La opinión de Boticaria García sobre las patatas fritas en la freidora de aire: ¿son más sanas?

La farmacéutica, nutricionista y divulgadora responde a esta duda sobre la famosa ‘airfryer’, aliada para muchos en lo que a cocinar recetas saludables se refiere

Guardar

Nuevo

Patatas fritas en freidora de aire (Nattawut Susri/Shutterstock)
Patatas fritas en freidora de aire (Nattawut Susri/Shutterstock)

Nos encantan las patatas fritas. Con salsa o por sí solas, con especias o una pizca de sal, son la guarnición por excelencia y una de las formas más deliciosas de acompañar cualquier plato de carne o pescado. Aunque hacerlas con una freidora al uso o en una sartén con aceite de oliva nos asegura un resultado lleno de sabor, hay otras formas de cocinar las patatas fritas para disfrutarlas en casa de la manera más saludable posible.

La ya conocidísima freidora de aire o airfryer es el gran aliado de muchos para conseguir unas deliciosas patatas fritas caseras algo más saludables, pues es capaz de, con solo una cucharada de aceite, cocinar unas patatas crujientes que poco tienen que envidiar a las frituras clásicas. Pero, ¿realmente son más sanas las patatas fritas hechas con la freidora de aire que en la sartén? Boticaria García, experta en farmacia y nutrición, ha acudido recientemente al programa ‘Zapeando’, de La Sexta, para resolver esta duda clave para aquellos que buscan mejorar su alimentación.

En su intervención, destacó que el uso de la freidora de aire genera “un 90% menos de acrilamida”, un compuesto perjudicial que se forma en productos alimenticios que contienen almidón, durante su preparación a altas temperaturas. La acrilamida es una sustancia química que puede formarse naturalmente en productos alimenticios habituales al ser cocinados a altas temperaturas, como el tostado, fritura o asado. Este compuesto es el “carboncillo que raspamos con el cuchillo de las tostadas”, explicó la experta.

(Istock)
(Istock)

Esta alerta sobre la acrilamida no es nueva. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés), realizó en 2015 su primera evaluación integral del riesgo asociado a esta sustancia. Los expertos concluyeron que la acrilamida puede suponer un aumento del riesgo de padecer cáncer para los consumidores de todas las edades.

También puedes seguirnos en nuestro canal de WhatsApp y en Facebook

En su intervención, Boticaria García subrayó que el uso de la freidora de aire podría parecer una solución óptima para llevar una dieta más saludable, dado que “se producen muchos menos compuestos perjudiciales que con la fritura convencional”. Sin embargo, precisó que la salud alimentaria también depende de los alimentos utilizados: “no es lo mismo meter unos pimientos que unos calamares a la romana, porque los rebozados siguen sin ser saludables”.

Además, indicó que aunque la freidora de aire es efectiva para reducir el consumo de grasas y la formación de compuestos nocivos, es esencial mantener una dieta equilibrada. “La clave está en la moderación y en elegir los alimentos adecuados para cada método de cocción”, señaló García.

Cómo hacer patatas fritas en ‘airfryer’

Tiempo de elaboración: 30 minutos

Raciones: 2 personas

Ingredientes:

  • 600 g de patata
  • Una cucharada de aceite de oliva
  • Una pizca de sal

Elaboración:

  1. Pelamos y cortamos los 600 gramos de patata. Cortamos las patatas en rodajas de 1 cm de grosor aproximadamente y estas, a su vez, en bastones de 1 cm de ancho. Tenemos que tratar de cortar las patatas en bastones de tamaño similar, para que se cocinen por igual.
  2. Una vez cortadas, sumergimos los bastones de patata en abundante agua fría para lavarlas y que suelten su almidón. Las dejamos a remojo durante unos 30 minutos.
  3. Pasado este tiempo, ponemos las patatas sobre un colador para retirar el exceso de agua y las secamos con papel de cocina. En un bol, las mezclamos con una cucharada de aceite de oliva y las sazonamos con una pizca de sal.
  4. Introducimos las patatas en la cesta de la freidora sin aceite y programamos 25 minutos a 200 °C.
  5. Pasados los primeros 10 minutos, sacamos la cesta y removemos las patatas para que cambien de posición, de forma que se vayan cocinando de forma homogénea. Introducimos de nuevo el cestillo en la freidora.
  6. Pasados 10 minutos más, sacamos de nuevo las patatas y volvemos a mezclarlas para que cambien de posición. Para que queden muy crujientes, volvemos a meter la cesta en la freidora y dejamos que continúe la cocción durante 5 minutos más.
Guardar

Nuevo