"Nos tiraron gas pimienta, piedras, de todo… al micro", dijo el vicepresidente de Boca, Juan Carlos Crespi, antes de ingresar al vestuario visitante. Segundos antes se pudo apreciar la imagen de los jugadores de Boca con los ojos rojos, llorosos y dificultades para respirar.

El plantel de Boca sufrió las consecuencias de este gas arrojado por la Policía debido a dos situaciones que ocurrieron casi en simultaneo. Fuerzas de seguridad habían disparado cargas de gas en la tribuna Belgrano Baja para dispersar los tumultos que se generaron cuando un grupo quiso ingresar saltando los molinetes, mientras que el micro que trasladaba al Xeneize fue atacado al momento de arribar al estadio Monumental. En total, fueron cuatro lo vidrios que se rompieron a raíz de los incidentes. Esto ocasionó que los futbolistas respiraran el gas destinado a los hinchas.

Estos síntomas que presentan los jugadores del plantel dirigido por Guillermo Barros Schelotto se asemejan a los que sufrió River el 15 de mayo de 2015 por el duelo de vuelta de los octavos de final de la Copa Libertadores en la Bombonera.

En aquella oportunidad, Infobae dialogó el doctor Alejandro Coussio, médico oftalmólogo y presidente de la Sociedad Argentina de Oftalmología, para consultar acerca de los efectos del gas pimienta en los rostros y la piel de los deportistas. "Lo primero que hay que entender es que hay distintos grados de gas pimienta. La versión más conocida es la que viene en spray y es la que usan las fuerzas de seguridad en la Argentina y otras partes del mundo. Contiene capsicina, un derivado del óleorresina, el mismo componente activo de los pimientos picantes. Y definitivamente tiene menos potencia que otras versiones sintéticas e industriales, que usan por ejemplo las fuerzas de seguridad en Rusia y que son tremendamente potentes, pudiendo provocar daños oculares y quemaduras irreversibles", precisó.

En definitiva el gas pimienta es un arma química y en su lógica disuasiva sobre las personas lo primero que genera es una irritación en las mucosas de la nariz, de la boca y los ojos que provocan lagrimeo y dolor. Justamente por ese efecto instantáneo poderoso y casi paralizante, las fuerzas de seguridad lo usan como arma de disuasión y para dispersar motines.

Agregó Coussio: "Entre los efectos de los gases tóxicos en los ojos se podrá ver un lagrimeo intenso y la necesidad repentina de tener que cerrarlos; el primer efecto de los compuestos químicos del gas pimienta que actúa sobre la irritación en la conjuntiva".

Además, informó a Infobae el doctor Marcelo Sterzovsky, médico oftalmólogo (MN 57691): "Justamente por sus efectos el gas pimienta se usa como elemento disuasivo y produce una gran irritación y congestión en los ojos en lo inmediato y una imposibilidad de mantenerlos abiertos. De acuerdo al grado de exposición al gas es la duración en el cual los ojos van a verse afectados; ya que el efecto no es acumulativo".

Tras la primera explosión de contacto con el gas pimienta, los ojos se cierran sin previo aviso, comienzan a llorar rápidamente y a quemar intensamente. Una vez que se produzcan las molestias oculares, surge otro debate sobre cómo se neutraliza los efectos de las gases químicos.

(Nicolás Aboaf)
(Nicolás Aboaf)

El agua no es una buena idea sino todo lo contrario. La misma agrava las cosas porque provoca que los deportistas se refreguen los ojos repetidamente y esto crea la antesala para las infecciones oculares, el peor efecto del gas pimienta sobre los ojos.

¿La leche es el mejor antídoto? El gas pimienta que viene en aerosol es una emulsión, un aceite, entonces cuando es aplicado el aceite no se puede quitar con agua; sino quitarlo con algún otro elemento por ejemplo con jabón neutro o leche. Al respecto se refirió, en 2015, el médico oftalmólogo Sterzovsky: " La primera reacción instintiva es lavarse con agua. Pero no va a modificar en nada el efecto. Tampoco lo agrava ni lo mejora".

Sobre el pos tratamiento para los jugadores de cara a los próximos días, Sterzovsky precisó: "Lo importante para la recuperación total y futura de los jugadores es saber si alguno ha sufrido una úlcera a nivel corneal".

"En muchas ocasiones el gas pimienta produce queratitis, que es una inflamación de la córnea, la parte más noble del ojo, como si fuese la protección, el 'vidrio del reloj'. Si se comprueba que está afectado, depende el grado de exposición, va a llevar más tiempo de recuperación para solucionar el problema. Puede ser muy leve o que tengan un problema más serio y necesiten más horas", añadió.

Jugadores como Carlos Tevez, Mauro Zárate, Emmanuel Más y Lisandro Magallán, Ramón Ábila, Cristian Espinoza, entre otros,  recorrieron el anillo interno del Monumental e ingresaron al vestuario con afecciones de este tipo.

Seguí leyendo: