Efecto Simeone: las inversiones millonarias de un Atlético Madrid que fue campeón otra vez en España

Con el aporte deportivo del Cholo, el equipo colchonero escaló a la élite y se ha sostenido pisando fuerte en los mercados de traspasos

Con el Cholo Simeone, el Atlético Madrid ha transformado su política deportiva y logró pelear por La Liga a la par del Barcelona y el Real Madrid (Foto: EFE)
Con el Cholo Simeone, el Atlético Madrid ha transformado su política deportiva y logró pelear por La Liga a la par del Barcelona y el Real Madrid (Foto: EFE)

Cuando el Atlético Madrid del Cholo Simeone alzó el trofeo de La Liga por primera vez en 18 años aquella tarde del 17 de mayo de 2014 en el Camp Nou, parecía una conquista casual y que había tocado su techo. Pero esa consagración obtenida tras empate 1-1 ante el Barça del Tata Martino en la última fecha del torneo no fue más que una plataforma de despegue para un club que empezó a vender a un alto precio a sus mejores jugadores para luego recurrir a gigantescas inversiones en fichajes que lo sostengan en la élite. Desde entonces, el Atleti ha sido campeón de la Europa League, además de dos Supercopas de Europa, una Supercopa de España y una Copa del Rey. También fue dos veces finalista de la UEFA Champions League. Y no se detiene: ha quedado por segunda vez en este ciclo por delante del FC Barcelona y Real Madrid en el campeonato local, venció al Valladolid este sábado y se convirtió en campeón de La Liga 2020/21.

No es casualidad que lleven ocho temporadas consecutivas entre los tres primeros y se hayan transformado en la principal amenaza del duopolio que Barça y al Real Madrid tenían en España. Muy atrás quedó aquella crisis económica que el equipo sufrió en la temporada 1999/00, cuando finalmente terminó descendiendo a Segunda. Ahora el Atlético cuenta con un nuevo estadio espectacular –en el cual desembolsó USD 170 millones entre el 2011 y el 2017 para reformarlo– y pagó antes de la pandemia más de USD 150 millones para fichar a João Félix.

Según un informe del diario AS, el Atlético Madrid ha invertido un total de USD 832,7 millones en el último lustro y ha superado los gastos en fichajes del Real Madrid en el mismo período (681,4 millones). Esta dinámica ganadora que instaló Simeone, que le permite al club rojiblanco contar con el dinero de clasificar a la Champions League todos los años y vender a esos jugadores potenciados a un alto precio, han cambiado el paradigma de la riqueza entre los clubes más importantes de la capital española.

João Félix, uno de los mayores talentos de Europa, se convirtió en el fichaje más caro de la historia del Atletico Madrid gracias a la gestión de Simeone (Foto: REUTERS)
João Félix, uno de los mayores talentos de Europa, se convirtió en el fichaje más caro de la historia del Atletico Madrid gracias a la gestión de Simeone (Foto: REUTERS)

Antes del desembarcó del Simeone, el club había tenido 10 entrenadores diferentes entre 2003 y 2011. El arribo del técnico argentino, quien se había desempeñado exitosamente como jugador del equipo colchonero en dos etapas y había sido artífice del último título liguero de la entidad (1995/96), transformó completamente a un Atleti que encontró a su líder futbolístico. Su impacto fue inmediato y la mentalidad de la institución cambió por completo. Jugadores como Radamel Falcao, Thibaut Courtois, Arda Turan o Diego Costa se potenciaron a partir del sólido sistema defensivo del Cholo, aumentado notablemente su valor del mercado.

Cuando ingresaron más de USD 80 millones porque Falcao fue vendido al AS Mónaco, solo gastaron menos de la mitad del dinero en jugadores como José María Giménez (1,2 millones), David Villa (6 millones) y Toby Alderweireld (8 millones), futbolistas que también elevaron su rendimiento bajo las órdenes del DT argentino. Este factor y la labor del director deportivo José Luis Caminero, quien trabajó con él hasta 2018, motivaron la expansión del Atlético Madrid.

Después de ganarle la Liga española al Barça de Martino, el Chelsea compró a Filipe Luis y Diego Costa en cerca de USD 75 millones, además de recuperar a Courtois. Parte de los ingresos por esas ventas sirvieron para fichar a Jan Oblak, que lleva actualmente casi 300 partidos con la camiseta rojiblanca y es uno de los pilares del equipo, o Antoine Griezmann, que tras jugar un papel clave en las conquistas de algunos títulos se marchó a Barcelona por casi USD 150 millones, cuatro veces lo que se había pagado por él.

Simeone junto a Antoine Griezmann, jugador clave para el Atlético en la conquistas de algunos títulos antes de ser vendido por una cifra astronómica al Barça (Foto: AFP)
Simeone junto a Antoine Griezmann, jugador clave para el Atlético en la conquistas de algunos títulos antes de ser vendido por una cifra astronómica al Barça (Foto: AFP)

Aquel último mercado de transferencias previo al estallido de la pandemia de COVID-19, el Atlético Madrid terminó de concretar la transformación de su política deportiva: embolsó el dinero de Griezmann pero también unos USD 180 millones extras por la ida de Lucas Hernández (Bayern Múnich) y Rodri (Manchester City). Son cifras astronómicas que permitieron el desembarco en el Wanda Metropolitano del joven portugués João Félix, uno de los mayores talentos de Europa, quien se convirtió en el fichaje más caro de su historia.

Es cierto también que el Atleti, como gran parte de los grandes clubes de Europa, sufrió el impacto económico de la pandemia y tuvo que vender a jugadores como Thomas Partey, Santiago Arias, Álvaro Morata y Caio Henrique para ingresar cerca de USD 100 millones y equilibrar sus cuentas. Aunque ha peleado otra vez en lo más alto gracias a su creatividad en el mercado, repatriando a Yannick Ferreira-Carrasco desde China y contratando como jugador libre al uruguayo Luis Suárez, quien revitalizado por el Cholo ha marcado 20 goles en 31 partidos de La Liga. Es un efecto similar al que tuvo David Villa cuando dejó el Barça para luego ganar el título liguero bajo las órdenes de Simeone en el Camp Nou.

Aquella formación de la temporada 2013/14 del Atleti le había costado poco más de USD 50 millones, mucho menos que un Neymar que fue suplente esa tarde y había costado más del doble el verano anterior. Este es un equipo muy diferente, porque ha modificó su esquema, tiene más el balón, ataca con mayor frecuencia y comete menos faltas que nunca. Y principalmente porque ahora tiene un once inicial que está entre los 10 más caros del mundo. Pero conserva sus rasgos esenciales: letal en las transiciones, agresivo para recuperar la pelota y mentalmente muy fuerte. Así ha sostenido Diego Simeone, quien se convirtió en el entrenador mejor pago del mundo y ya acumula ocho títulos, la competitividad de un equipo que se ha apoyado en su éxito para moverse casi sin límites en el mercado.

SEGUIR LEYENDO: