El ataque de furia de Andrey Rublev en Roland Garros: casi le pega un pelotazo a un asistente y destrozó una botella contra el piso

El tenista ruso protagonizó un lamentable incidente después de perder el primer set ante el surcoreano Soonwoo Kwon por la primera ronda en París

La reacción de Rublev que casi le cuesta ser expulsado de Roland Garros

Andrey Rublev se llevó todas las miradas en la primera ronda de Roland Garros. El tenista ruso, de 24 años, fue protagonista de un incidente que le pudo haber costado la expulsión del segundo Grand Slam de la temporada en el circuito masculino de tenis profesional.

Después de perder en el tie break del primer set ante el surcoreano Soonwoo Kwon por 7-5, el ubicado en el puesto 7 del ranking de la ATP tuvo una actitud que generó el repudio de todos los presentes en la cancha 14 del predio parisino. Una vez que la devolución se le fue larga, el ruso amagó a tirar una de las pelotas para la tribuna, pero se contuvo.

Una vez que llegó a su lugar de descanso, Rublev no llegó a sentarse y le pegó con furia a una pelota contra el cartel de publicidad ubicado debajo del banquillo. La pelota rebotó y le alcanzó a tirar la gorra de la cabeza a unos de los asistentes, que ya estaba dispuesto a empezar a limpiar el polvo de ladrillo en uno de los costados de la cancha. El joven, con buenos reflejos, logró esquivar el disparo, puso su visera en su lugar y siguió con su trabajo.

La raqueta rusa no se dio cuenta que estuvo a un paso de agredir al joven y, tras recibir una advertencia de parte del juez por conducta antideportiva, volvió a mostrar todo su enojo al estallar una botella de agua contra el piso. Acto seguido, el público presente comenzó a abuchear a Rublev por su actitud.

El tenista ruso hizo estallar una botella de agua
El tenista ruso hizo estallar una botella de agua

Una vez que pasó el incidente luego de perder el set inicial, el tenista se repuso y logró ganar en sets corridos para quedarse con el pase a la siguiente ronda por 6-7, 6-3, 6-2 y 6-4. Ya en la conferencia de prensa post partido, Rublev aprovechó la ocasión y ofreció disculpas por su ataque de furia. “En ese momento perdí la cabeza y por supuesto lamento lo que hice. Es inaceptable golpear la pelota de la manera cómo lo hice”, declaró el deportista que nació en Moscú en 1997.

“Mejor hubiera sido golpear la raqueta contra la silla, ya que la pelota puede golpear a alguien y ahí es cuando empiezan los problemas. Fue poco profesional por mi parte, espero no volver a hacerlo”, agregó. Tras su victoria ante Kwon, ahora será el turno para Rublev de verse las caras contra el argentino Federico Delbonis, que fue el único sobreviviente entre sus compatriotas en la jornada de este martes en Roland Garros.

El campeón de la Copa Davis 2016 se mostró muy sólido para avanzar de ronda luego de vencer al local Adrián Mannarino por 6-1, 7-6 (7-1) y 6-2. Delbonis, ubicado en el puesto 65 del ranking mundial de la ATP, empleó dos horas y cuarto para doblegar en sets corridos a un rival al que había superado el año pasado en el Masters 1000 de Montecarlo y había perdido en el ATP de Auckland 2015.

El azuleño de 31 años, quien defiende los puntos que obtuvo el año pasado cuando avanzó hasta los octavos de final en la que fue su mejor actuación en el Grand Slam francés, asumirá su próximo desafío ante el tenista ubicado dentro de los 10 mejores del mundo y con quien perdió la única vez que se enfrentaron, el año pasado sobre el césped de Wimbledon.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR