HUffman se presentó en el tribunal de Boston (REUTERS)
HUffman se presentó en el tribunal de Boston (REUTERS)

Felicity Huffman se hizo famosa por su trabajo en Desperate Housewives, pero desde hace un par de meses un escándalo de soborno persigue a la actriz y el nuevo capítulo en su drama llegó este lunes, cuando se declaró culpable ante un tribunal federal de Boston. 

Durante su presencia en la corte, Huffman rompió en llanto y aceptó haber participado en una estafa para facilitar -mediante sobornos- la admisión de su hija en una universidad de prestigio en Estados Unidos.

Aunque a su llegada a la Corte se mostró segura e ignoró a reporteros y fotógrafos, ya dentro del tribunal explicó entre lágrimas al juez que su hija no sabía nada de la estafa para inflar los resultados de sus exámenes.

Huffman podría pasar algunos meses en prisión
Huffman podría pasar algunos meses en prisión

Huffman ya había admitido a principios de abril que pagó USD 15.000 a una supuesta organización benéfica que en realidad servía para blanquear el soborno para alterar los resultados de los exámenes de admisión.

La Fiscalía pidió al juez una sentencia de cuatro meses de prisión para Huffman, así como una multa de USD 20.000, además de un año en libertad condicional y la firma de un acuerdo de culpabilidad.

El delito de conspiración que enfrenta puede llevar una pena de hasta 20 años en la cárcel.

"Quiero disculparme con los estudiantes que trabajan arduamente todos los días para ingresar a la universidad y con sus padres que hacen enormes sacrificios para apoyar a sus hijos y hacerlo con honestidad", dijo Huffman el pasado abril, cuando admitió haber participado en la estafa.

Huffman admitió en marzo haber pagado USD 15.000 para facilitar el acceso de su hija a la universidad
Huffman admitió en marzo haber pagado USD 15.000 para facilitar el acceso de su hija a la universidad

La actriz, nominada al Oscar en 2005 por la película Transamerica, no es la única señalada en este caso. La Fiscalía también acusó a otras 50 personas involucradas en la red de sobornos, que incluye a entrenadores deportivos y supervisores de exámenes y en la que se habrían pagado unos USD 25 millones.

La actriz Lori Loughlin fue otra de las implicadas en la red de sobornos en la que participaron 30 acaudalados padres y madres que deseaban que sus hijos ingresaran a instituciones como Yale o Georgetown. Ella no estuvo en la lista de personas que se declararon culpables.

"Me avergüenzo del dolor que le he causado a mi hija, a mi familia, a mis amigos, a mis colegas y a la comunidad educativa", dijo Huffman en su comunicado del pasado abril. "Mi hija no sabía absolutamente nada de mis acciones, y en mi manera equivocada la he traicionado", añadió la actriz.