EEUU calificó como "inaceptable" la nueva reducción de los compromisos nucleares de Irán

Mike Pompeo, secretario de Estado de EEUU
Mike Pompeo, secretario de Estado de EEUU

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, dijo este viernes que la reciente reducción de Irán de sus compromisos adquiridos en el acuerdo nuclear de 2015, hecha en represalia a las sanciones de Washington, es "inaceptable".

"Ayer anunciaron que continuarán investigando y desarrollando sus sistemas de armas nucleares. Esas cosas son inaceptables", dijo Pompeo a la estación de radio KCMO de Kansas City.

Irán comenzó en mayo a reducir gradualmente las obligaciones a las que se comprometió bajo el acuerdo internacional de 2015 -alcanzado para evitar que desarrolle una bomba atómica– en respuesta a la retirada de Estados Unidos de ese pacto, decidida por el presidente Donald Trump, quien lo considera laxo e insuficiente.

El presidente iraní, Hasan Rohani, anunció el miércoles su intención de levantar todos los límites en la investigación y el desarrollo del sector nuclear. La organización de energía atómica del país dará detalles de estas nuevas medidas el sábado, en una conferencia de prensa.

Hasa Rohani anunció una nueva violación al pacto nuclear
Hasa Rohani anunció una nueva violación al pacto nuclear

Irán ha estado negociando con las potencias europeas, que esperan salvar el acuerdo a pesar de la restauración de sanciones por parte de Estados Unidos. A pesar de su postura agresiva, Trump ha dicho que está dispuesto a hablar con Irán. "Durante meses, el presidente Trump ha dicho que estaría feliz de reunirse con los líderes iraníes sin condiciones previas. Pero tenemos claro que el resultado que buscamos de esas conversaciones también es inequívoco", dijo Pompeo.

En los últimos meses pasados Teherán primero superó su stock permitido de 300 kilogramos de uranio enriquecido, y luego comenzó a enriquecer a valores por encima del 3,67% de uranio-235.

Tras años de negociaciones y tensas escaladas, en el 2015 Irán firmó un acuerdo nuclear (el denominado JCPOA, por sus siglas en inglés) con Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia, China y Rusia. Entró en vigor en 2016.

El pacto impone una serie de límites al programa nuclear persa para asegurar un uso exclusivamente civil y evitar el acceso a una bomba atómica. Además, establece un sistema de control y monitoreo del complejo nuclear iraní a cargo del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA). A cambio, Irán se beneficiaba del levantamiento de las sanciones internacionales que presionaron a su economía durante buena parte de la década del 2000 y 2010.

Sin embargo, en el 2018 el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció el retiro de su país del acuerdo firmado por su predecesor, Barack Obama, argumentando que el pacto había sido demasiado beneficioso para Teherán y que no había incluido limitaciones a la política exterior persa en Medio Oriente, donde apoya a diferentes gobiernos y milicias chiitas.

Poco después Estados Unidos restableció las sanciones económicas contra Irán, las más potentes del paquete internacional de medidas coercitivas, lo que ha vuelto a generar una enorme presión sobre el país.

Aunque el pacto sigue vigente entre Irán y Reino Unido, Francia, Alemania, China y Rusia, Teherán argumenta que tras la salida de Estados Unidos ha quedado obsoleto y amenaza con retirarse también y volver a dar rienda suelta a su programa nuclear, salvo que los restantes firmantes, especialmente los europeos, consigan aliviar la presión económica de las sanciones.

Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: