Sumar pide calma a sus aliados ante el debate "inflamado" de la financiación: No hay propuesta de reforma sobre la mesa

Guardar

Nuevo

infobae

El portavoz de Sumar en el Congreso, Íñigo Errejón, ha llamado a la calma a varios de los aliados territoriales de la coalición respecto a la financiación singular en Cataluña, al remarcar que se está dando un debate "inflamado" por la investidura en esta comunidad cuando no hay encima de la mesa ninguna propuesta para reformar el sistema. Por otro lado y pese al advertencia de Compromís y la Chunta aragonesista de retirar el apoyo parlamentario al Gobierno si se acometen mejoras en Cataluña sin repercutir en su territorio, Errejón ha asegurado que la mayoría parlamentaria del Gobierno está "asegurada". En rueda de prensa en el Congreso, ha trasladado que ahora no se estaría dando esta discusión si no fuera por la investidura en Cataluña y que es normal que las formaciones de arraigo territorial se preocupen, al surgir la cuestión de la singularidad para Cataluña, sobre qué va a pasar con sus respectivos territorios. Sin embargo, ha recalcado que sobre un asunto tan complejo como el de la financiación autonómica no hay ninguna propuesta y que la prioridad son los próximos Presupuestos Generales, que sí tienen un horizonte cercano, y donde hay que aplicar avances sociales y plasmar inversiones territorializadas en las comunidades. CUALQUIER REFORMA SE HARÁ CON TODAS LAS CCAA Errejón ha subrayado que Cataluña tiene que tener una financiación singular, dado que está recogido en su Estatuto, pero que no es la única comunidad infrafinanciada y este asunto solo se va a resolver con una negociación con todas las autonomías. Al hilo, ha señalado que el criterio es que para la investidura en Cataluña se negocien aspectos que atañen solo a esta comunidad, pero para que haya una reforma general de la financiación debe entrañar un debate con todas las comunidades. Por tanto, cualquier compromiso de financiación singular catalana debe conllevar una remodelación del modelo para todas las autonomías de régimen común porque es "obvio" que hay otros desequilibrios dentro del país. En consecuencia, ha desgranado respecto a la posición de Compromís y la Chunta que no cree que haya una discusión de "suma cero", sino lo que están diciendo es que está bien que se solucione el problema del déficit catalán pero ellos exigen para soluciones en el caso de sus comunidades. Luego, Errejón ha incidido en que el modelo lleva "caducado" una década y que todo cambio del sistema debe conllevar un criterio de ordinalidad (reparto asociado en función de aportaciones), el criterio poblacional, la dispersión geográfica que hace que en esas comunidades los servicios cuesten más y un criterio de solidaridad interterritorial. SUMAR NO VA A PROPICIAR UN "ENFRENTAMIENTO" ENTRE TERRITORIOS A su vez, el portavoz del grupo plurinacional ha proclamado que a Sumar "no se le va a encontrar en una política de enfrentar territorios" y que la clave es que los sectores más adinerados de la sociedad contribuyan más en el plano fiscal. De esta forma, ha normalizado que cuando se abre este tipo de debates "todo el mundo se apunte a una competición en el territorio" pero reta al PP que si tanto les preocupa la cuestión de la financiación dejen de "perdonar impuestos" a los ricos y hacer "dumping fiscal", con el objetivo de asegurar que hay un techo mínimo de ingresos para el sistema. También ha lanzado un mensaje al PSOE de que hay que abandonar la vía de tratar de bonificar impuestos a las eléctricas y que el camino reside en hacer permanente los impuestos extraordinarias a la banca y las energéticas. Dentro del grupo plurinacional insisten en que se ha generado un debate ficticio dado que no hay una propuesta de reforma de financiación y mucho menos se va a gestar antes de verano, como tampoco ven en el caso de la investidura en Cataluña. Por tanto, estiman que la fórmula consistirá primero en un compromiso de mejora de la financiación en el caso de Cataluña y luego lo óptimo es que, acto seguido, Hacienda convoque a las comunidades y lanzar una propuesta tras escuchar a cada gobierno autonómico. Algo, en todo caso, que es un proceso lento.

Guardar

Nuevo