¿Por qué los gatos domésticos no pueden rugir?

Tiene que ver con la fisiología de la laringe y la garganta del gato, que ayudan a crear estas vocalizaciones felinas

La mayoría de los grandes felinos, como los leones y los tigres, pueden rugir fuerte para anunciar su presencia y defender su territorio (REUTERS)
La mayoría de los grandes felinos, como los leones y los tigres, pueden rugir fuerte para anunciar su presencia y defender su territorio (REUTERS)

Los gatos domésticos pueden dominar la sala de estar, pero una diferencia significativa (aparte de su tamaño) los distingue de sus parientes rey de la jungla: sus vocalizaciones. La mayoría de los grandes felinos, como los leones y los tigres, pueden rugir fuerte para anunciar su presencia y defender su territorio, pero los gatos domésticos están atrapados con sus maullidos y ronroneos menos feroces.

Entonces, ¿por qué no pueden rugir los gatos domésticos? Tiene que ver con la fisiología de la laringe y la garganta del gato, que ayudan a crear estas vocalizaciones felinas. “Debido a la forma en que se hacen los ronroneos y los rugidos, estos sonidos son mutuamente excluyentes en los gatos: cualquier especie de gato puede rugir o ronronear, pero no ambos”, dijo John Wible, curador de mamíferos en el Museo Carnegie de Historia Natural en Pittsburgh.

El ronroneo es un sonido único porque se crea tanto cuando el gato inhala como cuando exhala. La vocalización parece haber evolucionado primero en los gatos y está muy extendida en la familia Felidae, según Wible. Los gatos que ronronean incluyen el gato doméstico, el lince, el ocelote, el lince, el puma y el guepardo.

“El rugido es mucho más raro entre los gatos y evolucionó en un linaje particular de gatos grandes”, explicó Wible a WordsSideKick.com en un correo electrónico. Estos gatos forman el género Panthera, que incluye leones , tigres , jaguares y leopardos. Una excepción aquí es el leopardo de las nieves, que puede haber perdido su capacidad de rugir, según Wible y un estudio en el Journal of Anatomy.

Una diferencia significativa entre los gatos que rugen y los que ronronean radica en la propia laringe y es esencial para el ronroneo (REUTERS)
Una diferencia significativa entre los gatos que rugen y los que ronronean radica en la propia laringe y es esencial para el ronroneo (REUTERS)

Al igual que en los humanos, los sonidos que hacen los gatos provienen de su laringe, llamada laringe. “La diferencia entre gatos ronroneando y gatos rugientes comienza aquí, aunque no está claro exactamente cómo los gatos hacen estos sonidos”, sostuvo Wible.

Los rugidos provienen de huesos flexibles en la garganta

La laringe de los mamíferos está en la garganta, donde el aire que pasa por sus estructuras crea sonidos. Los huesos hioides y las cuerdas vocales son dos partes esenciales de la laringe que producen vocalizaciones en los gatos.

“Todos los mamíferos tienen huesos en el cuello cerca de la mandíbula inferior que son el aparato hioides, y estos huesos tienen una conexión con la base del cráneo, ya sea directamente o mediante ligamentos”, indicó. Una de las diferencias significativas entre las especies rugientes y las especies ronroneantes radica en el hioides.

“Los rugientes tienen una disposición única para un par de huesos del aparato hioides, llamados epihioides. Más que hueso, el epihioideo es un ligamento elástico alargado”, añadió el experto. El cartílago flexible permite a los animales bajar la laringe en la garganta, produciendo un sonido más profundo.

Los ronroneos provienen de variaciones en la laringe

Otra diferencia significativa entre los gatos que rugen y los que ronronean radica en la propia laringe y es esencial para el ronroneo. “El ronroneo es causado por la contracción extremadamente rápida del músculo vocal, que se encuentra en los pliegues vocales de la laringe”, destacó.

Los gatos rugientes tienen capas de tejido más largas, más pesadas, más elásticas, más carnosas y más gruesas que forman sus cuerdas vocales. Este tejido es fuerte y flexible, lo que permite que estos grandes felinos creen el sonido retumbante de un rugido en un tono bajo, según una investigación publicada en la revista PLOS One en 2011, pero no les permite ronronear.

Independientemente de los desarrollos fisiológicos que llevaron al ronroneo del gato, “debe haber proporcionado alguna ventaja evolutiva para mantenerse en el linaje del gato”, dijo Wible. Los científicos no están seguros de cuál es exactamente su función en la naturaleza. Las teorías incluyen la sugerencia de que el ronroneo es un mecanismo de curación o calma o que podría ayudar a ocultar los maullidos de los gatitos de los depredadores.

“Hasta donde yo sé, mis gatos domésticos ronronean como una señal de satisfacción. Pero no sé si eso es lo mismo en las especies salvajes de gatos que ronronean”, concluyó Wible.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR