Are Rojas se desnudó ante una gasolinera esta semana. Foto: Instagram
Are Rojas se desnudó ante una gasolinera esta semana. Foto: Instagram

Esta semana, una joven de 27 años se volvió noticia por haber publicado unas fotografías en las que se muestra completamente desnuda mientras se encuentra formada en una gasolinera esperando su turno para comprar combustible.

Las imágenes se viralizaron en tan sólo unas horas, causando polémica entre la sociedad mexicana. Muchos se han preguntado los motivos que orillaron a esta mujer a desnudarse en público, "¿necesidad de atención? ¿deseo de fama?", en entrevista para Infobae México ella respondió estas y otras interrogantes.

Are Rojas lleva 7 años trabajando como modelo erótica y educadora sexual. Llegó ahí por casualidad; su mejor amiga, Mónica Morales, estaba estudiando fotografía y le pidió que fuera su modelo para un trabajo de desnudo.

"En ese momento tenía muchas inseguridades sobre mi cuerpo; por mi talla, las estrías, celulitis, y el hecho de que soy madre soltera. Cuando hice las fotografías me enfrenté a todos mis miedos y me sentí libre"; contó la joven.

Los motivos de Are

Mientras la fotografía la ayudó a aceptarse, la respuesta de su comunidad no fue la esperada por Are; amigos y conocidos la criticaron, la catalogaron de "puta", la juzgaron por desnudarse aún teniendo un hijo.

"Descubrí que vivimos en una sociedad en la que señalamos a toda mujer que quiere ejercer su sexualidad con libertad. Es una sociedad que juzga a la víctima; donde si eres violada y vas a presentar una denuncia te preguntan como ibas vestida".

Rojas decidió dedicarse al oficio que hasta hoy ejerce a manera de protesta social. "Estoy alzando la voz por todas las mujeres que viven reprimidas, golpeadas, violadas, por las que ya fueron asesinadas sin que nadie haga algo debido a su normalización", aseguró.

La polémica foto

Respecto a la foto que se tomó en la gasolinera, explica que quiso expresar su libertad como mujer, rompiendo estereotipos y suprimiendo la falsa moral con la que fue educada.

De acuerdo con ella, lo más importante es la educación sexual. Y eso es lo que le inculca a su hijo de 8 años. "Él conoce lo que hago; a los 3 años vio mis primeras fotografías desnuda. Me preguntó por qué estaba así; en ese momento yo tenía dos opciones, mentirle o explicarle las cosas. Entonces le dije que yo hacia ese tipo de fotos, que a eso me dedicaba, y le expliqué que el desnudo era algo natural".

Desde ese entonces el hijo de Are tiene conocimiento de las fotografía que realiza su madre, incluyendo éstas últimas que se viralizaron en redes sociales. También sus padres conocen y apoyan su causa; aunque no siempre fue así.

"Mis padres al principio no aprobaban lo que hago. Fue hasta hace tres años, que me invitaron a un programa de televisión en el que proyectaron un corto en el que participe, cuyo tema era el acoso a la mujer y los prejuicios que hay en torno a la sexualidad, que mis padres aceptaron lo que hacía. Ahí eduqué a mis padres", aseguró.

Su profesión la ha confrontado con muchas personas. Constantemente es señalada por otras mujeres, quienes la catalogan de prostituta y le dicen que merece ser violada o asesinada por salir así a la calle.

"Lo más triste es ver que los comentarios que recibo son de mujeres que piensan que las estoy denigrando. Nosotras somos quienes educamos a los hombres, y muchas conductas machistas las reproducimos nosotras. Debemos dejar de inculcar ese pensamiento en el que un hombre puede hacer lo que quiera mientras una mujer debe reprimirse y esconderse".

Orgullo y prejuicio

El deseo de Rojas es dejar de vivir en un país en el que se justifique la violencia de género. En el que una mujer pueda salir sin temor a la calle sin importar el atuendo que lleve. La sociedad mexicana debe normalizar la desnudez, pues hemos sido nosotros mismos quienes la hemos convertido en un tema tabú. Ello ha generado la perversión de las personas y ha dotado de herramientas a los agresores sexuales.

"El desnudo me convirtió en noticia viral en menos de 24 horas, pero en México durante las mismas horas, 8 personas desaparecen, se reportan 99 casos de abuso sexual y 79 asesinatos. Esas son las noticias que deberían de importar, pero lo hemos normalizado", concluyó.