El gobierno de Brasil anunció que reverá la cantidad de muertes atribuídas al coronavirus: “los datos son fantasiosos o manipulados”

Carlos Wizard, quien se desempeña en la cartera de Salud, dijo que el número estaría inflado. No obstante, funcionarios del área han asegurado que, en realidad, es posible que la cifra real sea menor a la reportada

Foto: REUTERS/Amanda Perobelli
Foto: REUTERS/Amanda Perobelli

El gobierno brasileño anunció este viernes que reverá la cantidad de muertes atribuídas al coronavirus, la cual actualmente supera los 35.000 y ubica al país tercero en la lúgubre lista global de decesos.

Carlos Wizard, quien se desempeña en la cartera de Salud, dijo que las estadísticas serían “fantasiosas o habrían sido manipuladas”. “Hay mucha gente muriendo por otras causas y los funcionarios públicos, puramente por interés de obtener un presupuesto mayor para sus municipios, pusieron a todo el mundo bajo la categoría de Covid. Estamos reviendo esas muertes”, expresó.

Y agregó: “Aseguro que vamos a tener un dato más real, porque el número que tenemos hoy es fantasioso o ha sido manipulado”.

La declaración representa la última de las decisiones de la administración de Bolsonaro con respecto a las estadísticas del saldo de la pandemia. Desde el miércoles, el ministerio de Salud ha retrasado la publicación de los datos diarios: pasó de hacerlo entre las 7 y las 8 PM (hora local) a las 10 PM. La decisión ha suscitado críticas de los detractores del Gobierno, que lo acusan de hacerlo con el propósito de evitar que las cifras encabecen los noticieros de horario central.

Cuestionados sobre la motivación de los atrasos y una posible falta de transparencia, representantes del ministerio aseguraron que esta se debía a la necesidad de procesar las estadísticas recibidas por las secretarías regionales y municipales.

No obstante, el mismo Bolsonaro aseguró estar detrás de la decisión: “Se acabó el material para el Jornal Nacional”, dijo, en relación al programa más visto de la televisión brasileña. El Jornal Nacional realizó una transmisión especial una vez que el ministerio publicó los datos.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, camina después de una reunión en la sede del Ministerio de Defensa, en medio del brote de coronavirus en Brasilia REUTERS/Adriano Machado
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, camina después de una reunión en la sede del Ministerio de Defensa, en medio del brote de coronavirus en Brasilia REUTERS/Adriano Machado

El viernes, en tanto, el Gobierno dejó de publicar la cantidad de decesos y casos totales y eliminó el sitio web que contenía esos datos. Ahora se limita a informar el balance diario.

Bolsonaro también acaparó el debate público sobre el coronavirus el viernes por la noche al amenazar con retirar a Brasil de la Organización Mundial de la Salud, a la que acusó de realizar “acciones ideológicas”.

La declaración llegó horas después de que la Organización Panamericana de la Salud, vinculada al organismo de la ONU, le reclamara una deuda por USD 24,2 millones.

De seguir adelante, Brasil seguiría el camino de Estados Unidos, cuyo presidente, Donald Trump, cortó vínculos con la OMS el pasado 29 de mayo. De hecho, Bolsonaro hizo referencia a la decisión de su homólogo en ocasión de su anuncio: “Estados Unidos dejó a la OMS. O trabaja sin prejuicios ideológicos o también nos vamos de allí. No necesitamos personas de afuera que den indicaciones sobre la salud aquí dentro”, expresó ante periodistas presentes fuera de su residencia, el Palacio de Alvorada.

La declaración sobre “prejuicios ideológicos” parece hacer referencia a los argumentos esbozados por Trump a la hora de anunciar la decisión de su gobierno: un sesgo favorable de la organización hacia China.

“China tiene un control absoluto de la OMS pese a que solo paga USD 40 millones, en comparación con la cantidad de dinero que gastamos nosotros, que son aproximadamente USD 450 milliones cada año”, expresó el mandatario en ese entonces.

En otro pasaje de su locución, Trump aseguró que el abordaje de la pandemia por parte de la entidad era una consecuencia directa del control que, asegura, China tiene sobre ella. “Autoridades chinas ignoraron sus obligaciones de reportarse a la OMS y la presionaron para que engañara al mundo luego de haberlo descubierto por primera vez", expresó.

Un reporte de The Associated Press reveló esta semana que en enero, mientras la OMS elogiaba públicamente a China por su gestión de la pandemia, las autoridades del gigante asiático demoraban la entrega de información relevante sobre la materia, y que el organismo tenía conocimiento de ello.

En concreto, autoridades chinas tardaron una semana demás en entregar el mapa genético del virus después de que varios laboratorios del gobierno lo hubieran descifrado, reteniendo detalles cruciales para diseñar pruebas, fármacos y vacunas. El medio vinculó la demora con los estrictos controles de información y de competencia dentro del sistema chino de salud pública.

Más sobre este tema:

Bolsonaro amenazó con retirar a Brasil de OMS, a la que acusó de “acciones ideológicas”

Brasil reportó 1.005 muertes por coronavirus y el total ya supera las 35.000

MAS NOTICIAS