Bomberos escapan de un incendio forestal en Australia


Un video registrado por la Brigada de Bomberos Rurales de Dunmore el 4 de enero en Shoalhaven, Nueva Gales del Sur, revela el impactante poder de destrucción de los incendios forestales que desde hace meses están causando estragos nunca antes vistos en Australia.

El equipo trataba de proteger una propiedad, pero, apenas unos pocos minutos después de arribar al lugar, debió huir para salvar las vidas de sus integrantes. Por un repentino cambio en el viento, las llamas que avanzaban en el bosque lindero se habían convertido en una marejada que se dirigía hacia allí.

En un minuto, una carretera que parecía tranquila quedó envuelta en una nube de hubo y fuego que, en otro minuto, ya había arrasado con todo. Ningún bombero podría haber sobrevivido de permanecer en ese sitio.

Esto demuestra lo que sucede en poco más de 3 minutos. El equipo continuó por otros 9 minutos en el terreno y se trajo un resultado positivo, con una tripulación completamente segura, un camión protegido y la propiedad salvada. Se le recuerda a la gente que debe respetar las advertencias. Este no es un lugar agradable para estar cuando un incendio impacta en cualquier momento, sin previo aviso”, escribió el Cuerpo de Bomberos Rurales de Dunmore en su página de Facebook.

Los incendios forestales no ceden en Australia. Autoridades de Canberra, la capital, declararon este viernes el primer estado de emergencia en casi dos décadas, a raíz de cómo las llamas arrasan esa región y amenazan a barrios periféricos.

El ministro jefe del Territorio de la Capital Australiana, Andrew Barr, dijo que la medida “es efectiva ahora y estará vigente mientras Canberra esté en riesgo”. Así, esta decisión constituye una preparación para las condiciones meteorológicas que se esperan para los próximos días, cuando los incendios podrían afectar los suburbios del sur de la ciudad.

La situación “puede volverse incontrolable”, advirtió Barr. “Un estado de emergencia es la señal más fuerte que podemos enviar a la comunidad local de que debe prepararse y preparar a sus familias”.

Es la primera vez que se declara un estado de emergencia en el Territorio de la Capital Australiana desde 2003, cuando los incendios destruyeron casi 500 viviendas. La principal amenaza proviene de un enorme incendio en el valle de Orroral, que ya ha convertido en cenizas alrededor de 18.000 hectáreas de matorrales en su mayoría remotos.

Las temperaturas alcanzaron el jueves los 40 grados centígrados en el estado de Australia del Sur, donde se emitieron advertencias del clima peligroso en varias áreas propensas a incendios forestales. Se espera que la ola de calor llegue a Melbourne y Canberra el viernes, y que partes de Sídney alcancen los 45 grados centígrados el fin de semana.

Las autoridades dicen que el calor abrasador, acompañado de vientos secos, traería severas condiciones de incendios forestales a partes de Nueva Gales del Sur y Victoria, dos estados donde aún hay más de 80 incendios. El clima extremo ha azotado partes de Australia en las últimas semanas, trayendo granizo gigante, inundaciones y deslizamientos de tierra.

Al menos 33 personas han muerto y vastas zonas del país han sido quemadas desde septiembre.

Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: