La selección de Brasil se prepara para la Copa América REUTERS/Pilar Olivares
La selección de Brasil se prepara para la Copa América REUTERS/Pilar Olivares

La selección de Brasil se prepara para afrontar una Copa América marcada por diversos problemas extradeportivos. Después de la denuncia por violación que recayó sobre Neymar por parte de la modelo brasileña Najila Trinidad Mendes de Souza, ahora los medios locales confirmaron que la policía irrumpió en una fiesta en la que había jugadores del equipo.

Según informó el portal G1 y UOL Esporte, entre otros, el episodio sucedió después de la victoria de Brasil sobre Qatar por 2-0. Fue cerca de las cuatro de la mañana cuando los vecinos llamaron a las autoridades para que se acercaran a la residencia.

Según la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), "Los jugadores quedaban libres después del juego, tal como estaba previsto en el propio cronograma de la selección brasileña".

Gabriel Jesus en la fiesta que organizó Bastos (Gentileza “G1”)
Gabriel Jesus en la fiesta que organizó Bastos (Gentileza “G1”)

Tal como detalló el portal G1, la Policía Militar del Distrito Federal (PMDF) se acercó al lujoso condominio ubicado en Brasilia después de recibir una llamada que hacía referencia a la "alteración del orden público", señalaron las autoridades al medio brasileño.

En dicha fiesta, que duró hasta pasadas las cuatro de la mañana se encontraban jugadores como "Gabriel Jesus y Miranda, entre otros", aseguró UOL Esporte.

Eduardo Bastos, dueño de la residencia, explicó que la fiesta comenzó a las 19 horas. "La gente estaba haciendo una barbacoa para ver el juego de Brasil, tenía poca gente e invité a algunos amigos después del partido, después fue otro festejo personal para conmemorar la victoria, aumentamos mucho el sonido, el portero me llamó porque estaba molestando a los vecinos".

Gabriel Jesus junto a unos amigos en Brasilia
Gabriel Jesus junto a unos amigos en Brasilia

Un video que trascendió a través de Internet mostraba a uno de los vecinos quejándose del ruido y detallando que constantemente llegaban autos con mujeres. En ese contexto, Bastos aseguró que todo se trató de una "confusión" y que las que arribaban a la casa "eran amigas e incluso novias de los invitados".

"Ha sido una confusión y creo que voy a pasar un tiempo sin organizar una fiesta", concluyó el brasileño sobre el que pesaba otra queja por una fiesta la semana anterior. Por ser el propietario, Bastos tendrá que abonar una multa que ronda los 780 dólares.

 

MÁS SOBRE ESTE TEMA: