La salud mental de la generación sándwich: cómo enfrentar el desafío de cuidar a padres e hijos en paralelo

Algunas personas de mediana edad sufren de diversos estados de agotamiento por la doble dependencia de adultos mayores, niños y adolescentes, que están bajo su cuidado. Consejos de especialistas para evitar el burnout

Compartir
Compartir articulo
Las Naciones Unidas señala que la población mundial de 65 años o más se duplicará, pasando de 761 millones en 2021 a 1.600 millones para 2050 (getty)
Las Naciones Unidas señala que la población mundial de 65 años o más se duplicará, pasando de 761 millones en 2021 a 1.600 millones para 2050 (getty)

El mundo está cambiando de manera radical. Gracias a la ciencia y la tecnología médica la esperanza de vida y la longevidad aumentaron de forma notable y una tendencia clave es el incremento de la población de mayor edad, que ya está en marcha en la mayoría de los países.

“Se prevé que el número de personas de 65 años o más en todo el mundo se duplicará con creces, pasando de 761 millones en 2021 a 1.600 millones en 2050″, según un informe de 2023 de las Naciones Unidas, que agrega que la generación de personas de más de 80 años está creciendo aún más rápido. Esto indica que las personas viven vidas más largas, pero a la vez las tasas de fertilidad han disminuido lo que da lugar a familias cada vez más pequeñas para hacerse cargo de las necesidades de esos adultos mayores.

“A medida que la sociedad responde al envejecimiento de la población con más atención para las personas mayores, la carga de estos cuidados suele recaer en la generación sándwich”, afirmó a CNBC John Wong, director del Centro de Ciencias de la Mente de la Universidad Nacional de Singapur.

¿A qué se llama “generación sándwich”? Graciela Spinelli, licenciada en Gerontología, docente en la Universidad Maimónides (UMAI) y responsable del Departamento de Gerontología de la Residencia y Centro de Rehabilitación Los Pinos, explicó a Infobae que se conoce como Generación sándwich a “aquellas personas que están entre los 30 y 50 años y se encuentran cumpliendo una doble función y responsabilidad: la de criar a sus hijos y velar por el cuidado de sus padres mayores. Quedan en este espacio tan difícil de repartirse entre ambas responsabilidades, muchas veces o casi siempre relegando su propio tiempo”.

La generación sándwich debe solucionar los conflictos de los hijos al mismo tiempo que enfrentar los desafíos de sus padres que empiezan a envejecer  (Imagen ilustrativa Infobae)
La generación sándwich debe solucionar los conflictos de los hijos al mismo tiempo que enfrentar los desafíos de sus padres que empiezan a envejecer (Imagen ilustrativa Infobae)

Y completó: “El desafío es en ambos roles porque enfrentan algo desconocido, tanto sea como padres de hijos adolescentes o jóvenes como el rol de hijo de padres envejecientes y con nuevas necesidades. Se hace difícil distribuir el tiempo de manera apropiada y tener en cuenta las prioridades, porque de ambos lados el requerimiento es real”.

La magister Florencia Casabella, licenciada en psicología (M.N. 57.008), escritora y presidenta de Fundación Potenciar Argentina, una organización dedicada a la educación, explicó a Infobae que la generación sándwich se llama así “porque está ‘atrapada’ entre dos generaciones que requieren su atención y cuidado”. Agregó que uno de los principales retos que sobrellevan es la carga emocional y física que implica cuidar a dos generaciones tan distintas al mismo tiempo y con necesidades tan diversas, “porque cuando una persona está cuidando a otra está disponiendo una buena parte de su energía en el afuera. Esto puede provocar sensación de desánimo, tristeza, frustración y en ese sentido el desafío es el de poder mantener el equilibrio entre la vida personal, la vida laboral y el cuidado”.

La psicóloga señaló que otro de los grandes desafíos que se escuchan en adultos de esta generación tiene que ver con lo financiero, “dado que muchas veces los costos de la atención médica de personas mayores son difíciles de afrontar y eso empeora la situación y profundiza la frustración”.

Muchos cuidadores presentan síntomas de ansiedad o depresión (Imagen Ilustrativa Infobae)
Muchos cuidadores presentan síntomas de ansiedad o depresión (Imagen Ilustrativa Infobae)

Y sumó: “Otra de las cuestiones que aparece entre los desafíos que despierta el envejecimiento de los padres tiene que ver con la percepción de que la relación se invirtió y ahora ellos requieren del cuidado de sus hijos. Esto despierta temores, angustias, culpa y muchos adultos expresan no tener la fortaleza para sostener a sus padres porque se angustian”.

Qué es el burnout del cuidador

También llamado síndrome de sobrecarga de la persona cuidadora o síndrome de la persona cuidadora “quemada”(del inglés burnout), alude al “estado de agotamiento, tanto emocional como físico, que experimentan quienes dedican gran parte de su tiempo al cuidado de una persona dependiente”, definen en la Fundación Pasqual Maragall para la Investigación sobre el Alzheimer.

El burnout del cuidador es un estado de agotamiento emocional y físico que afecta a quienes están al cuidado de personas dependientes (Getty Images).
El burnout del cuidador es un estado de agotamiento emocional y físico que afecta a quienes están al cuidado de personas dependientes (Getty Images).

“La persona cuidadora a menudo puede verse tan desbordada por las circunstancias que relegue a un segundo plano su cuidado emocional y físico. Nadie está preparado para afrontar una situación así y muchos cuidadores presentan síntomas de ansiedad o depresión”, explican.

Y describen: “A menudo pueden sentirse frustrados, con la sensación de no llegar a todo lo que tienen que hacer. La situación los absorbe de tal manera que muchas veces se ven obligados a dedicar menos tiempo a sus hijos, pareja o amigos, o a dejar de hacer aquellas cosas que les gustaban y les proporcionaban bienestar, acusando una gran sensación de falta de libertad. Consecuentemente, uno de los principales riesgos para el bienestar de quien cuida es caer en el aislamiento social”.

La fundación agrega que en el contexto del síndrome de la persona cuidadora es frecuente “sentir impotencia y rabia, así como sentirse abandonado o percibir que otros familiares se desentienden de la situación y de las necesidades de cuidado de la persona dependiente. Con frecuencia, además, quienes cuidan se sienten culpables por creer que no están atendiendo suficientemente bien a su ser querido”.

Dificultades para dormir, insomnio, irritabilidad y distintos dolores y molestias son síntomas de agotamiento en el cuidador (Imagen ilustrativa Infobae)
Dificultades para dormir, insomnio, irritabilidad y distintos dolores y molestias son síntomas de agotamiento en el cuidador (Imagen ilustrativa Infobae)

Este conjunto de emociones, sensaciones y pensamientos puede desembocar fácilmente en problemas psicológicos y físicos. “Tanto es así, que cerca de un 90% de las personas cuidadoras presentan alguna afectación del estado de ánimo, como apatía, irritabilidad, ansiedad o trastornos depresivos. También pueden sufrir dolores musculares o de cabeza, alteraciones del sueño o desajustes gastrointestinales, entre otros”.

Los principales síntomas de sobrecarga del cuidador son:

  • Cansancio persistente.
  • Problemas de sueño.
  • Disminución o abandono de sus intereses.
  • Elevada irritabilidad.
  • Dolores o molestias sin tener ningún problema de salud aparente.
  • Aislamiento social.
  • Desinterés por vivir nuevas experiencias.
  • Consumo de ansiolíticos y/o antidepresivos.
  • Niveles de estrés y/o ansiedad elevados.
Una solución es integrar a las personas mayores en la sociedad para que sigan siendo miembros activos, valiosos y saludables (Imagen ilustrativa Infobae)
Una solución es integrar a las personas mayores en la sociedad para que sigan siendo miembros activos, valiosos y saludables (Imagen ilustrativa Infobae)

La licenciada Spinelli destacó que en estas situaciones “se produce un gran desgaste, los niveles de estrés son muy altos y, si no son acompañados debidamente, los cuidadores suelen sentir que tratan de estar en todo pero nunca llegan, aparecen los sentimientos de frustración y angustia, el no saber cómo cumplir adecuadamente con ambos roles de padre e hijo y, a la vez, ejercer un sano autocuidado”.

“Cada situación debe analizarse en particular porque no hay una receta única para todos”, dijo la psicóloga, y completó: “Es importante destacar que en estos casos donde convergen tres o hasta cuatro generaciones cada uno con sus propios problemas e inquietudes todos válidos, es importante mantener la calma y buscar ayuda profesional. Propiciar espacios de disfrute es difícil cuando uno lleva sobre los hombros el peso de la responsabilidad de esos cuidados, pero no imposible”.

La experta describió un ejemplo: “En muchos casos el cónyuge de una persona mayor con diversas patologías es el más afectado y no quiere llevar un problema a sus hijos, que a su vez están en la etapa de criar hijos y esto los lleva a veces a ocultar las situaciones preocupantes, lo cual después termina siendo una bomba de tiempo que cuando explota obliga a todos a correr y a desesperarse por no tener herramientas para encontrar soluciones efectivas”.

Consejos para prevenir el burnout

Mantener la calma y buscar asistencia profesional es crucial para gestionar eficazmente el cuidado de los mayores y el bienestar de todas las personas involucradas
Mantener la calma y buscar asistencia profesional es crucial para gestionar eficazmente el cuidado de los mayores y el bienestar de todas las personas involucradas

1. Dialogar. La licenciada Spinelli recomendó que cuando se empiezan a enfrentar los problemas del paso del tiempo con los padres, lo recomendable es sentarse con ellos a dialogar. “Es cierto que algunas patologías no propician el diálogo o quizás es imposible sentarse a razonar o reflexionar, aún así hay que tratar de observarlos, conocer cuáles son las dificultades principales sobre todo en el día a día, desde lo funcional y operativo. A veces, con pequeños cambios o apoyos la presión del cuidado disminuye”.

2. Escuchar y escucharse. “No pretender ser infalibles o superhéroes, es un nuevo desafío y una de las grandes ayudas es una información adecuada y no desesperarse. Los profesionales pueden intervenir desde una mirada objetiva que, lógicamente, los hijos no pueden tener, porque al estar inmersos en esa situación es muy difícil distanciarse. A todo esto a veces se agrega la propia crisis de la mediana edad que, por otro lado, nos interpela con el tan temido paso del tiempo”, expresó la experta.

3. Si un familiar está enfermo de Alzheimer, interiorizarse por la enfermedad. Esto ayuda a controlar mejor la situación. “Entender cómo la enfermedad afecta a la persona con Alzheimer permite comprender mejor sus reacciones y a adoptar la actitud y tomar las decisiones más adecuadas en cada momento”, dice la Fundación Pasqual Maragall.

El autocuidado es esencial para los cuidadores, lo que incluye mantener una dieta saludable, dormir 8 horas, realizar actividad física y practicar técnicas de relajación (Imagen ilustrativa Infobae)
El autocuidado es esencial para los cuidadores, lo que incluye mantener una dieta saludable, dormir 8 horas, realizar actividad física y practicar técnicas de relajación (Imagen ilustrativa Infobae)

4. Pedir ayuda. “Es importante reconocer que es necesaria y saber pedirla, especificando con claridad qué es lo que se precisa y dando incluso instrucciones concretas, para facilitar la labor”, recomienda la fundación.

5. Solicitar asesoramiento profesional y contención. “Son esenciales para evitar el desborde emocional, la somatización o sobrecarga y favorecer en todos los intervinientes el disfrute del vínculo entre padre e hijos, entre nietos y abuelos y entre pares”, destacó la licenciada Spinelli.

6. No olvidar el cuidado personal. “Cuidarse a sí mismo es un aspecto importante del abanico de responsabilidades de quien cuida y para ello necesita disponer de tiempo”, afirma la fundación.

Llevar una alimentación sana y a horario es una medida de autocuidado (Imagen Ilustrativa Infobae)
Llevar una alimentación sana y a horario es una medida de autocuidado (Imagen Ilustrativa Infobae)

La licenciada Casabella recomendó priorizar el autocuidado. “Para poder cuidar a otros tenemos que estar bien y eso incluye poder destinar tiempo en el disfrute personal, en el descanso y en los vínculos con nuestros pares: amigos, parejas u otras personas de la misma generación que estén atravesando situaciones similares. Compartir los dolores y los problemas con otros que están viviendo la misma situación puede ser muy sanador”.

En este sentido es muy aconsejable que la persona cuidadora:

  • Procure dedicar tiempo a conversar con amigos y familiares.
  • Mantenga una alimentación saludable.
  • Duerma las horas necesarias.
  • Realice actividad física de forma regular.
  • Practique técnicas de relajación.
  • Visite al médico oportunamente.
El autocuidado es fundamental para los cuidadores. Dormir las horas adecuadas de sueño es una de la mejores medidas para recuperar las energías (Imagen Ilustrativa Infobae)
El autocuidado es fundamental para los cuidadores. Dormir las horas adecuadas de sueño es una de la mejores medidas para recuperar las energías (Imagen Ilustrativa Infobae)

7. Recurrir a un espacio terapéutico. Si la frustración y la angustia se profundizan es una opción posible, aconsejó Casabella.

8. Establecer límites claros. “Aprender a decir que no podemos, organizar las tareas de cuidado y delegar responsabilidades a otros miembros de la familia o a servicios de apoyo externos”, recomendó Casabella.

“Creo que lo más importante para quienes están cuidando de otros es que sepan que está bien pedir ayuda y buscar apoyo cuando sea necesario. Nadie puede hacerlo todo solo, y reconocer los propios límites y necesidades es fundamental para mantenernos saludables y brindar el mejor cuidado posible a padres e hijos”, concluyó la psicóloga.