Una vista general de la plaza vacía de San Pedro, después de un decreto que ordena que toda Italia esté encerrada en una medida sin precedentes destinada a vencer al coronavirus, como se ve desde Roma, Italia, 10 de marzo de 2020. (REUTERS / Guglielmo Mangiapane)

Una vista general de la plaza vacía de San Pedro, después de un decreto que ordena que toda Italia esté encerrada en una medida sin precedentes destinada a vencer al coronavirus, como se ve desde Roma, Italia, 10 de marzo de 2020. (REUTERS / Guglielmo Mangiapane)

Italia despertó el martes con calles desiertas en medio de un confinamiento sin precedentes luego de que el gobierno extendió sus medidas de cuarentena a todo el país, en un intento por desacelerar el peor brote del coronavirus en Europa.

El Gran Canal en Venecia, Italia, 8 marzo 2020. (REUTERS/Manuel Silvestri)

El Gran Canal en Venecia, Italia, 8 marzo 2020. (REUTERS/Manuel Silvestri)

Las medidas, anunciadas en la noche del lunes por el primer ministro Giuseppe Conte, amplían los pasos ya tomados en la rica región de Lombardía en el norte y parte de las provincias vecinas, conteniendo estrictamente los desplazamientos y cerrando espacios públicos.

Plaza del Duomo en Milán, Italia, 10 marzo 2020. (REUTERS/Flavio Lo Scalzo)

Plaza del Duomo en Milán, Italia, 10 marzo 2020. (REUTERS/Flavio Lo Scalzo)

“El futuro de Italia está en nuestras manos. Que todos hagamos nuestra parte, renunciando a algo por nuestro bien colectivo”, dijo Conte en la red social Twitter, alentando a la gente a asumir responsabilidades.

Mujer con mascarilla en la Galería Vittorio Emanuele II, Milán, Italia, 10 marzo 2020. Normalmente es uno de los lugares más concurridos de la capital de Lombardía (REUTERS/Flavio Lo Scalzo)

Mujer con mascarilla en la Galería Vittorio Emanuele II, Milán, Italia, 10 marzo 2020. Normalmente es uno de los lugares más concurridos de la capital de Lombardía (REUTERS/Flavio Lo Scalzo)

La estación de tren de Torino Porta Susa, en Turín, el 10 de marzo de 2020. (REUTERS / Massimo Pinca)

La estación de tren de Torino Porta Susa, en Turín, el 10 de marzo de 2020. (REUTERS / Massimo Pinca)

Un oficial italiano de Carabinieri sostiene un cartel mientras revisa a los conductores en una ruta cerca de Milán después de un decreto que ordena que toda Italia esté en cuarentena (REUTERS / Flavio Lo Scalzo)

Un oficial italiano de Carabinieri sostiene un cartel mientras revisa a los conductores en una ruta cerca de Milán después de un decreto que ordena que toda Italia esté en cuarentena (REUTERS / Flavio Lo Scalzo)

Un restaurante cerrado en Via Partenope, en Nápoles, el 10 de marzo de 2020. (REUTERS / Ciro De Luca)

Un restaurante cerrado en Via Partenope, en Nápoles, el 10 de marzo de 2020. (REUTERS / Ciro De Luca)

Las personas recibieron la orden de desplazarse sólo por razones laborales, necesidades sanitarias o emergencias durante al menos las próximas tres semanas, debiendo permanecer en caso contrario en casa. Cualquiera que viaje tendrá que llenar un documento declarado los motivos y deberá llevarlo consigo.

Un trabajador de FIAT con un barbijo antes de ingresar a la fabrica de Mirafiori, en Turín (REUTERS/Massimo Pinca)

Un trabajador de FIAT con un barbijo antes de ingresar a la fabrica de Mirafiori, en Turín (REUTERS/Massimo Pinca)

Las calles de Catania, en Sicilia, tambíén estaban desiertas (REUTERS/Antonio Parrinello)

Las calles de Catania, en Sicilia, tambíén estaban desiertas (REUTERS/Antonio Parrinello)

La Plaza San Marcos, en Venecia, sin turistas (REUTERS/Manuel Silvestri)

La Plaza San Marcos, en Venecia, sin turistas (REUTERS/Manuel Silvestri)

Un restaurante cerrado en Piazza della Signoria, en Florencia (REUTERS / Jennifer Lorenzini)

Un restaurante cerrado en Piazza della Signoria, en Florencia (REUTERS / Jennifer Lorenzini)

Gino Verani, de 87 años, se sienta en una mesa en una plaza en San Fiorano, una de las 11 pequeñas ciudades del norte de Italia en la

Gino Verani, de 87 años, se sienta en una mesa en una plaza en San Fiorano, una de las 11 pequeñas ciudades del norte de Italia en la "zona roja" que ha estado en cuarentena desde febrero. (Marzio Toniolo / via REUTERS)

La vida dentro de una zona roja: un jubilado , sin máscara, camina en un día lluvioso en San Fiorano, una de las 11 pequeñas ciudades del norte de Italia que ha estado en cuarentena desde febrero. (Marzio Toniolo via REUTERS)

La vida dentro de una zona roja: un jubilado , sin máscara, camina en un día lluvioso en San Fiorano, una de las 11 pequeñas ciudades del norte de Italia que ha estado en cuarentena desde febrero. (Marzio Toniolo via REUTERS)

Las grandes reuniones y eventos al aire libre, incluidos los deportes, han sido prohibidos, mientras que los bares y restaurantes tendrán que cerrar a las 6 de la tarde hora local. Las escuelas y universidades permanecerán cerradas hasta el 3 de abril.

Una señal de alto en una carretera bloqueada en San Fiorano, en el día 17 de cuarentena en una de las 11 pequeñas ciudades del norte de Italia que ha estado cerrada desde febrero, en esta foto tomada por el maestro de escuela Marzio Toniolo, 8 de marzo de 2020. (Marzio Toniolo via Reuters)

Una señal de alto en una carretera bloqueada en San Fiorano, en el día 17 de cuarentena en una de las 11 pequeñas ciudades del norte de Italia que ha estado cerrada desde febrero, en esta foto tomada por el maestro de escuela Marzio Toniolo, 8 de marzo de 2020. (Marzio Toniolo via Reuters)

"Toda Italia está cerrada ahora", fue el titular del periódico Corriere della Sera.

Los policías militares de Carabinieri hablan con una mujer que lleva una máscara protectora en el puesto de control en San Fiorano, el día 17 de cuarentena en una de las 11 pequeñas ciudades del norte de Italia que ha estado puesta en cuarentena desde febrero. (Marzio Toniolo via REUTERS)

Los policías militares de Carabinieri hablan con una mujer que lleva una máscara protectora en el puesto de control en San Fiorano, el día 17 de cuarentena en una de las 11 pequeñas ciudades del norte de Italia que ha estado puesta en cuarentena desde febrero. (Marzio Toniolo via REUTERS)

Al amanecer, las calles de Roma estaban mucho más tranquilas que lo normal, con autos circulando libremente bajo un cielo azul claro en el centro, normalmente obstruido por el tráfico, un reflejo de la atmósfera en la capital financiera de Milán, que ya estaba bajo controles más estrictos.

Un perro pasa frente a un restaurante vacío en el área de Trastevere, después de un decreto que ordena que toda Italia esté encerrada en una represión sin precedentes destinada a vencer al coronavirus, en Roma, Italia, el 10 de marzo de 2020. (REUTERS / Guglielmo Mangiapane)

Un perro pasa frente a un restaurante vacío en el área de Trastevere, después de un decreto que ordena que toda Italia esté encerrada en una represión sin precedentes destinada a vencer al coronavirus, en Roma, Italia, el 10 de marzo de 2020. (REUTERS / Guglielmo Mangiapane)

Los viajeros de Roma podían encontrar fácilmente asientos en el sistema subterráneo, generalmente repleto durante las horas punta de la mañana. El uso de máscaras en las calles de la capital era más común que antes.

Una mujer espera ser atendida detrás de líneas amarillas que marcan la distancia que los clientes deben mantener entre ellos dentro de una tienda de comestibles en el área de Trastevere, en Roma (REUTERS / Guglielmo Mangiapane)

Una mujer espera ser atendida detrás de líneas amarillas que marcan la distancia que los clientes deben mantener entre ellos dentro de una tienda de comestibles en el área de Trastevere, en Roma (REUTERS / Guglielmo Mangiapane)

Poco después de que se anunciaran las medidas, los compradores en Roma se apresuraron a los supermercados nocturnos para abastecerse de alimentos y artículos de primera necesidad, lo que llevó al gobierno a declarar que los suministros estarían garantizados e instar a las personas a no hacer compras de pánico.

Las colas en un supermercado en Turín (REUTERS/Massimo Pinca)

Las colas en un supermercado en Turín (REUTERS/Massimo Pinca)

Silvia usa una máscara protectora mientras espera a los clientes en un quiosco en San Fiorano, una de las ciudades en cuarentena en el norte de Italia debido al brote de coronavirus. (Marzio Toniolo via REUTERS)

Silvia usa una máscara protectora mientras espera a los clientes en un quiosco en San Fiorano, una de las ciudades en cuarentena en el norte de Italia debido al brote de coronavirus. (Marzio Toniolo via REUTERS)

Las tiendas pueden permanecer abiertas siempre que los clientes mantengan una distancia mínima de un metro entre ellos.

Chiara Zuddas y su hija de dos años, Bianca Toniolo, sentadas en el balcón de su casa en San Fiorano, en esta foto tomada por el padre de Bianca y el esposo de Chiara, el maestro de escuela Marzio Toniolo en San Fiorano, Italia, 28 de febrero de 2020. (Marzio Toniolo vía REUTERS)

Chiara Zuddas y su hija de dos años, Bianca Toniolo, sentadas en el balcón de su casa en San Fiorano, en esta foto tomada por el padre de Bianca y el esposo de Chiara, el maestro de escuela Marzio Toniolo en San Fiorano, Italia, 28 de febrero de 2020. (Marzio Toniolo vía REUTERS)

Las medidas se conocieron después de que los últimos datos mostraran que el brote de coronavirus seguía aumentando, con 9.172 casos positivos registrados hasta el lunes y 463 muertes, el segundo nivel más alto del mundo después de China.

Un grupo de hombres juega a las cartas con barbijos en San Fiorano, en el norte de Italia (Marzio Toniolo via REUTERS)

Un grupo de hombres juega a las cartas con barbijos en San Fiorano, en el norte de Italia (Marzio Toniolo via REUTERS)

(Con información de Reuters)