Diego Torres celebró 30 años en la música: referencias a Boca campeón, nostalgia y aplausos de pie para Raúl Lavié

Además, el intérprete de “Tratar de estar mejor”, “Color Esperanza”, “Juntos para siempre” y “Límite infinito”, entre tantos éxitos que tocó, homenajeó a su mamá Lolita y recordó a La Banda del Golden Rocket. También pasaron por el escenario su hermana Mariana, un coro de góspel y varios de los músicos que lo acompañaron a lo largo de su camino

Compartir
Compartir articulo
Diego Torres celebró sus 30 años en la música en el Gran Rex (Crédito fotos: Chule)
Diego Torres celebró sus 30 años en la música en el Gran Rex (Crédito fotos: Chule)

Domingo, 19.30 horas: miles de personas reunidas en el Obelisco celebrando el campeonato de Boca. Por Corrientes hacia el bajo, una valla en la calle Suipacha y algunos patrulleros dividen la parte de la ciudad que se tiñó de azul y amarillo, del resto. Solo se ven algunas casacas perdidas, y el clima es el de una noche porteña cualquiera, gente paseando, tomando un café en un bar y haciendo la fila para entrar al teatro. Minutos antes de las 20.00 las puertas del Gran Rex se abren y 45 minutos después, con una camisa floreada negra y blanca llega él: Diego Torres.

Micrófono en mano y sin demasiados preámbulos, comenzó a sonar la lista de hits, “Andando”, “Sueños” y luego “Límite infinito”, el tema de su nuevo disco Atlántico a Pie que compuso para el atleta en silla de ruedas, Jean Maggi. “Hoy es un domingo feliz”, fue lo primero que dijo al saludar en alusión al triunfo de Boca, “sufríamos en la prueba de sonido”, confesó y a lo largo de la noche hizo varias menciones al club.

Como el que avisa no traiciona, apenas tomó la palabra anunció: “Abróchense el cinturón...no sabemos a qué hora termina esto. Es una felicidad para mi que se agotaran las entradas”. El del domingo, fue el último Gran Rex de este año (tocó este viernes y sábado y había hecho cuatro shows en mayo, además de las giras), pero como el lo dijo, tocar en Buenos Aires es especial.

Te puede interesar:

Diego Torres invitó a su hermana Mariana al escenario del Gran Rex a cantar "Como la Cigarra"
Diego Torres invitó a su hermana Mariana al escenario del Gran Rex a cantar "Como la Cigarra"

En un concierto marcado por sorpresas, luego de otra tanda de temas, entre los que cantó “Amance”, la canción que compuso en pandemia, “Que no me pierda”, “Usted” y “Última noche”, invitó al escenario a la primera de las invitadas: su hermana Mariana. Juntos cantaron “Como la cigarra” de María Elena Walsh y asombró el parecido entre ella y su mamá, Lolita Torres, no solo en lo físico, sino en su forma de gesticular a la hora de entonar el tema. También hermanos de Marcelo y Angélica, aprovecharon parar tirarse algunos palitos de vieja data. “Él era un guardaespaldas insoportable”, acusó ella y él se justificó: “Vos me cagabas a pedos”.

Entonces, ella que también es actriz, recordó que estaba haciendo una obra de teatro, El Zorro en el Maipo, cuando su hermano desde la platea interrumpió porque su personaje se tenía que dar un beso, “una vez que tenía una alegría”. “Es que después, me fui de gira y ya tenías dos pibes”, dijo respecto a sus sobrinos.

Luego de aquel momento íntimo donde no dejaron de mirarse a los ojos mientras cantaban y de un afectuoso abrazo de hermanos, el coro Argentina Gospel Singe copó el escenario y el anfitrión de la noche comenzó a bromear cual si fuera un pastor. Nuevamente el fútbol se hizo presente ya que el pianista que los acompañó durante el segmento era... ¡hincha de Racing! “Uno de los que sufría en la prueba de sonido”.

“Mi cabeza da vueltas de tanto pensar y yo sigo parado en el mismo lugar. Es que me he dado cuenta, que el tiempo no regresa. Los que se han ido ya no volverán jamás... Hasta cuando la tristeza vendrá por mi. Hasta cuando me seguiré sintiendo así. Hasta cuando las heridas, y el dolor que no terminan, hasta cuando seguiré sintiéndome así”, entonó Torres casi a capella, en uno de los momentos mas emotivos de la noche, dedicado a aquellos que no están. Junto con el coro canto “Estamos juntos” mientas de fondo se proyectaban imágenes del clip de los ‘90, y después “No alcanzan las flores”.

Y continuando con las rondas de invitados, trajo al escenario a gran parte de los músicos que lo acompañaron en su primera etapa. Dany Tomas -a quien develó que lo conoció porque lo paró en la calle y le dijo “¿Vos cantás? Busco a alguien para mi banda” (mucho antes de La Banda del Golden Rocket, lo reconoció del ciclo Los otros y nosotras)-, Marcelo Polaco Wengrovski, Alexander Batista y Jota Moreli. Con la vieja formación hicieron un viaje en el tiempo para entonar “Sé que ya no volverás” y luego “Penélope”. “Joan Manuel Serrat me dijo, ‘ya lo sé, tu versión es más linda que la mía’”, contó una infidencia.

Con un video retro, Diego Torres homenajeó a su mamá Lolita, en el Gran Rex
Con un video retro, Diego Torres homenajeó a su mamá Lolita, en el Gran Rex

Te puede interesar:

Antes de despedirlos, celebró nuevamente a Boca, ya que con algunos de sus compañeros compartía la pasión futbolera pero se encargó de aclarar, para no ofender a nadie: “Es un domingo glorioso, pero está todo bien, no nos vamos a matar por un partido”.

Luego de tocar “Color Esparanza” con Facu Monti, la emoción llegó al máximo cuando proyectaron un video de él cuando tenía unos quince años, aún con el pelo corto, cantando “Memory” de Andrew Lloyd Webber del musical Cats y las últimas estrofas las entonó sobre el escenario mirando a su mamá, Lolita en pantalla. Es que de ella heredó su amor por el arte y su pasión por cantar y actuar. Y qué mejor que para seguir entonces, que llamar a un amigo de la familia, al Raúl Lavié con quien entonó “Volver”.

Raúl Lavié fue aplaudido de pie en el show de Diego Torres
Raúl Lavié fue aplaudido de pie en el show de Diego Torres

Ellos se conocen desde que Diego era niño, incluso Torres se juntaba con los hijos del tanguero. Con una pareja bailando tango a un lado y un bandoneonista del otro, el Negro deslumbró con “Naranjo en Flor” y el público se paró a aplaudir de pie. “Pasó un huracán”, dijo super generoso Diego sobre el hombre que le robó por unos minutos toda la atención, cariño y aplausos con su espectacular voz.

Te puede interesar:

Entonces, la gente se volvió a parar, ahora no para aplaudir, sino para bailar con “Tratar de estar mejor” que comenzó los primeros acordes con una versión tanguera. Luego siguieron “Déjame entrar”, “Por tí yo iré” y “Hoy es domingo”, entre otros temas. Pero, siendo las once y media de la noche, luego de más de dos horas y media de show, las puertas del escenario aún no se habían cerrado. Y en un “íntimo” con dos banquetas sobre una alfombra, recibió al músico y productor cubano Yadam, con quien hizo su último disco Atlántico a pie y con quien lo une una profunda amistad.

Juntos cantaron “Una vez más”, la banda sonora de La banda del Golder Rocket, un momento ideal para los nostálgicos. De fondo, imágenes del ciclo creado por Jorge Maestro y Sergio Vainmann: los primos Diego (Torres), Adrián (Suar) y Fabián, subiéndose al auto clásico, abrazos cruzados, pelas, novias (Araceli González, Gloria Carrá, Marisa Mondino) y por supuesto, el picadito que los actores jugaron con Diego Maradona.

Diego Torres celebró sus 30 años en la música con tres Gran Rex, que se sumaron a los que realizó en mayo (Crédito fotos: Chule)
Diego Torres celebró sus 30 años en la música con tres Gran Rex, que se sumaron a los que realizó en mayo (Crédito fotos: Chule)

Te puede interesar:

Yadam dejó el escenario tras acompañar en guitarra con “Atlántico a pie” y antes de despedirse con “Un poquito”, feliz del cierre de año con tres Gran Rex por los que pasaron en las fechas anteriores además de los artistas mencionados Marcela Morelo y Jey Mammon, Torres, celebrando sus treinta años en la música reflexionó: “Hay cosas nuestras para un amigo y otras para mostrar, hay que ser responsable con la tecnología, nos convertimos en haters, el mundo se puso amarillo. Nos dicen que tenemos que tener mucho para ser felices, pero lo que necesitamos es lo que con dinero no podemos”, dijo aunque reconoció que como dicen Los Auténticos Decadentes, “el dinero no es todo, pero como ayuda”.

Luego del tema final, ya en la medianoche, saludó y le dedicó la fecha, como lo hizo en oportunidades anteriores, a su amigo de la infancia Gonzalo Rivarola que estaba allí presente, e hizo pasar a todos los invitados para el aplauso final. Las luces se fueron encendiendo de a poco, pero él no se iba todavía, ya había avisado al comienzo que no sabía cuándo cerraría. Mientras la gente de las bandejas y la mayoría del público de la platea dejaba el Gran Rex, otros se acercaban al escenario donde aún estaba Diego Torres, super ameno saludando y recibiendo regalos, entre ellos una remera de Boca.

En el Obelisco los festejos xeneizes estaban concluyendo, hinchas de Boca y fanáticas de Torres se mezclaron en la calle Corrientes y se fueron dispersando con el correr de las cuadras y pronto, las luces de la carteleras volvieron a ser protagonistas de la noche porteña.

Seguir leyendo: