Por qué Maradona era mejor que Cristiano Ronaldo y Lionel Messi

Más que cualquier otro jugador, el astro argentino estuvo más cerca de desafiar la frase de que el fútbol es un deporte de equipo

Diego Maradona durante su temporada en el Barcelona (EFE/Archivo)
Diego Maradona durante su temporada en el Barcelona (EFE/Archivo)

Los fanáticos del fútbol tienen la suerte de vivir en un momento en que dos superestrellas reclaman simultáneamente el título del mejor jugador de la historia del deporte, y aún más afortunados de que podamos ver los partidos entre Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, frecuentemente, en vivo, ante una audiencia global de miles de millones. Gracias a YouTube, puedo ver videos de alta calidad de sus actuaciones más atractivas y de cada gol que han marcado.

Cuando Diego Maradona reclamaba el título del mejor de la historia, la mayor parte del mundo solo podía tener una visión cuatrienal de su genio, cuando participó con Argentina en las Copas del Mundo ’82, ’86, ’90 y ’94. Dado que crecí en India durante ese período, nunca vi lo más destacado de sus actuaciones para el FC Barcelona o el Napoli (una ciudad donde todavía se lo considera parte deidad, parte realeza).

Ahora hay algunos videos destacados en línea que conservan un registro granulado de él en su pompa, incluido ESE gol contra Inglaterra en el estadio Azteca el 22 de junio de 1986. Pero esto solo insinúa de lo que era capaz. No constituyen evidencia de apoyo suficiente para el argumento de que fue el mejor de todos.

Lo que lo hace aún más difícil es la evidencia aún más escasa para los reclamantes de generaciones anteriores: Ferenc Puskas de Hungría, Alfredo di Stefano de España y Argentina, Pelé de Brasil, el holandés Johan Cruyff, Franz Beckenbauer de Alemania, et al. El hecho de que hayan jugado bajo diferentes condiciones y reglas, y en diferentes posiciones, hace que el argumento sea discutible, de todos modos.

No podemos, entonces, saber si Maradona fue técnicamente el mejor para patear una pelota.

Sin embargo, estoy aquí para argumentar que fue el mejor de todos los tiempos. Y mi caso se basa en el simple hecho de que él, más que todos los demás reclamantes nombrados aquí, estuvo más cerca de desafiar la frase de que el fútbol es un deporte de equipo.

Durante la mayor parte de su carrera, Maradona jugó en equipos que carecían de otros jugadores mundiales. Basta revisar la lista del equipo de Napoli con el que conquistó el fútbol italiano en 1986-1987, y no hay otro jugador que pueda llegar a un salón de la fama de la Serie A. Tenía un elenco de apoyo ligeramente mejor en Argentina, que llevó a dos finales de la Copa del Mundo —ganando en el ’86 y acercándose de manera agonizante en el ’90—, pero nadie diría que Jorge Valdano fue para Maradona lo que, por ejemplo, Jairzinho fue para Pelé en el ’70.

En el Napoli que Maradona llevó a la victoria de dos campeonatos italianos no hay otro jugador que pueda llegar a un salón de la fama de la Serie A
En el Napoli que Maradona llevó a la victoria de dos campeonatos italianos no hay otro jugador que pueda llegar a un salón de la fama de la Serie A

Una cosa es ser un jugador brillante rodeado de otros jugadores brillantes; en este sentido, Messi y Ronaldo han sido excepcionalmente afortunados con sus equipos. Pero Maradona hizo magia con materiales mediocres.

Lo que hace que esto sea aún más notable es el peso de la expectativa que llevaba en su diminuto marco. Cuando firmó con el Napoli en 1984, el club nunca había ganado la liga italiana y, sin embargo, sus fanáticos comenzaron a soñar con la gloria del campeonato. El “pibe de oro” era tanto talismán como capitán y jugador.

Otros futbolistas —Messi entre ellos— desde entonces han tenido que hacer frente a una presión comparable, pero las superestrellas modernas están rodeadas de un andamiaje de profesionales de relaciones públicas y psiquiatras para ayudarlos. Maradona, sin apoyo fuera del campo, como adentro, entregó el “oro” para el club y el país una y otra vez.

El Mundial de México'86 fue el momento más sublime de Maradona. (EFE/Ra Archivo)
El Mundial de México'86 fue el momento más sublime de Maradona. (EFE/Ra Archivo)

Hasta que ya no lo hizo. Probablemente era inevitable que las cargas de su genio finalmente lo aplastaran, y lo hicieron de manera espectacular. Pero resistió lo suficiente como para forjar en bronce —como la placa que conmemora ESE gol fuera del estadio Azteca— su reclamo de ser el mejor de todos los tiempos.

QEPD, Diego Armando Maradona, EL MEJOR.

(c. Bloomberg - 2020)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Radiografía de los últimos días de Maradona antes de su muerte: la confesión que sorprendió a su círculo íntimo

Así despidieron los diarios del mundo al ‘D10S’ del fútbol

“Es un enano, si tiene 8 años, yo soy Gardel”: el relato en primera persona del “milagro” del “descubrimiento” de Diego Maradona