Se fue a limpiar caballos a Inglaterra y terminó jugando al polo con los príncipes y participando de la carrera más famosa del mundo

Federico Bazán es cuidador y preparó un ejemplar para la Grand National, la competencia nacida en 1839 que por primera vez se corrió sin público. Cómo llegó de Telén, un pueblo de 1200 habitantes de La Pampa a trabajar con uno de los más grandes entrenadores de Reino Unido

El argentino nacido en Telén con uno de los ejemplares que prepara para las competencias como el Grand National.
El argentino nacido en Telén con uno de los ejemplares que prepara para las competencias como el Grand National.

Federico Héctor Bazán, amante de los caballos, batió un récord y vio otro el sábado pasado, cuando fue el único argentino que presenció la histórica Grand National, la carrera ecuestre de obstáculos más famosa del mundo que se lleva a cabo desde 1939 en Inglaterra. La carrera se hizo sin público por la pandemia, pero su trabajo de cuidador le permitió asistir a un hecho inédito: por primera vez ganó la competencia una mujer.

Este argentino nació en Telén un pueblo de 1.240 habitantes, ubicado a 800 km de la ciudad de Buenos Aires y a 158 km de Santa Rosa, la capital pampeana. En su pueblo siempre anduvo atrás de los caballos. Cuando egresó del colegio secundario se fue a La Plata a trabajar en un hotel. Allí le comentaron que en Inglaterra había trabajo de cuidador. La Argentina estaba en vísperas del 2001 y no lo dudó: “En mi país estaba duro, cuando me dicen lo de Inglaterra, no lo dudé. Hice el pasaporte y me vine con el inglés básico que da el secundario. No me sirvió de nada, pero acá aprendí el idioma y, pese a que fueron años complicados, logré adaptarme”, cuenta. Federico llegó a Inglaterra cuando tenía 20 y hoy, 21 años después, se percata de que la mitad de su vida fue en Europa. “Mi pareja, Karina, está acá conmigo, mi hija Lucia nació acá -habla inglés-, mis vacaciones son acá, en Europa; en Telén está mi familia y los recuerdos que siempre están presentes. Y si bien siempre trato de volver a mi pueblo, a pasar unos días, mi vida transcurre acá”.

Una escena del Grand National Festival que se disputó el fin de semana pasado, donde corrió uno de los caballos que cuida el argentino.
Una escena del Grand National Festival que se disputó el fin de semana pasado, donde corrió uno de los caballos que cuida el argentino.

Sin dudas, para los argentinos, Inglaterra no es un país más: “He mirado mundiales acá y la celeste y blanca siempre tira. Hoy ya no está esa rivalidad de mirar al argentino con desprecio por Malvinas, de hecho acá están jugadores de nuestro país en los mejores equipos de fútbol, pero cuando llegan fechas como el aniversario de la guerra siempre está el recuerdo intacto de Daniel Lagos, quien murió en el crucero General Belgrano, hundido el 2 de mayo del 82. A mí me quedó eso de la Escuela N°9 de Telén, donde siempre recordábamos que teníamos un héroe. Yo siempre digo, el Daniel de mi pueblo”.

Cuando Federico Bazán tenía diez años se paseaba por los studs del pueblo -la mayoría, atrás de la vía- mirando y admirando cómo su tío José Bazán o Bacho Lucero, entre otros, rasqueteaban o le cambiaban la cama a sus caballos. Aún hoy recuerda esos nombres como “El Regalito” de “Bacho”, “La Titina” de Roberto Guzmán; El “Lord Chard” de Lorenzo “El Negro” Lima, “Pototo” Morán y “Cura” Figueroa; “El Pensamiento” de Ángel Guzmán, caballos que llegaban al disco dejando una huella en el oeste pampeano.

En 2001, en Inglaterra arrancó como limpiador de cama; es el trabajo que nadie quiere hacer y por el que menos pagan: “Es levantar los excrementos de los caballos. Así arranqué yo. Con el tiempo empecé a montar caballos. Aprendí a jugar al polo y luego integré un equipo donde un día jugué Chukker (un tiempo) con los príncipes de Inglaterra, con Harry y William. En uno de mis primeros trabajos mi jefe era Kenney Jones, el guitarrista que junto a Rod Stewart, yRonnie Wood formaron The Who. Ahí tuve la oportunidad de conocer a Stewart”.

