Por qué es tan complicado invertir en acciones de empresas chinas

La aplicación de trasporte DiDi recaudó 4.400 millones en su salida a la bolsa de Nueva York el miércoles pasado. Pero el régimen de Xi Jinping enseguida abrió una investigación sobre la empresa, algo repetido cada vez que una compañía de su país triunfa en Occidente

Los comerciantes trabajan durante la OPI de la empresa china de transporte compartido Didi Global Inc en el piso de la Bolsa de Valores de Nueva York (NYSE) en la ciudad de Nueva York, EE. UU., 30 de junio de 2021. REUTERS / Brendan McDermid
Los comerciantes trabajan durante la OPI de la empresa china de transporte compartido Didi Global Inc en el piso de la Bolsa de Valores de Nueva York (NYSE) en la ciudad de Nueva York, EE. UU., 30 de junio de 2021. REUTERS / Brendan McDermid

La aplicación de transporte DiDi, conocida también como el “Uber de China”, recaudó 4.400 millones de dólares en su salida a la bolsa de Nueva York el miércoles pasado, lo que significó la mayor oferta pública inicial en Estados Unidos de una empresa china desde que lo hiciera el gigante del comercio electrónico Alibaba, de Jack Ma, en 2014, según el medio estadounidense CNBC.

Dos días más tarde, las acciones de DiDi cayeron un 5,3% luego de que los reguladores chinos anunciaran una investigación de ciberseguridad sobre la empresa, lo que suspendió el registro de nuevos usuarios. El último domingo, la agencia ordenó a las tiendas chinas para descargar aplicaciones en los teléfonos móviles que eliminaran a DiDi por motivos de privacidad de datos, aunque los clientes actuales pueden seguir utilizando la aplicación.

Señales de alarma

Aunque es posible que muchos inversores estadounidenses no utilicen nunca DiDi ni sepan mucho sobre el entorno normativo de China, la empresa, y otras ofertas pública de venta (OPV) chinas, revelaron algunas señales de advertencia en sus folletos presentados ante la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos antes de la oferta de acciones.

Bolsa de Valores de Nueva York (NYSE) en la ciudad de Nueva York, EE. UU., 30 de junio de 2021. REUTERS / Brendan McDermid
Bolsa de Valores de Nueva York (NYSE) en la ciudad de Nueva York, EE. UU., 30 de junio de 2021. REUTERS / Brendan McDermid

En la segunda página de una sección titulada “Riesgos relacionados con la actividad empresarial en China”, DiDi dijo que mantuvo dos reuniones con los reguladores en abril y mayo, junto con otros colegas del sector, y que, en ambos casos, no podía asegurar que los esfuerzos por cumplir con la normativa satisficieran a los reguladores, de acuerdo a CNBC.

Además, DiDi informó que “no había obtenido los permisos requeridos para todas las ciudades” en las que están obligados a hacerlo y que no todos sus conductores “han pasado por el proceso de obtención de las licencias requeridas en cada ciudad” en la que operan”.

“Las normas están ahí, pero las empresas de Internet ignoraron estas regulaciones y (las empresas de capital riesgo) ignoraron los problemas de cumplimiento”, dijo Ming Liao, socio fundador de Prospect Avenue Capital, con sede en Beijing, que gestiona 500 millones de dólares en activos, según CNBC.

Vista exterior de la Bolsa de Nueva York. EFE/JUSTIN LANE/Archivo
Vista exterior de la Bolsa de Nueva York. EFE/JUSTIN LANE/Archivo

Antes de su salida a bolsa, DiDi estaba valorada en 62.000 millones de dólares y como una de las cinco mayores empresas privadas del mundo, de acuerdo a CB Insights.

Goldman Sachs Asia, Morgan Stanley y J.P. Morgan fueron algunos de los bancos de inversión que suscribieron la oferta pública inicial de DiDi, mientras que SoftBank fue uno de los principales inversores, según un informe.

Sin embargo, DiDi no reveló todos los aspectos de sus negocios en China, como su rama de tecnología financiera.

Aumento de la normativa

La investigación sobre DiDi es la última medida de las autoridades para endurecer la regulación en los últimos diez meses.

FOTO DE ARCHIVO: El cofundador y presidente ejecutivo de Alibaba Group, Jack Ma en Shanghai, China, el 17 de septiembre de 2018. REUTERS / Aly Song
FOTO DE ARCHIVO: El cofundador y presidente ejecutivo de Alibaba Group, Jack Ma en Shanghai, China, el 17 de septiembre de 2018. REUTERS / Aly Song

El pasado otoño boreal, Jack Ma brindó un discurso en Shanghái que sirvió de llamada de atención a las autoridades, según Liao. En el mismo, el empresario parecía criticar a los reguladores, poco antes de que la filial de tecnología financiera de la empresa, Ant, se dispusiera a cotizar en Hong Kong y Shanghái en noviembre. Días antes de la oferta de acciones, los reguladores chinos suspendieron abruptamente la oferta pública inicial, y posteriormente multaron a Alibaba con 2.800 millones de dólares en una investigación antimonopolio.

“El gobierno se dio cuenta de que las empresas de Internet, especialmente los gigantes, se estaban volviendo demasiado poderosas para cumplir con las regulaciones”, dijo Liao, según CNBC.

Tres días después de que China anunciara una investigación de ciberseguridad sobre DiDi, la misma agencia anunció otra sobre los negocios de Full Truck Alliance y Boss Zhipin (que se presentó bajo el nombre de “Kanzhun”), dos empresas chinas que salieron a bolsa en Estados Unidos en el último mes.

Xi Jinping y Jack Ma
Xi Jinping y Jack Ma

“La represión regulatoria no pretende reducir completamente la rentabilidad de estas grandes empresas”, dijo el lunes Timothy Moe, estratega jefe de renta variable en Asia-Pacífico de Goldman Sachs, en el programa “Street Signs Asia” de CNBC.

Riesgos para los inversores

Antes de la salida a bolsa de Full Truck Alliance, la empresa dio a conocer un historial de violaciones de privacidad de datos. Boss Zhipin señaló que podría enfrentarse a multas de hasta 10.000 yuanes (1.562 dólares) por cada alquiler de oficinas por no registrar los acuerdos como exige la legislación china.

Las tres empresas mencionadas también hablaron de la incertidumbre general sobre las acciones de las autoridades chinas, el creciente escrutinio contra las prácticas monopolísticas y las tensiones entre Estados Unidos y el país asiático.

El presidente de China, Xi Jinping. EFE/EPA/ROMAN PILIPEY/Archivo
El presidente de China, Xi Jinping. EFE/EPA/ROMAN PILIPEY/Archivo

Otro riesgo se debe a que los ejecutivos fundadores suelen mantener una gran participación de control en las empresas chinas que cotizan en Estados Unidos, según CNBC.

Aunque los analistas afirman que el entorno normativo de China ha permitido a las nuevas empresas experimentar y crecer rápidamente, la falta de aplicación de la normativa también atrajo a los especuladores y permitió prácticas empresariales que en el algunos casos se produjeron a expensas del ahorro de los consumidores o de la seguridad de las condiciones laborales.

Casos de fraude

En 2018, el documental estadounidense “The China Hustle” estimó que los fondos de pensiones y de jubilación perdieron al menos 14.000 millones de dólares en acciones chinas que resultaron ser fraudulentas.

FOTO DE ARCHIVO: Una mujer prepara un café en una tienda de café Luckin en Beijing, China, el 17 de julio de 2018. REUTERS / Jason Lee
FOTO DE ARCHIVO: Una mujer prepara un café en una tienda de café Luckin en Beijing, China, el 17 de julio de 2018. REUTERS / Jason Lee

El año pasado, la revelación de que un ejecutivo de Luckin Coffee vendió por un valor de unos 314 millones de dólares provocó la exclusión de la cotización de la acción. A finales de 2020, el colapso de Danke, una empresa china de alquiler de viviendas propiedad de Phoenix Tree Holdings, también provocó su exclusión de la Bolsa de Nueva York.

Las empresas chinas que cotizan en EE.UU. suelen utilizar una estructura de cotización que permite que las acciones existan en una zona gris entre EE.UU. y China, dijo Winston Ma, antiguo director general y jefe de América del Norte de China Investment Corporation (CIC), un fondo soberano, según CNBC.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR