Por Romina Pereiro*

Hoy voy a contarte algunas estrategias fundamentales para aprovechar los recursos que tenes en tu casa para alimentar a toda tu familia.

Muchas veces nos quedan algunas verduras, frutas, pan, y no sabemos qué hacer con eso. La idea es disminuir desperdicios y transformarlos en otros alimentos.

Por ejemplo, si te llegan a quedar zanahorias en la heladera, pueden ser remolachas, se pueden transformar en unos muffins riquísimos, dulces o salados. Los dulces son mis preferidos que también le gustan a mis hijas y cuando llegan del colegio las espero con una merienda con muffins de verdura sin darse cuenta que tienen verduras en su interior y es una estrategia para que coman vegetales.

Los muffins de zanahoria, ideales para el almuerzo o cena
Los muffins de zanahoria, ideales para el almuerzo o cena

Lo que vamos a hacer es rallar la zanahoria, preparar un poco de avena, si querés que coman un poco más de fibra o se puede hacer con harina común, un poco de azúcar o edulcorante, leche y 2 huevos, mezclamos toda la preparación y lo vamos a poner en una muffinera. Si no tenés muffinera una budinera también funciona y al horno unos 20 minutos y ya tenés lista la merienda transformada.

– Sobró pan, se puede transformar en pan rallado o hacer un rico budín de pan.

Hacer pan rallado con el pan que sobró del día anterior es una forma de guardarlo y no desperdiciar
Hacer pan rallado con el pan que sobró del día anterior es una forma de guardarlo y no desperdiciar

– Teneé algunas verduras y no sabés que hacer con ellas, una rica mermelada para las tostadas de la mañana, con azúcar o con edulcorante si querés reducir calorías.

– La palta está muy cara y se pueden comer aceitunas que tienen el mismo tipo de ácido graso omega 9 que es bueno para cuidar el colesterol, y regularlo, el corazón y las arterias.

Croquetas de verdura con las que tenemos en la heladera, todas sirven
Croquetas de verdura con las que tenemos en la heladera, todas sirven

– Lo mismo sucede con las frutas secas que son antioxidantes y grasas protectoras pero son muy caras. Por lo tanto se puede comer maní, pero sí hay fijarse que sean sin sal agregadas.

– Sobraron verduras, brócoli, espinaca, maíz, arroz, se pueden hacer croquetas para la cena, el almuerzo o la vianda de los chicos.

Más tips:

– Planificar siempre las compras al ir al supermercado con una lista

– Almacenar correctamente los alimentos.

– Reemplazar las gaseosas por jugos por aguas saborizadas caseras con 2 jarras de aguas con rodajas de frutas

– Consumir frutas de estación

*Romina Pereiro es licenciada en Nutrición. Nutricionista en "Morfi" (Telefe) y "Como todo" (Net Tv).

SEGUÍ LEYENDO: