Algunos expertos señalaron que los métodos utilizados para analizar el calentamiento de los océanos no fueron los idóneos (Archivo)
Algunos expertos señalaron que los métodos utilizados para analizar el calentamiento de los océanos no fueron los idóneos (Archivo)

Los científicos detrás de un importante estudio que afirmaba que los océanos de la Tierra se están calentando más rápido de lo que se pensaba, dicen que su trabajo contenía errores inadvertidos que hacían que sus conclusiones parecieran más seguras de lo que realmente son.

Dos semanas después de que el estudio de alto perfil se publicara en la revista Nature, sus autores enviaron correcciones a la publicación. El Scripps Institution of Oceanography, hogar de varios de los investigadores involucrados, también notó problemas en el trabajo de los científicos y corrigió un comunicado de prensa en su sitio web, que anteriormente había afirmado que el estudio detallaba cómo los océanos de la Tierra "han absorbido un 60 por ciento más de calor de lo que se pensaba".

"Desafortunadamente, cometimos errores aquí", afirmó Ralph Keeling, un científico del clima en Scripps, que fue coautor del estudio. "Creo que la lección principal es que trabajas tan rápido como puedas para corregir errores cuando los encuentras".

El problema central, según Keeling, surgió en la forma en que los investigadores trataron la incertidumbre en sus mediciones. Como resultado, los hallazgos adolecen de demasiadas dudas para respaldar definitivamente la conclusión del documento sobre cuánto calor han absorbido los océanos a lo largo del tiempo.

La conclusión central del estudio, que los océanos están reteniendo cada vez más energía a medida que se atrapa más calor dentro del sistema climático de la Tierra cada año, está en línea con otros estudios que han sacado conclusiones similares. Y no han cambiado mucho a pesar de los errores. Pero Keeling señaló que los errores de cálculo de los autores significan que hay un margen de error mucho mayor en los hallazgos, lo que significa que los investigadores pueden evaluar con menos certeza de lo que pensaban.

"Acepto la responsabilidad por lo que sucedió porque mi función es asegurarme de que ese tipo de detalles se transmitan", añadió Keeling.

El autor principal del estudio fue Laure Resplandy de la Universidad de Princeton. Otros investigadores trabajaron con instituciones en China, París, Alemania y el Centro Nacional de Investigación Atmosférica y el Laboratorio de Dinámica de Fluidos Geofísicos de Estados Unidos.

"Mantener la precisión del registro científico es de primordial importancia para nosotros como editores y reconocemos nuestra responsabilidad de corregir los errores en los artículos que hemos publicado", remarcó Nature en una declaración enviada a The Washington Post. "Las cuestiones relacionadas con este documento se han señalado a la atención de Nature y las estamos analizando detenidamente. Nos tomamos muy en serio todas las preocupaciones relacionadas con los documentos que publicamos y publicaremos una actualización cuando haya más información disponible".

El estudio original, que apareció el 31 de octubre, explicó un nuevo método para medir la cantidad de calor que absorben los océanos. Esencialmente, los autores midieron el volumen de gases, específicamente oxígeno y dióxido de carbono, que se han escapado del océano en las últimas décadas y se dirigieron a la atmósfera a medida que se incrementaba el calentamiento global. Encontraron que el calentamiento "está en el extremo superior de las estimaciones anteriores" y sugirieron que, como resultado, la velocidad del calentamiento global en sí podría ser más acelerada.

Los resultados, escribieron los autores, pueden sugerir que hay menos tiempo del que se pensaba anteriormente para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. El estudio atrajo una considerable atención de los medios, incluso de The Washington Post.

Sin embargo, no mucho después de la publicación, un investigador independiente residente en Gran Bretaña, Nicholas Lewis, publicó un blog en el que decía que había encontrado un "gran problema" con la investigación.

"Por lo que puedo ver, su método subestima enormemente la incertidumbre", subrayó Lewis en una entrevista, "además de sesgar significativamente, en casi el 30 por ciento, la estimación central".

Lewis agregó que tienden a "leer una gran cantidad de artículos y, con un historial en matemáticas y en física, tiendo a mirarlos con mucho cuidado y ver si tienen sentido. Y donde no tiene sentido –con este, es bastante obvio que no tiene sentido- los examino más profundamente".

Lewis ha argumentado en estudios y comentarios anteriores que los científicos del clima predicen demasiado calentamiento debido a su dependencia con las simulaciones por computadora, y que los datos actuales del planeta mismo sugieren que el calentamiento global será menos severo de lo que se temía.

No está claro si los autores están de acuerdo con todas las críticas de Lewis, pero Keeling indicó que "estamos de acuerdo en que hubo problemas en las líneas que identificó".

Paul Durack, científico investigador del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore en California, apuntó que reconocer rápidamente los errores en el estudio "es el enfoque correcto en interés de la transparencia".

Pero agregó en un correo electrónico: "Este estudio, aunque hay preguntas adicionales que surgen ahora, confirma el largo y conocido resultado de que los océanos se han estado calentando durante el registro observado, y la tasa de calentamiento ha aumentado".

Gavin Schmidt, director del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA, siguió de cerca el creciente debate sobre el estudio en Twitter y dijo que las mediciones sobre la captación de calor en los océanos han estado plagadas de problemas de datos durante algún tiempo, y que realizar nuevas investigaciones es difícil.

"Obviamente confías en tus coautores y en los revisores para detectar la mayoría de los problemas, pero a veces las cosas se resuelven", escribió Schmidt en un correo electrónico.

Schmidt y Keeling acordaron que otros estudios también respaldan un mayor nivel de contenido de calor oceánico que el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) registró en un informe de 2013.

En general, dijo Schmidt, el episodio puede verse como uno positivo.

"La clave no es si se cometen errores, sino cómo se resuelven, y la respuesta de Laure y Ralph aquí es ejemplar. No hay pánico, sino una reexaminación cuidadosa de su trabajo, a pesar de un ambiente un tanto hostil", escribió.