Padre Damián y que consiguieron revertir en un primer momento el cuadro.

Además, los instantes previos al inicio del enfrentamiento también dejaron otras intervenciones de menor gravedad. Entre ellas se atendieron a un agente de la Policía Nacional y a un vigilante de seguridad por diferentes contusiones.

Tres aficionados de River Plate y uno de Boca Juniors también debieron pasar por las manos de los médicos tras sufrir diversas lesiones. Los incidentes se produjeron de manera fortuita y no pasaron a mayores.

Dentro del Santiago Bernabéu, con un campo prácticamente lleno, el estadio lució sus mejores galas para una inmensa fiesta futbolística por la final de la Copa Libertadores que unió a dos aficiones, las de Boca Juniors y River Plate, que aportaron muchísimo colorido en todos los rincones del estadio.

Tres horas antes del inicio del partido cientos de aficionados se agolpaban ya en las puertas del estadio para ser los primeros en entrar y tomar sus asientos en un recinto blindado por la seguridad y con un aroma a fiesta como hace tiempo no se recordaba en el coliseo blanco.

 

MÁS SOBRE ESTE TEMA: