Andrzej Duda, presidente de Polonia (AFP)
Andrzej Duda, presidente de Polonia (AFP)

El presidente polaco Andrzej Duda pidió perdón este jueves a los judíos expulsados de su país durante la campaña antisemita de 1968.

"Perdonen, por favor, perdonen a la República, a los polacos, a la Polonia de entonces", declaró Duda dirigiéndose a los judíos forzados al exilio y a sus familias, subrayando que "la Polonia libre e independiente de hoy no es responsable".

La Polonia libre e independiente de hoy no es responsable (Duda)

El jefe de Estado pronunció este discurso en el campus de la Universidad de Varsovia con motivo del 50 aniversario de la revuelta estudiantil de marzo de 1968, a la que siguió una violenta campaña antisemita y el exilio de al menos 12.000 judíos polacos.

Duda recordó que los judíos polacos participaron en la lucha por la independencia del país hace un siglo y la defendieron en 1920 contra los rusos y en 1939 contra los alemanes.

Por su parte, el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, recordó que Polonia estaba bajo control soviético cuando en 1968 se produjo el éxodo de miles de judíos, que tuvieron que marcharse ante la ola de antisemitismo instigada por el Gobierno comunista, como respuesta a la crisis política que vivía el país.

"Los acontecimientos de marzo del 68 deben analizarse bajo la perspectiva de que Polonia no era un Estado independiente ni soberano, ya que dependía de la Unión Soviética", que se sirvió del antisemitismo para fragmentar la sociedad, dijo Morawiecki durante una conferencia en Varsovia.

Los acontecimientos de marzo del 68 deben analizarse bajo la perspectiva de que Polonia no era un Estado independiente ni soberano, ya que dependía de la Unión Soviética (Morawiecki)

El miércoles, el Parlamento polaco aprobó una resolución donde condenó la actuación de las autoridades comunistas en la campaña antisemita que llevó a decenas de miles de judíos a abandonar Polonia entre marzo de 1968 y 1970.

La mayoría de historiadores considera hoy que la ola de antisemitismo instigada por las autoridades comunistas fue una forma de distraer la atención de la opinión pública ante las primeras manifestaciones estudiantiles contra el régimen polaco, mientras en la vecina Checoslovaquia tenía lugar la Primavera de Praga.

Así, el Gobierno comunista de Polonia desató una campaña antisemita en la prensa, aunque oficialmente se usaba el término "sionista", que provocó la expulsión de los judíos del partido comunista polaco y de los últimos catedráticos y profesores judíos que en el país, entre ellos importante científicos e intelectuales como el sociólogo Zygmun Bauman y el filósofo Leszek Kolakowski.

Así dormían los judíos en los campos de concentración (Archivo)
Así dormían los judíos en los campos de concentración (Archivo)

Cuando en 1989 cayó el régimen comunista en Polonia, solo quedaban en el país algo menos de 10.000 judíos, muchos de los cuales ocultaban sus orígenes, una cifra ínfima si se tiene en cuenta que antes de la II Guerra Mundial eran el 10 % de la población total polaca: cerca de 3,3 millones.

El recuerdo de la campaña antisemita de 1968 se produce en plena polémica generada por la ley sobre el Holocausto aprobada recientemente por Varsovia, una norma que contempla penas de hasta tres años de cárcel por el uso del término "campos de concentración polacos" o por acusar al país de complicidad en ese genocidio.

Esta ley ha causado una crisis diplomática entre Polonia e Israel, que considera que la norma es una "vergonzosa falta de respeto a la verdad", y también ha motivado una advertencia por parte de Estados Unidos.

El Gobierno de Polonia anunció que en 2023 la capital polaca contará con un nuevo museo centrado en mostrar la historia del gueto de Varsovia durante la II Guerra Mundial.

(Con información de AFP y EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: