Los secretos del Palacio Bonaparte que hoy es un hotel exclusivo frente a la Torre Eiffel

El monumento histórico tiene casi 3.000 metros cuadrados, 100 habitaciones y dos restaurantes. Construido en 1896 como residencia del sobrino de Napoleón hoy enmarca un alojamiento de lujo

El Palacio Bonaparte, hoy convertido en hotel cuenta con 100 habitaciones y dos restaurantes, incluido el único restaurante chino con estrella Michelin en Francia (foto: gentileza hotel Shangri-La París)
El Palacio Bonaparte, hoy convertido en hotel cuenta con 100 habitaciones y dos restaurantes, incluido el único restaurante chino con estrella Michelin en Francia (foto: gentileza hotel Shangri-La París)

París es tantas cosas que los adjetivos se sonrojan. Glamour y tradición. Historia y cultura, Gastronomía y moda. Elegancia y vanguardia. Todas esas mixturas se recogen en un palacio recuperado gracias a manos mágicas que comprendieron su sentido, la relevancia de su arquitectura, el tránsito de su historia y cuán armonioso puede ser conservar sustentablemente la historia en tanto se la vive en melodía moderna.

Originalmente construido en 1896 como el hogar del príncipe imperial francés Roland Bonaparte, las áreas más históricas del antiguo Palais fueron catalogadas por la institución francesa Monuments Historiques, una iniciativa emprendida por Shangri-La, justamente el hotel que hoy se inserta en el emblemático edificio.

Un espacio que vuelve a dar la bienvenida a parisinos y viajeros del mundo dentro de sus muros, 114 años después de que el príncipe abriera por primera vez las puertas de su palacio residencial a la sociedad parisina.

La historia redescubierta del edificio y su importancia cultural como el hogar de uno de las familias aristocráticas más notables de Francia son el núcleo de este espacio.

Hotel Shangri-la
Hotel Shangri-la

Todo comenzó en mayo de 1891, cuando el príncipe Roland Bonaparte compró casi 3.000 metros cuadrados de terreno en la Avenue d’Iéna en el distrito 16 de París, que sigue siendo hoy el barrio más elegante de la ciudad. Ubicado entre la estatua de George Washington y la Torre Eiffel, el sitio fue seleccionado por el príncipe por su proximidad al Sena y su ubicación estratégica en el corazón de los escenarios urbanos y sociales más emocionantes de la capital.

Encargó al arquitecto Ernest Janty, conocido por su trabajo de reconstrucción en los palacios del Louvre y las Tullerías para Napoleón III, que diseñara una elegante casa y áreas de recepción para acoger a invitados notables.

A lo largo de los cuatro años de construcción, desde 1892 hasta 1896, el diseño y la estructura del edificio llamaron la atención de los parisinos, con su mezcla de estilos arquitectónicos de los siglos XVII y XIX, conocido técnicamente como ecléctico.

La fachada del palacio está inspirada en el estilo Luis XIV con mampostería intrincada de piedra de L’Oise. Los escultores Steiner y Houguenade, que también alcanzaron fama por su artesanía en el Louvre y los Palacios de las Tullerías, recibieron el encargo de esculpir la fachada, con el escudo de armas de la familia: cabezas de león y astas.

Vivir a lo parisién

El palacio fue construido en 1896 como el hogar del príncipe imperial francés Roland Bonaparte (foto: gentileza hotel Shangri-La París)
El palacio fue construido en 1896 como el hogar del príncipe imperial francés Roland Bonaparte (foto: gentileza hotel Shangri-La París)

La residencia se dividió en dos alas distintas. El ala Iéna comprendía la residencia familiar y los salones de recepción, al que se accede desde el número 10 de la Avenue d’Iéna. La entrada del patio de la residencia y las puertas ornamentadas aseguraron un ambiente privado y residencial al palacio, una característica que el edificio conserva incluso hoy a pesar de su bulliciosa ubicación. A los invitados se les ofreció una llegada confidencial en sus carruajes, seguida de una meticulosa recepción en uno de los tres salones, que incluían uno y una sala de billar con un diseño grecorromano.

El vestíbulo, hoy también el del hotel, se construyó con cinco variedades diferentes de mármol de los Pirineos, los Alpes y la Toscana. Los invitados entraban en el centro de una rotonda cuyo techo abovedado presentaba símbolos del zodíaco, que aún permanecen allí.

El ala Fresnel comprendía la extensa biblioteca, el estudio y las colecciones de arte del príncipe, a las que se accede desde la rue Fresnel, orientada al sur. Como en un castillo privado, las dos alas del edificio están unidas por un vestíbulo y una escalera secundaria, además de una de honor, diseñada por Ernest Janty y fabricada en acero forjado y bronce pulido por los hermanos Moreau del famoso castillo de Chantilly, lencarna la grandeza de la finca. Una estatua de bronce de un niño sosteniendo una antorcha todavía se encuentra frente a la escalera que conduce a los salones residenciales y a la biblioteca del príncipe en el nivel superior.

Uno de los herederos

El palacio perteneció a Roland Bonaparte (1858-1924), sobrino nieto del emperador, quien fue explorador, geógrafo y botánico, y nació en 1858 como hijo único del príncipe Pierre Bonaparte (1815-1881) y Justine Eléonore Ruflin (1832-1905), y nieto de Lucien Bonaparte (el hermano menor de Napoleón).

Shangri-La Hotels and Resorts adquirió el edificio en 2010 para transformar el sitio en una reverencia a la historia y el lujo (foto: gentileza hotel Shangri-La París)
Shangri-La Hotels and Resorts adquirió el edificio en 2010 para transformar el sitio en una reverencia a la historia y el lujo (foto: gentileza hotel Shangri-La París)

En 1880, se casó con Marie-Félix Blanc, hija de François Blanc y heredera de los Casinos de Monte Carlo y la Société des Bains de Mer Resort, Hotels and Casinos. En 1886, debido a una nueva legislación que prohibió a los gobernantes franceses servir en las fuerzas armadas, Roland se vio obligado a abandonar su carrera militar.

Aristócrata erudito y viajero entusiasta, se dedicó al estudio en profundidad de la geografía, la geología y la etnología. Su pasión por la botánica da como resultado el cultivo del herbario privado más grande del mundo, el séptimo del planeta y el segundo de Francia, compuesto por más de 2,5 millones de muestras de casi 100.000 especies de hierbas y 200.000 helechos.

El príncipe también compiló una biblioteca extensa y de gran alcance de casi 200.000 volúmenes (seis kilómetros de espacio en los estantes) y una impresionante colección de recuerdos napoleónicos.

Respetado por sus pares, el príncipe fue nombrado presidente de la Sociedad Geográfica en 1910, cargo que ocupó hasta su muerte en 1924, y fue miembro de la Academia Científica y fue nombrado presidente en 1919. Su propiedad en 10 avenue d ‘Iéna pronto se convirtió en un centro de las comunidades artísticas, académicas y científicas de París, y un punto de referencia entre las mentes más importantes del mundo de la época.

El 2 de julio de 1882, el príncipe y la princesa Roland Bonaparte dieron la bienvenida al mundo a su hija Marie. La madre de Marie murió pocos meses después de su nacimiento.

El vestíbulo, hoy también el del hotel, se construyó con cinco variedades diferentes de mármol de los Pirineos, los Alpes y la Toscana (foto: gentileza hotel Shangri-La París)
El vestíbulo, hoy también el del hotel, se construyó con cinco variedades diferentes de mármol de los Pirineos, los Alpes y la Toscana (foto: gentileza hotel Shangri-La París)

Diez años después, el príncipe comenzó la construcción de su palacio, como una suntuosa residencia familiar para él, su madre, la princesa Pierre Bonaparte y su hija. El orgullo del lugar fue a las áreas de recepción social, la Salle à Manger, el Grand Salon y el Salon de Famille, donde se entretuvo a la sociedad parisina, mientras que las habitaciones privadas del príncipe se ubicaron en el segundo piso. Desde su dormitorio, la joven Marie admiró la innovadora Torre Eiffel, mientras que Roland eligió para sí mismo los apartamentos que dan a la avenue d’Iéna.

En 1907, la princesa María se comprometió con el príncipe Jorge de Grecia y Dinamarca. Este evento familiar brindó otra ocasión alegre para recibir a los invitados en la avenue d’Iéna, en los salones familiares, con la foto oficial de compromiso de la pareja tomada esa noche en el Salon de Famille.

En 1924, el príncipe Roland Bonaparte falleció a la edad de 66 años. En 1925, la princesa Marie vendió la propiedad a la Suez Canal Bank Company, que, entre 1926 y 1929, transformó el palacio en apartamentos de lujo, añadiendo dos plantas y una cúpula sobre parte de la planta baja, inspirada en la obra de Gustave Eiffel.

Adquirido en 1944 por el Centro Francés de Comercio Exterior, que tiene como objetivo promover Francia a escala internacional, el edificio sirvió para recibir a dignatarios extranjeros y discutir acuerdos comerciales internacionales durante el resto del siglo XX. Shangri-La Hotels and Resorts adquirió el edificio en 2010 para transformar el sitio en una reverencia a la historia y el lujo.

Un Bonaparte hoy

Un ambiente cálido y auténtico, extrayendo lo mejor de dos culturas: el arte asiático de la hospitalidad y el arte de vivir francés. Eso este hotel con la Torre Eiffel como testigo.

El Palacio está ubicado en el distrito residencial 16, un paso desde la Place du Trocadero en lo alto de la colina Chaillot, el hotel se encuentra al otro lado del Sena, frente a la Torre Eiffel (foto: gentileza hotel Shangri-La París)
El Palacio está ubicado en el distrito residencial 16, un paso desde la Place du Trocadero en lo alto de la colina Chaillot, el hotel se encuentra al otro lado del Sena, frente a la Torre Eiffel (foto: gentileza hotel Shangri-La París)

Con 100 habitaciones y suites, dos restaurantes, incluido el único restaurante chino con estrella Michelin en Francia, un bar y salones de la alta alcurnia de la ciudad, los huéspedes pueden esperar una estadía principesca en un retiro histórico. Un entorno refinado en el corazón del barrio más elegante y discreto de París.

Al pasar por las puertas de hierro originales, los huéspedes llegan a un pequeño patio protegido bajo la puerta cochera de vidrio restaurada. Dos jarrones inspirados en la dinastía Ming flanquean la entrada y marcan el tono desde el principio para la elegancia de Asia y París. A la derecha, los visitantes retroceden en el tiempo hasta 1896 al entrar en la histórica sala de billar con chimenea, fumoir y sala de espera.

El vestíbulo del hotel, bañado por la luz natural, cuenta con techos altos y mármol restaurado. Sus alcobas cuidadosamente colocadas ofrecen rincones discretos para que los huéspedes. Insignias imperiales y monogramas ornamentados del príncipe Roland Bonaparte, sutilmente integrados en el arquitectura, se complementan con influencia asiática en la decoración y el ambiente del hotel y sus restaurantes, bar y salones.

Hoy en día, el palacio del número 10 de la Avenue d’Iéna se ha convertido una vez más en la dirección del ambiente elegante y culto de París, tal como lo fue hace más de un siglo. Ubicado en el refinado distrito residencial 16, un paso desde la Place du Trocadero en lo alto de la colina Chaillot, el hotel se encuentra al otro lado del Sena, frente a la Torre Eiffel.

Los amantes del arte disfrutarán de los tesoros del Palais Galliera, el Palais de Tokio, el Museo del Hombre, el Museo de Arte Moderno y el Museo Marmottan Monet, todos a poca distancia. Y, claro, la prestigiosa avenida Montaigne y los Campos Elíseos que están a pocos pasos de distancia. La gloria parisina al alcance de la mano.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR