Parrington reconoció que las diversas capas de nieve que encontró a su paso frenaron su caída libre, lo que posiblemente le salvó la vida, por lo que se tomó una selfie cuando estuvo a salvo. (Foto: Graham Parrington)
Parrington reconoció que las diversas capas de nieve que encontró a su paso frenaron su caída libre, lo que posiblemente le salvó la vida, por lo que se tomó una selfie cuando estuvo a salvo. (Foto: Graham Parrington)

Graham Parrington sobrevivió a una caída de una altura de 30 pies (aproximadamente nueve metros). El experimentado escalador se desplomó por una grieta formada entre un glaciar y el Monte Rainier, la montaña más alta de Washington, en Estados Unidos.

Fue en agosto cuando Graham Parrington y sus compañeros alpinistas, Christopher Poulos y Reid Ammann, subieron al Monte Rainier, clasificado también por el Servicio de Parques Nacionales como el "pico más glaciado en los Estados Unidos contiguos".

Los escaladores llegaron con éxito a la cima del volcán activo de una altura de 14,410 pies, pero el descenso hacia su campamento se complicó cuando el glaciar se rompió a los pies de Parrington, quien cayó por una grieta que se formó entre el hielo y la roca de la montaña.

El rescate de Parrington tardó alrededor de 40 minutos. Tuvo que esperar a que otro equipo de alpinistas ayudara a sus compañeros y después subir por la grieta. (Foto: Graham Parrington)
El rescate de Parrington tardó alrededor de 40 minutos. Tuvo que esperar a que otro equipo de alpinistas ayudara a sus compañeros y después subir por la grieta. (Foto: Graham Parrington)

"Íbamos de regreso, habíamos pasado las partes más peligrosas y podíamos ver nuestras tiendas de campaña. Y de repente desaparecí en una grieta", declaró Graham en entrevista con Komo News, filial de CNN.

"Caí en una grieta que no podíamos ver, y rompí algunas capas de nieve que se derretían, y luego lo siguiente que sabes es que estoy colgado en una grieta. Colgando de una cuerda, sí, a 30 pies de profundidad", señaló el alpinista.

Parrington reconoció que las diversas capas de nieve que encontró a su paso frenaron su caída libre, lo que posiblemente le salvó la vida.

(Foto: Graham Parrington)
(Foto: Graham Parrington)

"Estaba muy feliz una vez que me di cuenta de que estaba ileso y no muerto", mencionó el escalador que además se tomó una selfie al llegar al fondo de la grieta de 30 pies para celebrar que sobrevivió al estrepitoso y aterrador momento.

"Es como estar en una ducha de hielo allá abajo. El glaciar se está derritiendo sobre ti", señaló el hombre que sobrevivió a la caída.

El rescate de Parrington tardó alrededor de 40 minutos. Tuvo que esperar a que otro equipo de alpinistas ayudara a sus compañeros y después subir por la grieta.

“Es como estar en una ducha de hielo allá abajo. El glaciar se está derritiendo sobre ti”, señaló el hombre que sobrevivió a la caída. (Foto: Graham Parrington)
“Es como estar en una ducha de hielo allá abajo. El glaciar se está derritiendo sobre ti”, señaló el hombre que sobrevivió a la caída. (Foto: Graham Parrington)

El alpinista se puso una chaqueta impermeable y unos guantes para soportar las intensas temperaturas al fondo de la grieta en la que escaseaba la luz y en la que sólo pudo ver un oscuro sumidero del que jamás percibió el fondo.

La ayuda tardó entre 15 y 20 minutos a cargo de otro grupo de mujeres que también descendían del Monte Rainier, quienes facilitaron las cosas para que Christopher Poulos y Reid Ammann ayudarán a salir a Graham Parrington.

Los equipos de alpinistas fijaron la cuerda para facilitar la salida del escalador que se valió de su experiencia para liberarse: "Una vez que estuve bien, supe lo que tenía que hacer porque me había repelido a una grieta antes para entrenar. Y había practicado todas las cosas muchas veces antes, y sabía exactamente lo que tenía que hacer. Entonces para mí fue simplemente feliz de estar vivo y ahora solo necesito ejecutar el plan".

“Íbamos de regreso, habíamos pasado las partes más peligrosas y podíamos ver nuestras tiendas de campaña. Y de repente desaparecí en una grieta”, declaró Graham en entrevista. (Foto: captura de pantalla de Komo News)
“Íbamos de regreso, habíamos pasado las partes más peligrosas y podíamos ver nuestras tiendas de campaña. Y de repente desaparecí en una grieta”, declaró Graham en entrevista. (Foto: captura de pantalla de Komo News)

"Configuré mi sistema, tenía bucles alrededor de mis pies, y sujeté mi mochila debajo de mí en la cuerda para tensarla, y comencé a avanzar lentamente por la cuerda", detalló su forma de salir de la grieta.

"Cuando llegué a la cima, nunca había estado tan feliz de ser cegado por la luz del sol", agregó Parrington.

Graham Parrington explicó que esta experiencia le ayudó a él y a sus compañeros a replantearse las subidas a los glaciares y montañas.

"No creo que ninguno de nosotros tenga prisa por regresar a un glaciar. Todos queremos minimizar la dependencia de la suerte la próxima vez que subamos", sentenció el hombre que sobrevivió a una caída de nueve metros.