La Tierra perderá para siempre a su “mini luna” los primeros días de febrero

El nuevo satélite bautizado 2020 SO se alejará de la órbita de nuestro planeta para girar alrededor del Sol

La mini luna 2020 SO dejará de orbitar la Tierra para partir rumbo al Sol (NASA)
La mini luna 2020 SO dejará de orbitar la Tierra para partir rumbo al Sol (NASA)

El 2020 no fue solo pandemia, coronavirus y confinamiento. La NASA y los astrónomos nunca descansan: el 17 de septiembre último descubrieron un extraño objeto espacial que se acercaba vertiginosamente a nuestro planeta. Días más tarde lo bautizaron 2020 SO. Ahora, cuatro meses después, la Tierra perderá para siempre en los primeros días de febrero a esta mini luna, según lo informado por el sitio especializado EarthSky.

El 8 de noviembre, 2020 SO se deslizó lentamente hacia la esfera de dominio gravitacional del globo terráqueo, para convertirse en una nueva mini luna. Tras una “visita relámpago”, se escapará de nuevo a una nueva órbita alrededor del Sol en marzo de 2021. Durante ese tiempo, hará 2 grandes vueltas alrededor de nuestro planeta.

Animation of 2020 SO around Earth

En esta imagen animada, la Tierra es el punto azul. La órbita de la luna es el círculo amarillo. La trayectoria del 2020 SO es la línea rosa en bucle. (GIF: Phoenix7777 - JPL/NASA)

Los modelos de órbita mostraron rápidamente que tanto la baja velocidad como la trayectoria del objeto que se aproximaba en septiembre del año pasado eran inusuales. Las proyecciones mostraron que la Tierra capturaría este extraño cuerpo celeste, temporalmente, como una nueva mini luna. Y eso es lo que pasó. 2020 SO orbitó la Tierra desde el 8 de noviembre y en febrero nos dirá adiós para siempre.

Tras un análisis más detallado de su movimiento, y una aproximación muy cercana del objeto (solo 30.000 millas, 50.000 km o 0,13 distancias lunares) el 1 de diciembre, la NASA pudo confirmar que se trata de una reliquia de la era espacial temprana, un propulsor de cohetes de etapa superior Centauro, una vez llamado el caballo de batalla de Estados Unidos en el espacio. Ahora 2020 SO está a punto de hacer una aproximación más cercana a la Tierra este martes 2 de febrero de 2021. Pasará más lejos esta vez, pero aún dentro de 0,58 distancias lunares (140.000 millas, o 220.000 km). Posteriormente, en marzo, la gravedad de nuestro planeta abandonará su control sobre el objeto, por lo cual ya no será una mini luna para la Tierra. En cambio, estará orbitando alrededor del Sol.

Internet ofrecerá la oportunidad única de ver 2020 SO en línea. El Proyecto del Telescopio Virtual en Roma mostrará el objeto en línea la noche del 1 de febrero.

La transmisión en vivo está programada para la noche del 1 de febrero de 2021, a partir de las 22:00 UTC ( (16:00 en Ciudad de México, 17:00 en Bogotá, 18:00 en Caracas, 19:00 en Buenos Aires y 23:00 en Madrid).

Un modelo del desafortunado módulo de aterrizaje Surveyor 2, que se estrelló en la luna en 1966 (NASA/JPL-Caltech)
Un modelo del desafortunado módulo de aterrizaje Surveyor 2, que se estrelló en la luna en 1966 (NASA/JPL-Caltech)

Los astrónomos avistaron el objeto por primera vez el 17 de septiembre utilizando el telescopio Pan-STARRS1 de 71 pulgadas (1,8 metros) en Haleakala, Hawai. Le dieron su designación, 2020 SO, y lo agregaron como un asteroide tipo Apolo en la base de datos de cuerpos pequeños.

Sin embargo, se vio rápidamente que 2020 SO tenía algunas características que lo diferenciaban de los asteroides comunes. Según los cálculos de la NASA / JPL (Jet Propulsion Laboratory), el objeto pasó a toda velocidad por la luna de la Tierra a una velocidad de 1.880 millas por hora, es decir 3.025 km/h o 0,84 km por segundo (.5 mi/seg). Una velocidad extremadamente lenta para un asteroide.