Bazán empezó como limpiador de camas de los caballos en Inglaterra, ahora entrena los mejores ejemplares para la carrera del año.
Bazán empezó como limpiador de camas de los caballos en Inglaterra, ahora entrena los mejores ejemplares para la carrera del año.

En la actualidad, Federico Bazán es manager, y su trabajo consiste en entrenar caballos para la Grand National, entre otras competencias. “Soy manager en Jackdaws Castle, en el corazón de los Cotswolds; mi jefe es Jonjo Neill, uno de los entrenadores de caballos de carreras más exitosos del Reino Unido e Irlanda, reconocido jockey. Ha ganado la Grand National montando caballos y, en 2010, como entrenador”. El Jackdaws Castle es una de las mejores instalaciones de entrenamiento en las carreras de salto británicas. Tiene tres galopes de hierba, dos galopes para todo clima de cinco estadios y una milla, terrenos escuela sobresalientes con una serie de vallas, vallas de arbustos y vallas de persecución regulares, una piscina equina, una escuela cubierta y un solarium equino”.

La carrera del Grand National consiste en dos vueltas completas a un circuito de 3.600 metros en el hipódromo de Aintree, en la que los 40 caballos participantes deben saltar un total de 30 vallas de dificultad variada a lo largo del trazado. La primera edición reconocida del Grand National se celebró en 1839 y consistía en una carrera de campo en la que se marcaban los obstáculos que había que saltar, entre los que destacaban setos y arroyos de los alrededores del hipódromo antes de incorporarlo al circuito actual. No se suspendió ni en la Primera ni en la Segunda Guerra Mundial. La única vez que no se corrió fue en 2020, por la pandemia de COVID-19.

Federico en familia junto a Karina y la hija nacida en Inglaterra, Lucía. Caballos hasta en la torta de cumpleaños.
Federico en familia junto a Karina y la hija nacida en Inglaterra, Lucía. Caballos hasta en la torta de cumpleaños.

“Es una carrera con historia y con una importancia cultural y reconocida socialmente. Acá se para el país y gran parte de Europa, como cuando en la Argentina juega la Selección en el Mundial. El sábado, nuestro caballo, Cloth Cap, que quiere decir gorra de tela, era favorito, iba en tercer lugar y faltando cuatro saltos el jockey aflojó porque sentía que el animal se ahogaba. Lo histórico fue que por primera vez –en 182 años- , ganó un caballo montado por una mujer, nunca antes había pasado”. Se trata de Rachael Blackmore, una irlandesa de 31 años, quien ganó la competencia montando a Minella Times.

Histórico. Por primera vez, una mujer ganó la competencia. Rachael Blackmore, una irlandesa de 31 años, que montó a Minella Times.
Histórico. Por primera vez, una mujer ganó la competencia. Rachael Blackmore, una irlandesa de 31 años, que montó a Minella Times.

El hipódromo de Aintree, en Liverpool, reúne año a año a grandes figuras de la realeza y la aristocracia del Reino Unido. Pero en esta edición estuvieron ausentes los más de 300 mil espectadores que concurren. Solo se permitió el acceso de cinco personas por caballo. “Estar presente en el imponente hipódromo de Liverpool es todo un evento. En esta carrera estuvimos cerca, ahora hay que seguir trabajando porque todo el tiempo tenemos caballos que están en competencia. Para la Grand National hay que clasificar y ya tenemos dos caballos clasificados para la edición 2022. Hay que seguir trabajando y esperar a que se nos dé, yo sostengo que las condiciones te llevan a clasificar pero, una vez que están en la Grand National, ahí es una lotería”, cuenta Bazán.

Estuvo en Argentina en 2019 y las ganas de volver al país, a La Pampa y a su pueblo natal, siempre están latentes: “Telén siempre se extraña. Cada vez que voy me encuentro con pibes, algunos hijos de mis amigos, que no conozco ni ellos me conocen a mí. Pero en el pueblo están mis raíces y siempre estoy en contacto. A veces llegan noticias que uno no quisiera escuchar. Pero así es la vida. Cuando te enterás que murió algún vecino, pese a la distancia, se siente. Telén tiene eso. El pueblo siempre tira. Siempre estoy con ganas de volver”.

SEGUIR LEYENDO: