El crudo invierno dura hasta 9 meses y en ellos las temperaturas promedios se mantienen en los -60 ªC

El crudo invierno dura hasta 9 meses y en ellos las temperaturas promedios se mantienen en los -60 ªC

Oymyakon es una ciudad rusa ubicada a 7.000 kilómetros de Moscú, en la república de Yakutsk. En ella viven 2.300 personas que resisten los fríos más extremos.

Poco más de dos mil habitantes insisten en vivir en un pueblo que se encuentra a 7 mil kilómetros de la capital de la nación rusa

Poco más de dos mil habitantes insisten en vivir en un pueblo que se encuentra a 7 mil kilómetros de la capital de la nación rusa

Durante los largos nueve meses que dura el invierno, es muy frecuente que el tiempo se mantenga alrededor de los 60 grados bajo cero, por lo que muchos lo consideran el pueblo más frío del planeta, pues en 1926 se registró un récord histórico de -71,2 ºC.

La ciudad de Oymyakon sobrevive gracias a sus recursos locales y en especial a la ganadería, la caza y la pesca

La ciudad de Oymyakon sobrevive gracias a sus recursos locales y en especial a la ganadería, la caza y la pesca

Para pescar es necesario hacer un pozo hasta llegar al agua del río, que corre a gran velocidad y gracias a ello mantiene su estado líquido. Los peces, al ser retirados del agua se congelan en apenas veinte segundos.

Las vacas sólo dan leche entre los meses de junio a octubre, el resto del tiempo el frío impide el ordeñe por lo que sus ubres deben ser cubiertas con fundas de cuero para que no se dañen.

Los vehículos necesitan cristales dobles para impedir el ingreso del aire helado y los motores deben estar en marcha de lo contrario el combustible se congela instantáneamente

Los vehículos necesitan cristales dobles para impedir el ingreso del aire helado y los motores deben estar en marcha de lo contrario el combustible se congela instantáneamente

Un fotógrafo neozelandés viajó durante dos días desde Yakutsk, la capital de la República de Sajá hasta Oymyakon, para capturar las condiciones climáticas a las que se enfrenta su escasa población. El artista recuerda los momentos más duros en los que su cámara quedaba congelada segundos después de sacarla.

Un perro mantiene la guardia en alto a pesar de que las bajas temperaturas casi lo congelan

Un perro mantiene la guardia en alto a pesar de que las bajas temperaturas casi lo congelan

En un valle rodeado de enormes montañas que detienen el viento por completo se encuentra Oymyakon, ello hace que las bajas temperaturas resulten relativamente soportables y que en el breve verano se alcance hasta 35 grados de calor.

Los comerciantes venden carne y pescados casi congelados en el mercado del pueblo

Los comerciantes venden carne y pescados casi congelados en el mercado del pueblo

A pesar de las rigurosas condiciones climáticas, allí viven muchas de las personas más longevas del país. Un buen número supera el centenar de años. Mientras que la mortalidad infantil resulta alarmante pues muchas mujeres dan a luz hasta 18 hijos, ya que muy pocos llegan a la edad adulta.

Las construcciones son muy sencillas, por lo general cabañas de madera muy bien aisladas del frío exterior

Las construcciones son muy sencillas, por lo general cabañas de madera muy bien aisladas del frío exterior

En las cabañas suelen apilarse a la entrada los bloques de leña para las estufas, también se colocan bloques de hielo que se utilizan en lugar del agua corriente, pues las cañerías reventarían con el agua helada. Ello impide que se instalen baños dentro de las casas, por lo que se recurre a letrinas exteriores. El ingreso al hogar se efectúa a través de una antecámara en la que se guardan los alimentos que desean conservarse congelados.

“El camino de los huesos” es la única ruta para salir y entrar al poblado de Yakutsk

“El camino de los huesos” es la única ruta para salir y entrar al poblado de Yakutsk

Los habitantes se cubren de pies a cabeza con varias capas de abrigos hechos con pieles de reno y otros animales que proveen lanas de gran calidad.

Una mujer de Oymyakon entrando a la catedral Preobrazhensky

Una mujer de Oymyakon entrando a la catedral Preobrazhensky