La confirmación de que SO 2020 era de hecho un cohete propulsor de objetos perdidos y encontrados provino de los datos recopilados en la Instalación del Telescopio Infrarrojo de la NASA en Maunakea, Hawái, y de los análisis orbitales realizados en el Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra (CNEOS) en el Jet de la NASA, laboratorio de propulsión en Pasadena, California. Este cohete en particular lanzó la desafortunada nave espacial Surveyor 2 hacia la luna en 1966.

Fotografía de 1964 que muestra el cohete Centaur en la etapa superior antes de acloparse a un propulsor Atlas (NASA/JPL-Caltech)
Fotografía de 1964 que muestra el cohete Centaur en la etapa superior antes de acloparse a un propulsor Atlas (NASA/JPL-Caltech)

Paul Chodas, gerente del centro de objetos cercanos a la Tierra de la NASA en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) en Pasadena, California, sugirió por primera vez que “el objeto podría ser el cohete propulsor perdido del Surveyor 2, que fue una nave espacial robótica que fue lanzada a la luna el 20 de septiembre de 1966. Estaba destinado a ser el segundo módulo de aterrizaje lunar en el programa American Surveyor sin tripulación para explorar la luna”. La nave espacial estalló en el espacio sobre un cohete Atlas LV-3C Centaur-D desde Cabo Kennedy, Florida.

Una falla en la corrección a mitad de camino hizo que los controladores de tierra perdieran contacto con la nave tres días después, después de que un propulsor no se encendiera. La falla provocó que la nave espacial cayera y finalmente se estrellara cerca del cráter Copernicus de la luna.

A diferencia de algunos propulsores de cohetes de hoy (que regresan a la Tierra y aterrizan en barcos en el mar), el propulsor de cohetes de Surveyor 2 permaneció en el espacio y se perdió. Parece haber sido empujado de su trayectoria original por una pequeña pero continua presión de la luz solar.

El 2020 SO pasó muy cerca de la tierra (NASA)
El 2020 SO pasó muy cerca de la tierra (NASA)

¿Cómo puede un fragmento de una nave haber llegado a orbitar así a la Tierra 60 años después? Alice Gorman, arqueóloga espacial de la Universidad Flinders en Australia explicó: “Hay tantos factores en el entorno espacial, como factores gravitacionales y otras cosas que afectan el movimiento, que a veces puede ser bastante impredecible”.

“Debemos seguir rastreando estas cosas, ya que simplemente se pueden perder de vista con mucha facilidad. Y si hacen algo un poco impredecible y justo miramos hacia el lado equivocado, entonces no sabremos bien adónde se fue. Es bastante sorprendente la cantidad de cosas que se han perdido”, advirtió.

infografia

Animación que muestra la órbita del 2020 SO tal como fue capturada por la gravedad de la Tierra el 8 de noviembre de 2020. Se escapará en marzo de 2021 rumbo al Sol. Su movimiento se ha acelerado un millón de veces más rápido que el tiempo real (GIF: NASA / JPL-Caltech)

La NASA por su parte explicó cómo la radiación del Sol hizo que el objeto cambiara su trayectoria: “La presión que ejerce la luz solar es pequeña pero continua, y tiene mayor efecto en un objeto hueco que en uno sólido. Un cohete gastado es esencialmente un tubo vacío y, por lo tanto, es un objeto de baja densidad con una gran superficie. Así que será empujado por la presión de la radiación solar más que un macizo de roca sólida y de alta densidad, al igual que una lata de refresco vacía será empujada por el viento más que una piedra pequeña”.

Lo cierto es que el 2020 SO continuará su rumbo y todo indica que lo haría en dirección al Sol. El pasado 1 de diciembre alcanzó su contacto más cercano con la Tierra, llegó a estar a tan solo 50.000 kilómetros del Globo, el equivalente al 13 % de la distancia lunar.

SEGUÍ LEYENDO: