La reina Isabel lució una tiara en lugar de la corona imperial durante su discurso de apertura del Parlamento (AFP)
La reina Isabel lució una tiara en lugar de la corona imperial durante su discurso de apertura del Parlamento (AFP)

En una majestuosa ceremonia la reina de Inglaterra pronunció este lunes el discurso de Apertura Estatal del Parlamento en Londres, Reino Unido. La prioridad del Gobierno británico es abandonar la Unión Europea el 31 de octubre, dijo Isabel II, al exponer el programa del primer ministro Boris Johnson para un país profundamente dividido por el Brexit.

La reina estuvo acompañada por su hijo el príncipe Carlos y su esposa Camilla, la duquesa de Cornualles, en el carruaje que la llevó Buckingham hasta el Palacio de Westminster, ya que su esposo, Felipe de Edimburgo, se retiró de sus funciones públicas en agosto de 2017.

Isabel II no usó su corona imperial durante el Estado de Apertura del Parlamento hoy en una ruptura con la tradición. La monarca llevaba su atuendo para este día especial pero no la corona. En cambio, utilizó la diadema más ligera de George IV, que data de 1821.

La tiara se ha transmitido de monarca a monarca desde la coronación de George IV en 1821 y se usa solo para ocasiones oficiales, como esta apertura estatal del Parlamento. Cuenta con cuatro cruces que se alternan con ramos de flores que representan diferentes partes del Reino Unido. Cuenta con 1.333 diamantes, aunque la reina Alexandra la redujo en 1902, al quitarle 11 diamantes para adaptarse a su cabeza, más pequeña.

La reina Isabel junto a su hijo Carlos de Inglaterra. Felipe de Edimburgo, fue el gran ausente, retirado de la vida institucional de 2017 (Reuters)
La reina Isabel junto a su hijo Carlos de Inglaterra. Felipe de Edimburgo, fue el gran ausente, retirado de la vida institucional de 2017 (Reuters)

El excesivo peso sobre la cabeza de la reina de 93 años habría sido el motivo de la decisión. Llevar la corona imperial supone todo un riesgo, tanto por la incomodidad mencionada como por las valiosas piezas que la componen. Se cree, entonces, que es inconveniente que la monarca la use. En cambio, la corona fue llevada y colocada en una mesa junto a ella.

El enorme peso de esta histórica joya ha hecho que la monarca haya preferido dejarla en una mesa a lucirla sobre su cabeza (AP)
El enorme peso de esta histórica joya ha hecho que la monarca haya preferido dejarla en una mesa a lucirla sobre su cabeza (AP)
La corona imperial es uno de los símbolos de la monarquía británica y la joya más importante del tesoro que conserva la familia real (AFP)
La corona imperial es uno de los símbolos de la monarquía británica y la joya más importante del tesoro que conserva la familia real (AFP)
Realizada en oro y platino para la coronación de la reina Victoria en 1838 tiene 2.868 diamantes, 273 perlas, 17 zafiros, 11 esmeraldas y 5 rubíes, una altura de 31,50 centímetros y casi dos kilos de peso (AFP)
Realizada en oro y platino para la coronación de la reina Victoria en 1838 tiene 2.868 diamantes, 273 perlas, 17 zafiros, 11 esmeraldas y 5 rubíes, una altura de 31,50 centímetros y casi dos kilos de peso (AFP)
La reina Isabel compartió el carruaje con el príncipe Carlos y la duquesa de Cornualles (AFP)
La reina Isabel compartió el carruaje con el príncipe Carlos y la duquesa de Cornualles (AFP)
La reina Isabel y el príncipe Carlos, en la apertura del Parlamento. (Reuters)
La reina Isabel y el príncipe Carlos, en la apertura del Parlamento. (Reuters)

Solo en casos especiales utiliza la reina la gran corona imperial, la joya más importante del tesoro que conserva la familia real inglesa. Realizada en oro y platino para la coronación de la reina Victoria en 1838 tiene 2.868 diamantes, 273 perlas, 17 zafiros, 11 esmeraldas y 5 rubíes, una altura de 31,50 centímetros y casi dos kilos de peso. Un objeto de gran valor histórico que se ha llegado a tasar en 300 millones de dólares.

Isabel II la llevó por primera vez el día de su coronación cuando salió a saludar a los ingleses desde el Palacio de Buckingham el 2 de junio de 1953. Tenía 25 años.

La monarca solo ha dejado de usarla en dos ocasiones para asistir a la apertura del Parlamento británico. Este lunes fue la tercera vez.

La convulsionada situación política por la que atraviesa el país, con un Parlamento suspendido desde hace casi un mes a petición de Boris Johnson, modificó una tradición de varios siglos que en los últimos tiempos ya ha sufrido excepciones.

La reina Isabel II en la apertura del Parlamento en mayo de 2016
La reina Isabel II en la apertura del Parlamento en mayo de 2016
La reina Isabel usó la corona imperial en 2016
La reina Isabel usó la corona imperial en 2016

El año pasado no hubo discurso -ni corona- porque Theresa May pidió un curso parlamentario más largo para negociar la salida del Reino Unido de la Unión Europea. En cambio, la corona fue llevada como un símbolo de la autoridad de la reina, como sucedió este año y también en 2017.

La reina Isabel II con el príncipe Carlos en la apertura parlamentaria en 2017
La reina Isabel II con el príncipe Carlos en la apertura parlamentaria en 2017

En 2017, la reina presidió la apertura parlamentaria vestida de día y entró en la Cámara de los Lores detrás de una escoltada corona imperial que no llegó a ponerse. No sucedía desde 1974: las dos veces que se ausentó de la ceremonia fue por los embarazos de los príncipes Andrés y Eduardo,

La reina Isabel estaba en ‘vestida de día’ esa vez porque fue un discurso corto debido a las elecciones generales anticipadas.

El primer ministro británico, Boris Johnson, y el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, estuvieron presentes (Reuters)
El primer ministro británico, Boris Johnson, y el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, estuvieron presentes (Reuters)

El discurso, que establece la agenda legislativa del Gobierno, fue escrito previamente por el primer ministro, Boris Jonhson, y el resto de miembros del Gobierno.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: