Victoria Azarenka con su hijo Leo Alexander (@vichka35)
Victoria Azarenka con su hijo Leo Alexander (@vichka35)

No es una simple foto. Ni siquiera una imagen más de las que publican las personalidades para mantener una cercanía con sus fanáticos. No. Esa instantánea, la que la retrata con su hijo en un avión, es la de un momento que la ex tenista N°1 del mundo Victoria Azarenka debió esperar durante ocho meses por un litigio legal con Billy McKeague, padre del pequeño Leo Alexander.

La bielorrusa se convirtió en madre en diciembre de 2016. Desde entonces puso en pausa su carrera y no volvió a jugar sino hasta junio de 2017, año en el que participó de solo dos torneos entre los cuales jugó seis partidos. Su rápida eliminación de Wimbledon (cuarta ronda) llamó la atención de la prensa, lo que llevó a la atleta a informar que padecía de una enfermedad viral que le impedía volver al circuito.

Victoria Azarenka con su hijo Leo Alexander (@vichka35)
Victoria Azarenka con su hijo Leo Alexander (@vichka35)

Tiempo después ya no pudo esconder el problema que la afectaba: se había separado de McKeague y este había pedido a un tribunal la tenencia del hijo de ambos, expresando su preocupación por un presunto secuestro del niño por parte de Azarenka. En septiembre de 2017 la Justicia determinó que hasta tanto ambos no acordaran los términos de la separación, Leo Alexander debía permanecer en Los Ángeles, estado de California, donde ambos habían fijado sus domicilios.

Victoria Azarenka con su hijo Leo Alexander (@vichka35)
Victoria Azarenka con su hijo Leo Alexander (@vichka35)

Desde entonces comenzó una batalla legal entre ambos. Como el pequeño no podía salir de esa ciudad, la atleta decidió entonces no disputar torneos que por distancia la obligaran a estar lejos de él, con quien no podía viajar. Fue así que la ex N°1 pasó de registrar 36 partidos jugados en 2016 a solo seis en 2017.

Victoria Azarenka con su hijo Leo Alexander (@vichka35)
Victoria Azarenka con su hijo Leo Alexander (@vichka35)

En agosto de 2017, Azarenka contó públicamente cuál era su situación. Lo hizo mediante una carta en una red social:

 

Mis increíbles fanáticos y amigos, que me han apoyado a lo largo de toda mi carrera, merecen saber por qué no puedo competir en el US Open este año.

El día en que nació mi hijo Leo, en diciembre del año pasado, fue, con mucho, el día más feliz de mi vida.

Ahora tengo una nueva apreciación de cómo las nuevas madres y padres hacen malabares con las diferentes responsabilidades para sus familias.

Sin embargo, al igual que la mayoría de las madres que trabajan, a pesar de mi amor incondicional por mi hijo, me enfrento a una situación difícil que quizás no me permita volver a trabajar de inmediato.

En Bielorrusia, en marzo, con mi familia a cuestas, comencé a trabajar para alcanzar el objetivo de regresar a la gira de tenis y competir a un alto nivel para el 31 de julio.

Pude regresar temprano, jugando en Mallorca a mediados de junio seguido de Wimbledon.

Poco después de Wimbledon, el padre de Leo y yo nos separamos y mientras trabajamos para resolver algunos de los procesos legales, la situación actual es que la única forma en que puedo jugar en el US Open este año es si dejo a Leo en California, lo cual No estoy dispuesto a hacer. Equilibrar el cuidado infantil y una carrera no es fácil para ningún padre, pero es un desafío que estoy dispuesto a enfrentar y adoptar.

Quiero apoyar a hombres y mujeres en todas partes que saben que está bien ser una madre trabajadora o padre. Nadie debería tener que decidir entre un niño y su carrera, somos lo suficientemente fuertes como para hacer ambas cosas.

Estoy increíblemente agradecida por todo el apoyo que he recibido de mujeres y hombres de todo el mundo que reconocen la importancia de apoyar a las madres trabajadoras y nuestro derecho a estar con nuestros hijos.

Espero con optimismo tener avances positivos pronto para que esta difícil situación se pueda resolver y pueda volver a competir.

Siento optimismo de que en los próximos días el padre de Leo y yo podamos dejar de lado cualquier diferencia y dar los pasos en la dirección correcta para trabajar de manera más efectiva como equipo y acordar un acuerdo para que los tres viajemos y para que compita, pero, más importante para asegurar que Leo tenga una presencia constante de sus dos padres.

Victoria Azarenka con su hijo Leo Alexander (@vichka35)
Victoria Azarenka con su hijo Leo Alexander (@vichka35)

La ausencia en el US Open 2017 hizo perder a Azarenka una suma cercana a los 10 millones de dólares. El dinero, sin embargo, no fue argumento de peso para alejarse de su hijo, si bien para entonces la bielorrusa era una de las tenistas con mayores ganancias en la historia del tenis femenino.

Victoria Azarenka con su hijo Leo Alexander (@vichka35)
Victoria Azarenka con su hijo Leo Alexander (@vichka35)

Por la complejidad del procedimiento y las consecuencias que esto traía a su vida particular y profesional, Azarenka contrató al abogado israelí Zeev Valner, uno de los más reconocidos en materia de familia a nivel mundial. Los detalles del juicio contra el padre del niño, Billy McKeague, se mantuvieron en secreto hasta hoy pero la Justicia finalmente le permitió a la tenista moverse libremente con su hijo y ella decidió retratar ese momento que tanto esperó, cuando ambos subieron a un avión con destino a Mallorca, ella para jugar y él para ser su más especial espectador.

Victoria Azarenka con su hijo Leo Alexander (@vichka35)
Victoria Azarenka con su hijo Leo Alexander (@vichka35)

"Comienzan las aventuras de mamá y Leo 😁 Europa , allá vamos🙌🏻 primera parada 🇪🇸 nos vemos en Madrid ✌🏻👩👦👶🏼🦁❤️", escribió en una selfie tomada junto a su pequeño.

SEGUÍ LEYENDO EN INFOBAE DEPORTES