“En prisión, estás suspendido entre la vida y la muerte. Son periodos apocalípticos. Tienes la impresión de estar en una pesadilla”, afirma Albukai

“En prisión, estás suspendido entre la vida y la muerte. Son periodos apocalípticos. Tienes la impresión de estar en una pesadilla”, afirma Albukai

Cuerpos escuálidos, desfigurados por los golpes, miradas ojerosas, manos escondiendo los genitales… Colgados en las paredes de su departamento, estremecedores dibujos con tinta china muestran los abusos que este ex profesor de arte de 49 años vio y vivió.

Él y su esposa se unieron en el 2011 a las manifestaciones pacíficas, reprimidas con mano de hierro por las fuerzas leales al presidente Bashar al Asad

Él y su esposa se unieron en el 2011 a las manifestaciones pacíficas, reprimidas con mano de hierro por las fuerzas leales al presidente Bashar al Asad

En 2012, Albukai fue detenido y encerrado en una prisión cerca de Damasco, manejada por los servicios de inteligencia sirios

En 2012, Albukai fue detenido y encerrado en una prisión cerca de Damasco, manejada por los servicios de inteligencia sirios

"Interrogaban a varias personas al mismo tiempo. Te interrogaban mientras que torturaban a otros junto a ti", relata. Las docenas de dibujos expuestos en su apartamento en las afueras de París muestran todo el horror de los abusos.

“Te ponían una silla aquí, bajo el brazo”, explica, señalando con el dedo un croquis aterrador en la que un hombre está siendo torturado. “Después se apoyaban en la silla, para que se levante, haciendo que el cuerpo del prisionero se torciera por completo”. “Si tenías suerte, vivías unas semanas”

“Te ponían una silla aquí, bajo el brazo”, explica, señalando con el dedo un croquis aterrador en la que un hombre está siendo torturado. “Después se apoyaban en la silla, para que se levante, haciendo que el cuerpo del prisionero se torciera por completo”. “Si tenías suerte, vivías unas semanas”

Entre las palizas, Najah pasaba la mayoría de su tiempo en una celda de cinco metros por tres en las que se agolpan decenas de de prisioneros. Sus cuerpos heridos se frotaban entre si, pasándose varias enfermedades

Entre las palizas, Najah pasaba la mayoría de su tiempo en una celda de cinco metros por tres en las que se agolpan decenas de de prisioneros. Sus cuerpos heridos se frotaban entre si, pasándose varias enfermedades

Después de un mes de encierro su esposa logró liberarlo, pagando a un juez para que abandonara los cargos en su contra. Pero fue recapturado a finales de 2014 cuando intentó cruzar clandestinamente la frontera con Líbano.

Fue enviado de vuelta a la misma prisión, el centro 227, en donde se apilaban cuerpos de prisioneros torturados, algunos de los cuales no tenían más de 10 años

Fue enviado de vuelta a la misma prisión, el centro 227, en donde se apilaban cuerpos de prisioneros torturados, algunos de los cuales no tenían más de 10 años

El centro 227 servía también de morgue temporal para los prisioneros de otros centros de tortura. Los detenidos, como Albukai, tenían que descargar los cuerpos mutilados que llegaban en camiones

El centro 227 servía también de morgue temporal para los prisioneros de otros centros de tortura. Los detenidos, como Albukai, tenían que descargar los cuerpos mutilados que llegaban en camiones

“Esto es en las mañana, cuando transportábamos los cadáveres”, cuenta, mostrando otro dibujo. “A menudo el olor de los prisioneros muertos desde hace dos días era nauseabundo. Algunos tenían rastros de tortura y la mayoría estaban esqueléticos”

“Esto es en las mañana, cuando transportábamos los cadáveres”, cuenta, mostrando otro dibujo. “A menudo el olor de los prisioneros muertos desde hace dos días era nauseabundo. Algunos tenían rastros de tortura y la mayoría estaban esqueléticos”

En un informe publicado en 2016, Amnistía Internacional estimó que 17.723 personas murieron en cárceles sirias entre marzo 2011 y diciembre 2015

En un informe publicado en 2016, Amnistía Internacional estimó que 17.723 personas murieron en cárceles sirias entre marzo 2011 y diciembre 2015

Albukai está convencido de que sin su esposa, Abir, no habría sobrevivido. Esta profesora de francés, que tenía un sueldo de 80 dólares por mes, vendió su auto y pidió ayuda a familia que vivía en el extranjero para reunir los 20.000 dólares que le pedían para liberar a su marido. En octubre 2015 la pareja, junto a su hija adolescente, lograron llegar a Líbano. La familia pidió asilo en Francia, en donde Albukai está buscando trabajo y una casa de edición para publicar sus dibujos.

"Quizás perdimos y la revolución fracasó", admite. Pero "seguir dibujando es no querer ceder, es no querer entregar las armas". "Tengo la impresión de que si ahora me pongo a dibujar flores o paisajes significaría que entregué las armas".

(Con información y fotos de AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: