En 10 años no habrá quien siembre comida en Colombia, según presidente del Consejo Nacional de Secretarios de Agricultura

Los campesinos colombianos están entre los 41 y 64 años

Foto de archivo. Un campesino recolecta café en un cultivo cerca al municipio de Sasaima, en el departamento de Cundinamarca, Colombia, 14 de mayo, 2012. REUTERS/José Miguel Gómez
Foto de archivo. Un campesino recolecta café en un cultivo cerca al municipio de Sasaima, en el departamento de Cundinamarca, Colombia, 14 de mayo, 2012. REUTERS/José Miguel Gómez

Este 23 de noviembre, el presidente del Consejo Nacional de Secretarios de Agricultura de Colombia, Rodolfo Correa, aseguró que en 10 años no habrá quien siembre la comida en Colombia, pues no hay oportunidades en el campo.

De acuerdo con La W, que recogió la información de Correa, esta conclusión llegó luego de las estadísticas del Dane, en las que se ve que los campesinos colombianos están entre los 41 y 64 años, y en algunos lugares la edad promedio es mayor a los 57 años.

Según el presidente de CONSA, el estudio reveló que el total de jóvenes entre los 14 y 18 años llega a 12 millones, pero solo el 22 % hace parte de la población rural. Además, la mayoría no encuentra en el campo la oportunidad para desarrollarse.

Esta falta de jóvenes en el campo se debe a factores sociales, económicos, político y culturales, que cambian las dinámicas de desarrollo en las comunidades campesinas, recoge la emisora.

La marginalidad histórica que ha tenido el campesinado y el mundo rural en las agendas políticas ha hecho que las oportunidades sean escasas y que estos prefieran en cuanto se gradúan buscar nuevos horizontes lejos del ambiente donde crecieron.

Correa le dijo a la emisora que en Antioquia la unión de la Administración Departamental, la Alcaldía, el SENA y la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria-Agrosavia, han tratado de promover la formación de jóvenes y la llegada de tecnología para la producción de productos como el aguacate.

Se trata de darles la oportunidad de vender su producto al mundo y es una manera clara y concreta de mostrar el compromiso que se debe tener desde los gobiernos con la incorporación de las nuevas generaciones en la productividad, pero sobre todo con la utilización de la tecnología para la producción sostenible de alimentos que haga de la agricultura una actividad atractiva para los jóvenes, de tal manera que se creen condiciones para mantener su arraigo.

Boyacá disminuye los cultivos de papa en un 25 %

Los productores de papa en Boyacá dejaron de cultivar debido a los altos costos de los insumos. Campesinos que han pasado la mayor parte de su vida trabajando como agricultores sembrando sus propios productos, tuvieron que dejarlo para empezar a laborar como jornaleros.

Según informó Noticias Caracol las autoridades aseguran que la producción disminuyó aproximadamente un 25 %, mientras que los campesinos aseguran que la reducción es aún mayor. “Nosotros vemos que esto disminuyó un 70 % de todo lo que se sembraba”, afirmó un agricultor al medio.

Los costos de los insumos y el sube y baja del precio de la papa son las dos mayores razones por las que los campesinos dejaron de cosechar para trabajar como jornaleros. “Sembré un poco de papa y se me perdió - explicó Álvaro Bernal ante el medio televisivo -. Ahí perdí la plata y no pude cultivar más”.

Luis Gerardo Arias, secretario de Fomento Agropecuario de Boyacá, explicó la situación frente al medio nacional. La primera de las razones de la escasez tiene que ver con la crisis que empezó en el 2020 con la llegada de la pandemia del covid-19 y, “en segundo lugar, los altos costos de los insumos agropecuarios”. Un ejemplo de ello es el precio de la carga de este tubérculo, el cual está sobre los 200.000 pesos.

Además, al ser pocos los cultivos para laborar en Boyacá, Noticias Caracol también aseguró que los agricultores terminan trabajando en jornadas de hasta 10 horas, de la cual cobran 25.000 a 30.000 pesos el jornal. “Todo está carísimo, por eso no hay nada de siembra en este territorio”, agregó un campesino.

Cabe resaltar que esta situación fue denunciada por Sandra Ortiz, senadora del partido Alianza Verde por Boyacá. La congresista asegura que ya había alertado al Senado frente a la crisis de los campesinos, y propuso: la opción “orgánica para reducir costos” junto con la sustitución de “importación de agroquímicos” para así generar cinco billones de pesos anuales en el sector.

SEGUIR LEYENDO


TE PUEDE INTERESAR