La radionovela que busca prevenir el trabajo infantil en las familias cafeteras

La Federación Nacional de Cafeteros (FNC) de Colombia lanzó la radionovela “Mi finca, mi hogar y tesoro” con la que pretende prevenir el trabajo infantil y promover la salud y la seguridad laboral entre los caficultores del país.

Niño en cafetal.  REUTERS/Sean Mattson
Niño en cafetal. REUTERS/Sean Mattson

La Federación Nacional de Cafeteros (FNC) de Colombia lanzó la radionovela “Mi finca, mi hogar y tesoro” con la que pretende prevenir el trabajo infantil y promover la salud y la seguridad laboral entre los caficultores del país.

Esta iniciativa de la FNC en alianza con el Ministerio de Trabajo, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), y la ONG Colombia Avanza, de Partners of the Americas, pretende llegar a los caficultores en un formato de 18 capítulos.

Los episodios son transmitidos a través de las emisoras de la Federación y las plataformas digitales de YouTube y SoundCloud.

La prevención de enfermedades, el empalme generacional, el trabajo infantil, las actividades peligrosas que no deben realizar los niños, la bioseguridad, la prevención de accidentes laborales y la promoción de salud en las fincas cafeteras son las temáticas que aborda “Mi finca, mi hogar y tesoro”.

La radionovela fue retomada como formato por la FNC para transmitir los contenidos educativos, debido a que, en las zonas rurales del país, la radio sigue siendo el medio preferente entre las comunidades campesinas. De igual forma, las redes sociales son los canales mediante los cuales la Federación transmitirá los contenidos referentes a la prevención del trabajo en menores y al cuidado de las familias productoras de café.

La FNC hace presencia en 603 municipios del país donde más de 540 familias viven de la agroindustria del café y en los que existen cerca de 70 programas radiales donde se transmiten los contenidos educativos que buscan el bienestar de las familias caficultoras colombianas.

La alianza de la Federación junto al Ministerio de Trabajo y la OIT se presenta especialmente para promover entre los caficultores colombianos el cumplimiento de “los estándares mínimos de seguridad y salud en el trabajo (SST), en el marco de la Resolución 312 de 2019”, según menciona la entidad cafetera en un comunicado.

A su vez, la ONG Colombia Avanza, de Partners of the Americas, trabaja con la FNC desde finales del 2018 para que “la sociedad civil comprenda y aborde el trabajo infantil y las condiciones aceptables de trabajo en la industria cafetera de Colombia”.

“Mi Finca, mi hogar y tesoro” se desarrolla en un pueblo de la Colombia rural, donde las vivencias de la familia Osorio servirán de ejemplo.

Hombre mientras remueve granos de café sobre una cama africana para su secado.EFE/Bienvenido Velasco/ Archivo
Hombre mientras remueve granos de café sobre una cama africana para su secado.EFE/Bienvenido Velasco/ Archivo

Trabajo infantil en Colombia

Según cifras del Dane, para el último trimestre del 2019, en Colombia, se registraron 586.000 menores - de 5 a 17 años- como población laboral activa, de los cuales 308.000 se reportaron en centros poblados y en zonas rurales, y 278.000 en cabeceras municipales. A pesar de que esta cifra, con respecto al periodo 2018 mostró una disminución en cerca de 59.000, el trabajo infantil sigue siendo una realidad alarmante para el país.

Los menores, especialmente en las regiones rurales de Colombia, siguen siendo vinculados y explotados en actividades particularmente agropecuarias. De acuerdo con la ONG Partners of the Americas, que adelanta una investigación centrada en las actividades cafeteras, se tiende a confundir el trabajo con las tradiciones y herencias culturales lo que representa un desafío.

Por su parte la OIT considera que “la participación de niños o adolescentes en un trabajo que no afecta su salud y desarrollo personal o interfiere con su educación es considerado, por lo general, como algo positivo”.