Clare Bronfman, una de las herederas del conglomerado de licores anteriormente conocido como Seagram's, fue dejada en libertad este jueves al pagar una fianza de USD 100 millones luego de ser arrestada horas antes junto a otras tres personas como parte del proceso contra la secta Nxivm.

Clare Bronfman (Facebook)
Clare Bronfman (Facebook)

La oficina del fiscal federal para el distrito este de Nueva York indicó en un comunicado que además de Bronfman fueron detenidas Kathy Russell, Nancy Salzman y su hija Lauren Salzman para una nueva formulación de cargos en este caso.

De acuerdo con la acusación, Nancy Salzman era la presidenta de Nxivm, organización acusada en EEUU de tráfico sexual, mientras que Kathy Russell era la contable y Bronfman la directora de operaciones.

Lauren Salzman fue miembro del comité ejecutivo de la organización entre 2009 y este año (como su madre y Bronfman) pero la acusación no indica qué trabajo en específico realizó.

Clare Bronfman, a la izquierda, deja la corte federal, el martes 24 de julio de 2018, en el distrito de Brooklyn de Nueva York. (AP Photo/Mary Altaffer)
Clare Bronfman, a la izquierda, deja la corte federal, el martes 24 de julio de 2018, en el distrito de Brooklyn de Nueva York. (AP Photo/Mary Altaffer)

De acuerdo con un comunicado de la fiscalía, Bronfman compareció ante el juez Nicholas G. Garaufis en el Tribunal Federal de Brooklyn y se declaró no culpable a través de su abogado.

La acusada quedó en libertad bajo arresto domiciliario tras fijársele una fianza de USD 100 millones que deberá respaldar con efectivo y propiedades.

También deberá llevar un grillete electrónico para ser vigilada por las autoridades y tendrá que regresar mañana al tribunal para una audiencia junto con las coacusadas, según informó la fiscalía.

Allison Mack, la actriz de Smallville, está acusada de liderar la secta (AFP)
Allison Mack, la actriz de Smallville, está acusada de liderar la secta (AFP)

Las otras detenidas también se declararon no culpables durante una audiencia en el Tribunal Federal de Albany, agrega la información. A Russell se le impuso una fianza de USD 25.000 y a las Salzman de USD 5 millones cada una.

Rusell y Lauren Salzman no habían podido pagar la fianza por lo que quedarían detenidas, señaló además el comunicado de prensa.

La fiscalía envió este jueves una carta al juez Garaufis en la que indicó el "alto riesgo de fuga" de las acusadas por lo que pidió que las fianzas fueran proporcionales con sus recursos económicos y que además deberían estar sujetas a otras exigencias de la corte como el grillete electrónico.

La imputación también abarca a la actriz de la serie "Smallville" Allison Mack, arrestada el pasado 21 de abril, quien afronta acusaciones de que reclutaba mujeres para Nxivm y permanece en libertad bajo fianza de USD 5 millones, y Keith Raniere, considerado líder de la secta.

Keith Raniere, fundador de Nxivm
Keith Raniere, fundador de Nxivm

El pasado 13 de abril, Raniere quedó detenido sin derecho a fianza tras ser acusado formalmente en un tribunal de Nueva York de tráfico sexual, de conspirar para tráfico sexual y para obligar a trabajo forzoso, por los que enfrenta un mínimo de quince años de prisión y un máximo de cadena perpetua.

En 1998, este supuesto gurú de la motivación personal, ahora de 57 años y que fue arrestado en México el pasado 27 de marzo, creó la organización Programas Ejecutivos de Éxito, a través de la cual impartía talleres de cinco días por los que cobraba hasta USD 5.000.

Las mujeres eran marcadas con fuego
Las mujeres eran marcadas con fuego

Años más tarde fundó Nxivm, la secta que estableció al norte de la ciudad de Nueva York y donde obligaba a los asistentes a tomar clases adicionales a mayor precio y a traer a otras personas para "ascender" dentro de los rangos internos de la organización y así obtener privilegios.

La historia tomó un giro aún más oscuro cuando en el año 2015, Raniere formó una sociedad secreta dentro de Nxivm llamada "DOS", "para empoderar a las mujeres y erradicar las debilidades del programa de estudios".

Estas mujeres se convertían finalmente en sus esclavas sexuales, siendo forzadas a realizar tareas domésticas y marcadas a fuego como ganado en sus zonas pélvicas con las iniciales del líder, ceremonia que era grabada y en la que todas tenían que estar desnudas.

Las mujeres tenían que estar disponibles para él día y noche.

Además, las víctimas eran extorsionadas con información comprometedora sobre amigos y familiares, fotografías de desnudos y derechos sobre las pertenencias que ellas mismas aportaban. Por eso muchas tenían temor de dejar el lugar o no obedecer, según la acusación.

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA: