José Antonio Kast fue atacado con huevos y detuvieron a un hombre armado en su recorrida de campaña por zonas populares de Santiago

El candidato presidencial de la derecha sufrió actos de violencia en sus visitas a Lo Espejo y Maipú.

vecinos de Lo Espejo se manifestaron contra la presencia de Kast en la comuna.
vecinos de Lo Espejo se manifestaron contra la presencia de Kast en la comuna.

En menos de 24 horas, dos hechos de violencia marcaron las actividades públicas de José Antonio Kast, el líder del Partido republicano que disputará el ballotage presidencial del 19 de diciembre. El candidato visitó en su casa a una familia de la populosa comuna de Lo Espejo, ante lo cual vecinos reaccionaron con gritos en su contra, lanzándole huevos y objetos contundentes al momento de retirarse del lugar. Pocas horas antes, previo a otra actividad pública que tendría con vecinos de la comuna de Maipú, un joven fue detenido en confusas circunstancias portando un arma blanca, una pistola de fogueo y municiones.

La protesta contra el abanderado presidencial interrumpió un encuentro con un paciente del estatal Fondo Nacional de Salud, Fonansa, que lleva años esperando por un tratamiento -lo que es bastante habitual en el sistema público-, con quien pretendía conversar sobre posibles soluciones a las abultadas listas de espera y el sistema de salud.

Pese a que el candidato y su comando cuentan con resguardo policial, fueron agredidos cuando intentaban abandonar el lugar, por un grupo de personas que se agolparon al exterior de la vivienda esperando que saliera el candidato. Entre gritos de “asesino” e insultos, Kast y sus asesores rápidamente subieron a un vehículo, instante en el que recibieron empujones y les lanzaron huevos. Una de las personas agredidas es Carolina Araya, quien presenta seis meses de embarazo, lo que generó un transversal rechazo a la violencia registrada en la actividad.

Más tarde y desde su comando, el abanderado del Frente Social Cristiano afirmó que se trató de personas organizadas y culpó a una concejala de exacerbar los ánimos en su contra: “Mi asesora de prensa que está embarazada fue agredida por personas que llegaron ahí de manera organizada. Tenemos a una concejala de Revolución Democrática, del Frente Amplio, que se instaló en el mismo lugar donde yo iba a hablar con ustedes a hacer una especie de punto de prensa muy agresivo, y eso es algo que nosotros esperamos que nunca más vuelva a ocurrir y esperamos que las autoridades lo condenen”, declaró Kast.

Por lo anterior, anunció que presentarán “todos los requerimientos a la justicia respecto de aquellos que agredieron a mis asesores e impidieron el libre ejercicio democrático de cualquier persona”. Afirmó además que “no tenemos por qué retirarnos por la presión de otras personas. Vamos a seguir recorriendo todo Chile, porque la gente sigue con miedo de quienes promueven la violencia”.

Las condenas contra la agresión también surgieron desde su oponente en segunda vuelta, el candidato de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric. El presidenciable recordó que “a mí también me ha tocado vivir situaciones parecidas de diferentes sectores y yo creo que, en democracia, tenemos que conversar con ideas y no con agresiones”. “Yo convoco a todos nuestros adherentes a que salgamos a desplegarnos para hablar con quienes piensan distinto, con quienes no votaron con nosotros. Tenemos que convocar a más gente y generar la más amplia unidad”, agregó.

El Gobierno también rechazó lo ocurrido en Lo Espejo. “Lo que tiene que reflejarse en esta segunda vuelta son las propuestas de los candidatos, que ellos libremente puedan expresarse frente a la ciudadanía, ir a los territorios y conversar con las personas”, dijo el secretario general de Gobierno, Jaime Bellolio. El ministro recalcó que la democracia “es la antítesis de la violencia”, y afirmó que “aquellas personas que siguen justificando la violencia como método de expresión política son obviamente antidemocráticos”, puntualizó.

Previamente, otra situación se registró en la comuna de Maipú, donde Kast se reuniría con vecinos para conversar sobre soluciones habitacionales. Previo al encuentro, un hombre de 22 años fue detenido por Carabineros tras tener una actitud que consideraron sospechosa. Al revisar sus pertenencias encontraron un arma a postones, 100 municiones de ese tipo, un cortaplumas y una manopla metálica. Pero su detención fue decretada ilegal por el Poder Judicial, por lo que quedó en libertad.

Según la policía el joven, identificado como A.J.R., tomaba fotos del despliegue uniformado para proteger al abanderado del Partido Republicano. Afirmaron además que pasó varias veces por el lugar con actitud sospechosa, por lo que decidieron hacer un control de identidad tras lo cual intentó darse a la fuga, instante en que fue detenido. Tras el hecho, iba a ser formalizado por la Fiscalía Occidente, por porte de arma punzante, porte de elementos destinados a cometer delitos y además maltrato de obra a Carabineros, ya que habría golpeado a funcionarios para evitar su detención.

Sin embargo, la justicia decretó ilegal su detención, por lo que quedó sin medidas cautelares y en libertad inmediata. asimismo, se determinó oficiar a la Dirección de Derechos Humanos de Carabineros por la actuación administrativa de la institución, que no entregó mayores antecedentes.

El defensor penal público del joven, Matías García, señaló que el registro de las vestimentas de su representado no se ajustó a derecho y que los uniformados se extralimitaron sus funciones, lo que llevó a decretar como ilegal la detención.

TE PUEDE INTERESAR