EEUU planea usar un novedoso control de exportaciones para dañar las industrias estratégicas de Rusia si Putin invade Ucrania

La medida de estrangulamiento afectaría desde la la inteligencia artificial y la computación cuántica, hasta el sector aeroespacial civil. Incluso podría privar a los ciudadanos rusos de teléfonos inteligentes, tabletas y consolas de videojuegos


Foto de archivo de la cumbre entre el Presidente de EEUU Joe Biden y su par ruso Vladimir Putin en Ginebra
Jun 16, 2021. REUTERS/Kevin Lamarque
Foto de archivo de la cumbre entre el Presidente de EEUU Joe Biden y su par ruso Vladimir Putin en Ginebra Jun 16, 2021. REUTERS/Kevin Lamarque

La administración Biden amenaza con utilizar un novedoso control de las exportaciones para perjudicar a las industrias estratégicas rusas, desde la inteligencia artificial y la computación cuántica hasta el sector aeroespacial civil, si Moscú invade Ucrania, dicen funcionarios de la administración.

La administración también podría decidir aplicar el control de forma más amplia, de manera que podría privar a los ciudadanos rusos de algunos teléfonos inteligentes, tabletas y consolas de videojuegos, dijeron los funcionarios.

Estas medidas ampliarían el alcance de las sanciones de Estados Unidos más allá de los objetivos financieros, hasta el despliegue de un arma que sólo se ha utilizado una vez, para casi paralizar al gigante tecnológico chino Huawei.

El arma, conocida como la regla del producto extranjero directo, contribuyó a que Huawei sufriera la primera caída anual de sus ingresos, un asombroso 30% el año pasado, según los analistas.

El atractivo de utilizar la regla del producto extranjero directo deriva del hecho de que prácticamente cualquier cosa electrónica hoy en día incluye semiconductores, los diminutos componentes de los que depende toda la tecnología moderna, desde los teléfonos inteligentes hasta los aviones y los ordenadores cuánticos, y que apenas hay un semiconductor en el planeta que no esté fabricado con herramientas estadounidenses o diseñado con software estadounidense. Y la administración Biden podría intentar obligar a las empresas de otros países a dejar de exportar este tipo de bienes a Rusia mediante esta norma.

“Se trata de un lento estrangulamiento por parte del gobierno de Estados Unidos”, dijo el analista tecnológico Dan Wang, de Gavekal Dragonomics, una firma de investigación en Shanghai, sobre Huawei. La norma cortó el suministro de la firma de microchips necesarios, que fueron hechos fuera de Estados Unidos pero con software o herramientas estadounidenses.

Ahora los funcionarios de Washington dicen que están trabajando con los aliados europeos y asiáticos para elaborar una versión de la norma que tendría como objetivo detener los flujos de componentes cruciales para las industrias para las que el presidente ruso Vladimir Putin tiene grandes ambiciones, como la aviación civil, marítima y de alta tecnología.

“El poder de estos controles de exportación es que podemos degradar y atrofiar la capacidad de estos sectores para convertirse en una fuente clave de crecimiento para la economía rusa”, dijo un alto funcionario de la administración Biden, que, como otros en este informe, habló bajo la condición de anonimato para discutir las deliberaciones internas.

Pero el esfuerzo podría enfrentarse a los vientos en contra de los intereses empresariales estadounidenses y europeos que temen que el uso de los controles a la exportación pueda llevar a represalias rusas en otras esferas - y eventualmente hacer que las empresas extranjeras busquen diseñar la tecnología estadounidense fuera de sus productos. Eso es porque la extensión de la norma más allá de una sola empresa como Huawei a todo un país o sectores enteros de un país no tiene precedentes.

“Es como un poder mágico: solo puedes usarlo tantas veces antes de que comience a degradarse”, dijo Robert D. Atkinson, presidente de la Fundación de Tecnología de la Información e Innovación, un grupo de expertos. “Otros países dirán: ‘Oh, tío, Estados Unidos tiene un control total sobre nosotros. Será mejor que encontremos alternativas’”.

Después de que Trump aplicara la regla de productos extranjeros directos a Huawei en agosto de 2020, las ventas de teléfonos inteligentes de la compañía se desplomaron (Reuters)
Después de que Trump aplicara la regla de productos extranjeros directos a Huawei en agosto de 2020, las ventas de teléfonos inteligentes de la compañía se desplomaron (Reuters)

Rusia es vulnerable porque no produce electrónica de consumo ni chips en grandes cantidades, dicen los analistas. En particular, no fabrica los semiconductores de gama alta necesarios para la informática avanzada, un sector dominado por Taiwán, Corea del Sur, Estados Unidos, Europa y Japón.

El corte de las importaciones de chips del país “afectaría invariablemente a las ambiciones de alta tecnología de los dirigentes rusos, ya sea en el ámbito de la inteligencia artificial o de la computación cuántica”, dijo Will Hunt, analista del Centro de Seguridad y Tecnología Emergente de la Universidad de Georgetown.

La administración aún no ha decidido si restringir el control de las exportaciones a los sectores estratégicos o ampliarlo a los dispositivos de uso cotidiano, dijeron los funcionarios. En cualquier caso, dijo Paul Triolo, jefe de política tecnológica del Eurasia Group, “esto sería armar la cadena de suministro de semiconductores de Estados Unidos contra todo un país”.

El emparejamiento de las sanciones financieras con el control de las exportaciones infligiría un dolor inmediato y a lo largo del tiempo. El impacto de las sanciones financieras, que podrían aplicarse a los mayores bancos rusos, así como a empresas civiles aeroespaciales, marítimas o de tecnología emergente, probablemente se sentiría primero, dicen los expertos. Las sanciones bancarias, en particular, probablemente harían subir la inflación rusa y provocarían una devaluación del rublo, dicen. El control de las exportaciones, por otra parte, se va acumulando a medida que el efecto acumulativo de las empresas que cierran sus ventas a Rusia empieza a perjudicar la producción industrial.

“Si el objetivo es imponer unos costes graves y abrumadores a la economía rusa, la combinación de sanciones a los principales bancos rusos y el control de las exportaciones contribuiría en gran medida a ello, sin duda”, dijo Kevin Wolf, un antiguo funcionario del Departamento de Comercio que dirigió la agencia que aplica los controles de las exportaciones.

Si las restricciones se aplican de forma generalizada, también podrían hacer subir los precios de los productos electrónicos de consumo, según los analistas.

La administración Biden dice que también puede golpear a Rusia con una prohibición de exportación similar a las que se aplican a Irán, Cuba, Siria y Corea del Norte. Esta prohibición, según los expertos, se aplicaría probablemente a la electrónica básica, las piezas de aviones, los artículos de telecomunicaciones y el software. Pero Estados Unidos exporta relativamente poco en este ámbito a Rusia, por lo que la medida tendría un efecto limitado a menos que otros países impongan sus propias prohibiciones.

Alemania, que es el mayor socio comercial de Rusia en Europa Occidental y depende en gran medida de la energía rusa, está manteniendo “estrechas” conversaciones con Estados Unidos sobre las sanciones, dijo un funcionario de la embajada alemana, que no quiso hacer más comentarios.

El uso selectivo de la norma sobre productos extranjeros directos podría ser un golpe para el ejército ruso, que depende de un tipo de chip llamado Elbrus que se diseña en Rusia pero se fabrica en Taiwán en una fundición de chips llamada TSMC, según Kostas Tigkos, un experto en electrónica de Janes Group, un proveedor de inteligencia de defensa con sede en el Reino Unido.

Si Estados Unidos prohibiera a TSMC el suministro de esos chips a Rusia, tal y como prohibió con éxito a TSMC el suministro a Huawei, eso tendría un “efecto devastador”, dijo Tigkos.

En un comunicado, TSMC dijo que “cumple con todas las leyes y reglamentos aplicables” y que tiene un “riguroso sistema de control de las exportaciones ... para garantizar que se cumplan las restricciones de control de las exportaciones.”

Los analistas afirman que las empresas multinacionales occidentales probablemente cumplirían con los controles de exportación. Todos los fabricantes de chips estadounidenses incluyen cláusulas en sus contratos que obligan a los clientes a cumplir las normas de exportación de Estados Unidos. Estados Unidos también dispone de un poderoso palo para obligar al cumplimiento: Podría incluir a cualquier empresa infractora en la Lista de Entidades del Departamento de Comercio, una especie de lista negra que impide a las empresas estadounidenses venderles su tecnología.

Los funcionarios del gobierno ruso restaron importancia al posible impacto.

El conglomerado estatal ruso de la industria de la defensa y la tecnología, Rostec, dijo en un comunicado que, aunque algunos componentes extranjeros se utilizan en productos civiles, Rusia ha comenzado a fabricar muchos componentes por sí misma. “La posible imposición de sanciones adicionales afectará principalmente a los intereses de las empresas estadounidenses que trabajan para la exportación”, dijo Rostec. “Pero nos hemos arreglado y nos volveremos a arreglar, aunque no inmediatamente, pero sí muy rápidamente; lo hemos demostrado más de una vez”.

China también podría ser una válvula de escape para Rusia, según los analistas.

El país es un gran proveedor de productos electrónicos a Rusia. En 2020, representó alrededor del 70% de las importaciones de ordenadores y teléfonos inteligentes de Rusia, según el Instituto Peterson de Economía Internacional. Tres de las cinco principales marcas de teléfonos inteligentes en Rusia son chinas, según la empresa de investigación de mercado International Data Corporation.

Liu Pengyu, portavoz de la embajada china en Washington, sugirió que Pekín no vería con buenos ojos el control extraterritorial de Estados Unidos. “China siempre se opone a las sanciones unilaterales de cualquier país y a la llamada jurisdicción de largo alcance sobre otros países basada en la legislación nacional”, dijo en un comunicado.

Los fabricantes chinos podrían optar por seguir vendiendo a Rusia aunque utilicen tecnología estadounidense en sus productos, y sería difícil, por ejemplo, controlar las ventas de smartphones chinos a Rusia, dijo el analista de IDC Simon Baker.

Los expertos, sin embargo, dijeron que hay formas de vigilar el incumplimiento. El Departamento de Comercio recibe a menudo información de las empresas sobre los competidores que incumplen las normas. Sus investigadores analizan los datos de envío. También reciben información de otras agencias estadounidenses.

Si las empresas chinas terminan suministrando a Rusia en violación de la regla, eso dejaría a Washington con un gran dilema diplomático: si sancionarlas, incluso si hacen bienes ordinarios -no militares-.

Después de que la administración Trump aplicara la regla de productos extranjeros directos a Huawei en agosto de 2020, las ventas de teléfonos inteligentes de la compañía se desplomaron. A principios de año, lideraba el mundo en este tipo de ventas. Hoy, ha caído al décimo puesto, según IDC.

El objetivo más importante ahora es la disuasión, dijeron funcionarios y analistas, y eso significa amenazar con las sanciones más severas, como separar a los mayores bancos rusos del sistema financiero estadounidense, dijo Edward Fishman, miembro adjunto del Center for a New American Security. El control de las exportaciones no tendría un efecto tan inmediato, dijo Fishman, ex funcionario del Departamento de Estado en la administración de Obama.

Pero, dijo, son una buena medida.

“Estados Unidos no tiene interés en ayudar a la capacidad tecnológica e industrial de Rusia”, dijo, “mientras Putin la utilice para intimidar a sus vecinos y atacar la democracia”.

(c) 2022, The Washington Post - Por Ellen Nakashima y Jeanne Whalen

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR