Vladimir Putin y Donald Trump (Reuters)
Vladimir Putin y Donald Trump (Reuters)

El Departamento de Justicia de Estados Unidos imputó este viernes a una rusa por acusaciones de interferencia con las elecciones legislativas del próximo 6 de noviembre en Estados Unidos. Se trata de la primera imputación por estos cargos, a apenas dos semanas de los comicios.

"Los cargos de hoy afirman que la ciudadana rusa Elena Khusyaynova conspiró junto a otros que fueron parte de la campaña de influencia rusa para interferir con la democracia estadounidense", dijo el fiscal general adjunto de Estados Unidos, John Demers.

El anuncio fue hecho por el fiscal general adjunto para temas de seguridad nacional y el director de la policía federal (FBI), Christopher Wray.

De acuerdo con el sitio estadounidense Politico, Khusyaynova, de 44 años, contadora radicada en San Petersburgo, fue acusada por participar en un plan de más de USD 10 millones desde principios de año en actividades vinculadas a anuncios en los medios y publicaciones que pretenden 'dividir y discordar en el sistema político de los Estados Unidos'.

La mujer, que aún no se encuentra bajo custodia estadounidense, supuestamente trabaja para una firma con sede en Rusia, que el abogado especial Robert Mueller acusó en febrero de estar involucrada en la interferencia en las elecciones de 2016.

Khusyaynova dirigiría el llamado "Proyecto Lakhta", una iniciativa con objetivos locales en Rusia, en Estados Unidos, en países de la Unión Europea y en Ucrania, entre otros.

La operación buscaba influir tanto en las pasadas elecciones generales de 2016, en las que Trump salió victorioso, y en los comicios del próximo 6 de noviembre.

Entre enero de 2016 y junio de 2018, este proyecto tenía un presupuesto inicial de 35 millones de dólares, aunque solo una porción de estos fue destinada a EEUU Entre enero y junio de este año, han invertido 10 millones.

Según mensajes internos analizados por el Gobierno de EEUU, los miembros del equipo de Lakhta se referían a este proyecto como una "guerra de información contra Estados Unidos".

Este grupo se presentaba supuestamente como activistas estadounidense y entre sus acciones se encuentra la creación de usuarios falsos en redes sociales.

Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: