De lo que hubiera sacrificado por jugar en la NBA al día que los vecinos le arrojaron huevos: 51 hechos no tan recordados de Leo Montero

Llegó a Buenos Aires con su tonada cordobesa y pronto se consolidó como uno de los grandes conductores de la televisión. Apasionado del básquet y fiel defensor de los animales, hace 18 años que está en pareja con Malu Tedesco y sueña terminar su vida en el campo con ella conviviendo con vacas, chanchos, cabras y gallinas

Leo Montero siempre fue delgado y espigado pero a los 15 años pegó el estirón y alcanzó su altura actual: 1,81
Leo Montero siempre fue delgado y espigado pero a los 15 años pegó el estirón y alcanzó su altura actual: 1,81

1. Nació y creció en Villa Carlos Paz. Su casa estaba frente al lago San Roque. Existía un túnel donde solía meterse con sus amigos a buscar palometas.

2. Pasaba mucho tiempo en el club de pesca que estaba a dos cuadras de su casa. Jugaba al fútbol y al básquet pero además practicaba judo y natación.

3. “Lo que más recuerdo es que nunca llevaba cosas encima. En verano, cazaba la bicicleta y en patas y shorcito me mandaba para el club. Siempre andaba despojado de ropa y de cosas”. (Crónica, diciembre, 2008).

4. De chico soñaba con ser bombero, hacer equitación o paracaidismo. Al crecer no logró jamás hacer ninguna de las tres cosas.

5. En la primaria “era vago pero inteligente”.

6. Comenzó a jugar al básquet a los cinco años y nunca más dejó ese deporte.

7. Entre los 15 y los 18 años lo único que quería era ser basquetbolista. Fue jugador profesional en el Olímpico de Santiago del Estero. Antes lo intentó en Atenas de Córdoba, Belgrano de San Nicolás y Vélez. Entrenaba cinco horas por día. “Estaba todo el día tirando al aro, buscando mejorar mi estado”.

8. Con su papá eran fanáticos de Atenas. Iban a ver todos los partidos. Vivió toda la época de gloria de Marcelo Milanesio y Héctor Campana.

9. Al terminar el secundario evaluó estudiar kinesiología porque le gustaba investigar y averiguar sobre lesiones. También evaluó anotarse en el profesorado de Educación Física.

"Nada es un éxito y un fracaso. Blanco o negro. Hay caminos del medio que hay que transitar que no tienen que ver con los grises sino con el equilibrio. Conocerte y saber lo que querés", asegura Leo Montero (Foto Virtual Press)
"Nada es un éxito y un fracaso. Blanco o negro. Hay caminos del medio que hay que transitar que no tienen que ver con los grises sino con el equilibrio. Conocerte y saber lo que querés", asegura Leo Montero (Foto Virtual Press)

10. Estudió Periodismo por sugerencia de su mamá. Ella le decía: “Sos pintón y tenés facilidad de palabra, podrías estudiar Periodismo”. Le hizo caso. Hizo la carrera en Córdoba y se recibió en 1990. También cursó Traductorado de Inglés.

11. En 1992 arrancó con la conducción en programas de FM y en canales de Carlos Paz.

12. En un año ya tenía tres ciclos en los canales más importantes cordobeses: La pachanga, Domingos de deporte y Telemanías, junto a Virginia Hanglin. En esos programas además se encargaba de la escenografía, las luces, la edición y los canjes publicitarios, y después llevaba todo al canal en su moto.

13. Sus programas eran muy conocidos en Córdoba. Los visitaba la Mona Jiménez, Rodrigo, Chayanne. Era un buen techo, pero decidió venir a Buenos Aires para buscar un lugar en los canales líderes.

Para ayudarlo a instalarse en Buenos Aires, la mamá de un amigo le prestó a Leo Montero una casa por tres meses
Para ayudarlo a instalarse en Buenos Aires, la mamá de un amigo le prestó a Leo Montero una casa por tres meses

14. Por sus programas cordobeses conoció a Ricardo Darín, los Midachi y el productor Luis Cella. Solía ir a jugar a la pelota o comer con ellos. Fueron los que lo ayudaron a entrar a los medios nacionales.

15. Cuando se mudó, era marzo del 94 y había cumplido 22 años. Se presentaba en los canales con un VHS con sus trabajos. En junio de ese año consiguió su primer empleo: movilero en Batido, un programa que conducía Paki Galé.

16. Durante cuatro años jugo el torneo de básquet de Capital junto a Tito Speranza, el ex guardaespaldas de Ricardo Fort. También estuvo en el equipo de veteranos del club Obras.

17. Algunas veces prefiere ver los partidos de fútbol sin relato. “Los relatores y comentaristas de este país son, en su mayoría muy buenos, pero todo lo otro, apodado el folclore, me aburre mucho y me parece excesivo. Entiendo que hay que hacerlo pero simplemente no lo comparto”.

18. Realizó dos participaciones en las películas de 100% lucha pero asegura: “Detesto la actuación. El oficio de actor no me gusta, no lo siento. Admiro a los que se preparan para eso. Yo siento que tengo vocación para conducir y para animar”. Le ofrecieron actuar en Naranja y media y en Verano del 98 pero lo rechazó.

En los programas que conduce, Leo Montero no se limita al rol de conductor. Le gusta involucrarse en la producción, proponer ideas, acompañar el proyecto
En los programas que conduce, Leo Montero no se limita al rol de conductor. Le gusta involucrarse en la producción, proponer ideas, acompañar el proyecto

19. Contó que no usa ropa interior, cinturón ni reloj, y siempre va a la playa con zunga. “No lo hago para hacer el loco, todo lo contrario, lo que sucede es que hay ciertas convenciones que no me van, no me gustan. Yo trato de hacer siempre lo que me hace feliz”, explicaba en una entrevista del año 2010.

20. Con su esposa fueron pioneros en contar que duermen en camas separadas. “Es nuestro momento de descanso, el resto del día somos re cariñosos”.

21. Jura que no es un marido celoso pero una vez en Miami caminaba con su mujer por la playa cuando un italiano la piropeó con un: “Ciao bella”. “Me recontra calenté, le dije de todo. Me encanta que alaben a mi mujer, que sin duda es hermosa. ¡Pero tampoco voy a tolerar que pierdan el recato!” se sinceró en una entrevista en la revista Luz.

22. En televisión le divertían muchos los sketches de Deportes en el recuerdo que realizaban Pablo Granados y Pachu Peña, pero su canal favorito era NBA TV.

Leo Montero escucha a U2, como solista elige a Rod Stewart, y la Mona Jiménez es “lo más grande que vi” (Foto Guillermo D. Ambrisio)
Leo Montero escucha a U2, como solista elige a Rod Stewart, y la Mona Jiménez es “lo más grande que vi” (Foto Guillermo D. Ambrisio)

23. Le gustan las películas con “buen guion, buenos diálogos y buenas actuaciones”. Entre sus preferidas está Closer. No le gustan las de estilo Avatar o El señor de los anillos.

24. La misma noche que se estrenaba 100% lucha tenía un partido oficial de básquet. Desdoblarse era imposible. Hizo todo el hall de notas y cuando comenzaba la película, dijo que iba a comprar unos pochoclos. En la esquina lo esperaba un auto con su bolso de deportes que lo llevó a Moreno, donde jugaba el partido. Vio la película una semana después.

25. Practica yoga y meditación.

26. Le hubiera gustado vivir un año siguiendo a un equipo de la NBA: “Viajar con ellos, cubrir todos los partidos, ser comentarista de un equipo oficial, hacer cosas que me gustan mucho”.

"Malu me ayudó mucho a ser mejor persona. Es más chica que yo pero en ciertas cosas es mucho más madura. Somos muy familia. Mis amigos también me ayudaron mucho a crecer. Todo el combo de mi curiosidad y mi manera de ser, mi cordobeseada, tiene una dosis justa para llegar a los 50 años muy equilibrado", aseguró Leo Montero en Infobae
"Malu me ayudó mucho a ser mejor persona. Es más chica que yo pero en ciertas cosas es mucho más madura. Somos muy familia. Mis amigos también me ayudaron mucho a crecer. Todo el combo de mi curiosidad y mi manera de ser, mi cordobeseada, tiene una dosis justa para llegar a los 50 años muy equilibrado", aseguró Leo Montero en Infobae

27. Asegura que nunca estuvo de novio con actrices, modelos o conductoras.

28. “Los cordobeses tenemos como una chispa para inventar nombres o hacer comparaciones rápidas. Para mí es normal el asado con fernet y las ocurrencias. Por eso siempre necesito volver a Córdoba, porque me rejuvenece y me abastezco de chistes tontos”. (Luz, abril, 2006).

29. Es de Boca. Solía ir a la cancha y compartir el palco con Guillermo Cóppola.

30. Por cábala, suele llevar su mate a los programas donde trabaja.

"La clave es el amor, que nos gustamos. A mí me gusta ella y ella gusta de mí, como los chicos. No tiene mucha explicación. Nos queremos. Prevalece el tratarnos bien, tener tiempo para nosotros, para charlar, para estar, para disfrutar. La clave no es la cama separada. Por supuesto: el sexo, la cama, todo es lindo. Pero hay una parte inexplicable y eso es lo más lindo que tiene el amor: que es inexplicable", confesó Leo Montero sobre los 18 años de amor con Malu Tedesco (Foto Verónica Guerman / Teleshow)
"La clave es el amor, que nos gustamos. A mí me gusta ella y ella gusta de mí, como los chicos. No tiene mucha explicación. Nos queremos. Prevalece el tratarnos bien, tener tiempo para nosotros, para charlar, para estar, para disfrutar. La clave no es la cama separada. Por supuesto: el sexo, la cama, todo es lindo. Pero hay una parte inexplicable y eso es lo más lindo que tiene el amor: que es inexplicable", confesó Leo Montero sobre los 18 años de amor con Malu Tedesco (Foto Verónica Guerman / Teleshow)

31. Con su pareja, María Laura Malu Tedesco, se conocieron cuando ella era su vestuarista en Fox Sports. Cada uno estaba en otra historia. Luego coincidieron en Lo mejor de Fox Sports, se terminaron de enamorar, y en agosto de 2009 se casaron, luego de un tiempo de convivencia.

32. “No tuvimos hijos por decisión propia y estamos muy felices así. En la manera nuestra de vivir. A veces decimos que si tuviéramos un hijo cambiaría mucho, y no estuvimos dispuestos hasta ahora a cambiar”, contó en Intrusos.

33. No le gusta que le toquen el pelo. “Ya me lo acomodé yo, ¿no entendés que no podés acomodármelo de vuelta?”, pregunta con humor.

34. Suele usar la palabra “culiao”, ya sea como insulto o muestra de cariño.

35. Entre las situaciones insólitas que vivió como conductor recuerda la vez que Marta, la mamá de Ricardo Fort, fue invitada al piso de AM. Empezó a cantar, pero como era el último bloque el programa terminó y los sacaron del aire. En los monitores se notaba que habían empezado Los Simpsons. “Ella no se dio cuenta y nos dio tanta cosa que hicimos señas para que siguiera grabando. Una asistente empezó a dar vuelta los monitores y cuando terminó de cantar, me levanté al grito de ‘¡Grosa Martha!’, y todos aplaudieron”.

 “Soy de Virgo. Somos insoportables, detallistas, obsesivos, alegres…”, se describe Leo Montero
“Soy de Virgo. Somos insoportables, detallistas, obsesivos, alegres…”, se describe Leo Montero

36. Para él, los tandas de los programas que conduce son un recreo. En vez de quedarse quieto se va a tomar mate con los técnicos y hace bromas con todos.

37. “No puedo ocultar que amo y soy un enfermo del básquet. Hablo inglés por el básquet, a ese nivel es mi fanatismo”, contó en la revista Watt.

38. Vivió tres meses en Puerto Rico para perfeccionar el idioma.

39. Sus cumpleaños siempre fueron muy divertidos. Alcides, Puchetta, Antonio Río y Vilma Palma eran algunos de los artistas que solía animar el festejo con sus amigos. Él los invitaba, y ellos aceptaban ir gratis por la buena onda del anfitrión.

40. En uno de esos festejos, los vecinos de la torre donde vivían comenzaron a arrojar huevos, enojados por la música.

Leo Montero siempre fue un gran defensor de los animales. Junto a Liz Solari participó de debates en el Congreso para debatir proyectos contra el maltrato animal
Leo Montero siempre fue un gran defensor de los animales. Junto a Liz Solari participó de debates en el Congreso para debatir proyectos contra el maltrato animal

41. “Acá hay que poner el corazón. Los animales tienen muchas cosas superiores a nosotros: la nobleza y la humildad”, argumentó Montero en el plenario ante los diputados. Criticó no solo las carreras de galgos, sino también otros deportes -como las carreras de caballos y el polo- donde se utilizan animales. “A mí me gustaría que el ser humano experimente el dolor y la humillación que sienten los animales. Convoco a dejar la miseria humana. Ellos están esperando que alguien les dé un hogar, ellos quieren ser queridos”.

42. En su casa de Benavídez tenía un asador con cruz y organizaba unos asados que eran una delicia, pero se hizo vegetariano hace 10 años y vegano hace tres, y se terminaron. “Soy vegano full hace tres o cuatro años. Mucha gente lo sabe por mi bajada de línea, mis editoriales de veganismo, siempre tratando de informar, con altura, respeto y empatía para que se entienda el mensaje. Esto no es para pelear: ‘Vos comés carne, yo no’. Es para entender, para evolucionar”, reflexionó en Infobae.

43. Los que trabajaron con él lo describen como una persona súper pulcra, cuidadosa de su imagen, meticulosa de sus cosas, tranquilo pero sobre todo, gran amigo.

El periodista contó que estuvo en pareja con la extenista y compartió momentos con la familia Sabatini durante su juventud

44. No sabe usar el lavarropas. “Toda la vida tuve lavarropas, pero siempre otro lo hizo por mí. Yo pagaba por supuesto el servicio, aún viviendo solo; bueno, tenía ayuda y daba trabajo para que alguien pudiera trabajar en mi casa en la parte doméstica. Hago todo en la casa: cocino, lavo, plancho, piso, cama; menos lavar. La verdad que no sé cuánta cantidad (de jabón) ponerle al lavarropas”.

45. Es un gran jardinero pero no se da maña para los arreglos de la casa y mucho menos para arreglar el auto.

46. “Soy un queso para arreglar mi auto: levanto el capot, lo miro y le digo: ‘¡Dale, monstruo, arranca solo!’. No tengo ni idea, no sé por dónde empujar. No tengo caja de herramientas. No sé arreglar cueritos, no sé arreglar enchufes. Para todo eso un no. Te puedo pintar una pared, eso sí”, contó con humor resignado en Infobae.

47. “Escuché decir que hay gente que disfruta cuando a otro le va peor que a ellos, algo que nunca voy a entender. A mí me entusiasma ganar, pero siempre jugando limpio”. (Luna, abril, 2013).

Durante diez años, Leo Montero condujo con Verónica Lozano, AM por Telefe. Formaron una dupla divertida en la conducción pero además se hicieron muy amigos
Durante diez años, Leo Montero condujo con Verónica Lozano, AM por Telefe. Formaron una dupla divertida en la conducción pero además se hicieron muy amigos

48. Jamás fue al psicólogo. “El deporte siempre me ayudó. Muchas veces estaba mal, lloré en el auto antes de entrar al club, luego entré y me cambió el ánimo totalmente”.

49. Disfruta mucho de andar en moto y tomar sol. Su lugar favorito para irse de vacaciones es Miami.

50. “La vida que tengo está muy buena, pero la cambiaría por jugar en la NBA”. (Crónica, junio, 2014).

51. “Yo amaría tener mi campo para convivir con mis vacas, chanchos, cabra, carpincho, patos o gallinas. Creo que voy a terminar viviendo esa vida, porque somos muy urbanos y por ahora acá, solo con perros, pero amo a todos los animales. Me gustaría tener, no tenerlos, ah, los quiero tener yo, pero sí por compartir con ellos. Enseñando emociones”. (Infobae).

SEGUIR LEYENDO