Los consejos de una especialista de Harvard para combatir la inflamación: 4 alimentos a evitar y cómo reemplazarlos

La inflamación crónica puede tener efectos perjudiciales en la salud. Aprende cómo ciertos alimentos pueden contribuir a este problema y qué opciones saludables puedes incorporar en tu dieta diaria

Compartir
Compartir articulo
La inflamación es un proceso natural que puede volverse problemático si se vuelve crónico
La inflamación es un proceso natural que puede volverse problemático si se vuelve crónico

La inflamación es una respuesta natural del cuerpo a la infección, pero cuando se vuelve crónica puede causar una serie de problemas de salud. La doctora Jacqueline Wolf, gastroenteróloga y profesora en la Escuela de Medicina de Harvard, compartió su perspectiva sobre cómo los alimentos pueden influir en la inflamación y ofrece recomendaciones sobre qué evitar y qué consumir en su lugar.

La inflamación aguda es un proceso esencial que ayuda al cuerpo a sanar. Sin embargo, la inflamación crónica puede dañar células sanas y crear síntomas desagradables como rigidez en las articulaciones, dolor muscular y problemas digestivos. La inflamación crónica también está asociada con enfermedades autoinmunes y exposición a toxinas.

Wolf destaca que los alimentos tienen un gran impacto en la inflamación. Algunos pueden disminuir las bacterias saludables y antiinflamatorias en el intestino, mientras que otros pueden producir compuestos que disminuyen la inflamación y mejoran la curación.

La carne de res, cerdo o cordero puede alterar las bacterias intestinales y desencadenar la inflamación
La carne de res, cerdo o cordero puede alterar las bacterias intestinales y desencadenar la inflamación

Alimentos a evitar

1- Carnes grasas: la investigación muestra que carnes como la carne de res, cerdo y cordero están asociadas con inflamación de bajo grado. Las grasas animales y saturadas pueden alterar las bacterias intestinales y desencadenar la inflamación. También pueden causar cambios que disminuyen los ácidos grasos de cadena corta, que son antiinflamatorios e importantes para la salud del colon.

2- Alimentos ultraprocesados: estos alimentos, como las salchichas, contienen altas cantidades de grasa saturada, sal y azúcar añadido, lo que está asociado con la inflamación.

3- Bebidas azucaradas: asociadas con diabetes, obesidad y enfermedades cardiovasculares, pueden causar inflamación crónica.

4- Aceite de coco y de palma: estos aceites, encontrados en alimentos procesados, contienen altos niveles de grasas saturadas que pueden aumentar la inflamación.

Los alimentos ultraprocesados tienden a contener muchos aditivos
Los alimentos ultraprocesados tienden a contener muchos aditivos

Alternativas saludables

1-Carnes blancas y pescados: bajas en grasa saturada y ricas en ácidos grasos omega-3 y otros compuestos que producen sustancias que reducen la inflamación.

2-Frutas, verduras y alimentos integrales: ricos en compuestos que inhiben la inflamación. Los alimentos integrales contienen antioxidantes del salvado y germen de trigo, y pueden ser antiinflamatorios.

3- Té y café: contienen polifenoles que inhiben la inflamación.

4- Aceite de oliva extra virgen y aceite de linaza: bajos en grasa saturada y ricos en sustancias antiinflamatorias.

Las frutas y verduras frescas son ricas en compuestos llamados polifenoles que inhiben la inflamación
Las frutas y verduras frescas son ricas en compuestos llamados polifenoles que inhiben la inflamación

La nutrición antiinflamatoria es beneficiosa para todo tipo de personas, más allá de su estado de salud y de su edad. La alimentación antiinflamatoria no solo permitirá mantener un peso saludable, sino que también ayudará a un normal funcionamiento y equilibrio entre las funciones de las células y los desechos provenientes del metabolismo celular, contribuyendo a tener una microbiota intestinal benéfica para el organismo.

La inflamación es un proceso complejo que puede tener tanto efectos beneficiosos como perjudiciales en el cuerpo. La elección de alimentos saludables y la comprensión de cómo la dieta y el estilo de vida influyen en la inflamación son pasos clave para mejorar la salud general. Y la colaboración entre médicos, nutricionistas y pacientes es esencial para desarrollar un enfoque integral y personalizado. Cada persona necesita adaptar su dieta según sus necesidades para obtener una nutrición balanceada.

Seguir leyendo: