Hace poco tiempo, una señora de más de 80 años que apenas podía caminar por sí sola se acercó a Boulevard 53 Nº 320, entre 1 y 2, en La Plata, y tocó la puerta de aquella residencia que siempre le había parecido un tanto extraña. Había sido testigo de su edificación cuando era una joven estudiante de Farmacia en la Universidad Nacional de La Plata. Y ahora, más de medio siglo después de su construcción, se atrevió a cruzar por primera vez el umbral de la que llamó siempre "la casa rara del bosque".

Esta anécdota la cuenta con una sonrisa el arquitecto Julio Santana, director de la Casa Curutchet, una de las obras más sublimes del arquitecto suizo Le Corbusier. Santana da ese ejemplo como una evidencia más del carácter disruptivo de esta residencia, que en el año 2016 fue incorporada a la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, y hace más de 30 años es administrada por el Colegio de Arquitectos de la Provincia de Buenos Aires.

La Casa Curutchet, una de las obras más sublimes del arquitecto suizo Le Corbusier
La Casa Curutchet, una de las obras más sublimes del arquitecto suizo Le Corbusier

Fue erigida entre 1949 y 1953. Esta vivienda-consultorio fue desarrollada para el doctor Pedro Curutchet, quien le encomendó la tarea a Le Corbusier. El arquitecto Amancio Williams fue el que dirigió la construcción. "Curutchet era un médico de provincia muy especial, hijo de inmigrantes de origen vasco. A través de la investigación que lo llevó a diseñar su propio material quirúrgico -era cirujano- ingresa al mundo del diseño, cuya principal figura en ese momento a nivel mundial, cuando la arquitectura, el diseño y el urbanismo estaban muy emparentadas y ejercidas por las mismas personas, era Le Corbusier", relató Santana en diálogo con Infobae.

Le Corbusier nació como Charles-Édouard Jeanneret-Gris en La Chaux-de-Fonds, Suiza, el 6 de octubre de 1887. Es reconocido a nivel mundial como uno de los arquitectos más importantes y relevantes del siglo XX, debido a sus ideas provocadoras. Generó tantos admiradores como detractores. Entre estos últimos se encontraba el mismísimo Salvador Dalí, que no dudó en catalogar a sus edificios como "los más feos y más inaceptables del mundo".

Le Corbusier nació como Charles-Édouard Jeanneret-Gris en La Chaux-de-Fonds, Suiza
Le Corbusier nació como Charles-Édouard Jeanneret-Gris en La Chaux-de-Fonds, Suiza

Sin embargo, su influencia es innegable, como explicó Santana: "Yo creo que Le Corbusier es un personaje fundamental en la arquitectura del siglo XX, seguramente el arquitecto más influyente de su época a nivel global, pero yo creo que hablar de Le Corbusier arquitecto es reducirlo. Fue un artista multidimensional. Nosotros consideramos que fue un humanista. Es imposible entender la arquitectura actual sin la existencia de Le Corbusier".

La Casa Curutchet -que, por cierto, fue el escenario de la película El hombre de al lado, dirigida por Mariano Cohn y Gastón Duprat- fue su gran impronta en Argentina y en la región, y refleja los cinco principios enunciados por el célebre arquitecto unos años antes de que fuera diseñada esta propiedad, pero enfocados en un lote de pequeñas proporciones. "Cuando se proyecta esta casa, en la década del 40, ya la presencia de los cinco puntos a lo largo de Le Corbusier es más relativa. Sin embargo, en esta casa están perfectamente expresados", aseguró su director.

Esta vivienda-consultorio fue desarrollada para el doctor Pedro Curutchet, quien le encomendó la tarea a Le Corbusier
Esta vivienda-consultorio fue desarrollada para el doctor Pedro Curutchet, quien le encomendó la tarea a Le Corbusier

"Estos puntos son: la planta libre, ya que en la planta baja no hay ninguna función importante, sino que sirve para circular; los pilotis, que son estas columnas circulares que se ven en toda la casa; la fachada libre, que significa que a través de esta estructura independiente las ventanas pueden tener cualquier forma y cualquier tamaño; la ventana corrida, que es la favorita de Le Corbusier en toda su arquitectura -una ventana que va sin paramentos de una punta a la otra del edificio-; y la terraza jardín. Es decir, Le Corbusier libera dos veces el terreno que ocupa la casa. Una, en el piso, y otra a nivel de jardín, para que tenga un uso social y colectivo".

Se trata de una casa entre medianeras, que propone un recorrido interior como prolongación de la vereda, donde se mezcla con un árbol existente y el patio de la planta baja. Cuando se diseñó, se dividió la casa en dos volúmenes separados: la zona de consultorio al frente y la zona de la vivienda atrás, ambas articuladas por el patio y la rampa de acceso. Esta rampa nace en la puerta de entrada, organizando la circulación interior en la forma de paseo ascendente promenade architecturale, por lo que se ofrece un juego de perspectivas nuevas en una vivienda moderna.

Fue erigida entre 1949 y 1953. Aquí, el árbol y la rampa, dos puntos claves que destacan esta construcción
Fue erigida entre 1949 y 1953. Aquí, el árbol y la rampa, dos puntos claves que destacan esta construcción

Toda la casa está proyectada de acuerdo a un sistema de medidas creado por Le Corbusier de acuerdo a las proporciones humanas, que se llama el Modulor. "Es muy interesante como, por ejemplo, las habitaciones de la casa tienen 2,26 metros de altura, ya que, si nos lo ponemos a pensar, es una altura muy pequeña. Sin embargo, esas proporciones del Modulor, combinadas con los cinco puntos, permiten que ninguno de los lugares, pese a ser tan bajos, sean opresivos", aclaró Santana.

"Para nosotros tener un Le Corbusier en el Eje Cívico de la Ciudad de La Plata es como tener un Picasso", resumió el director de la Casa Curutchet. "Es única y como tal hay que respetarla y trabajarla. Entonces nuestra idea es que, a través de la cultura, del arte, se pueda interpelar a la mayor cantidad de personas y de grupos".

Toda la casa está proyectada de acuerdo a un sistema de medidas creado por Le Corbusier de acuerdo a las proporciones humanas, que se llama el Modulor
Toda la casa está proyectada de acuerdo a un sistema de medidas creado por Le Corbusier de acuerdo a las proporciones humanas, que se llama el Modulor

Por eso llevan adelante muchas actividades, ya sea con la universidad o para que puedan visitarla los chicos de los barrios periféricos de La Plata: "Hacemos todo tipo de actividades para que sea verdaderamente Patrimonio de la Humanidad; para que la humanidad entienda que hay valores en esta casa que son sus valores, no los valores de otros. Entonces queremos que atraviese todas las clases sociales. Que no sea solamente de interés para los iniciados, los intelectuales, los arquitectos o los artistas, sino que sus valores puedan ser transmitidos y puedan ser interpretados y reinterpretados por todos".

De pie frente a la rampa, Santana sonríe y concluye simplemente: "La casa fue muy disruptiva desde todo punto de vista. Realmente es muy especial".

SEGUÍ LEYENDO: