Ecuador: 7 de cada 10 familias con niños y adolescentes sufrieron problemas de salud mental durante la pandemia

Un estudio de Unicef Ecuador mostró las presiones que sintieron los niños y adolescentes en estos 18 meses

Niños con mascarillas juegan en Quito (Foto: EFE)
Niños con mascarillas juegan en Quito (Foto: EFE)

Según los resultados del informe de la Unicef en Ecuador, estas familias con niños y adolescentes dijeron haber experimentado algunos impactos en su salud emocional durante la pandemia, y cuatro de cada diez estudiantes sintieron más dolor o presión como consecuencia de las presiones procedentes de la educación virtual. El mismo estudio revela que el suicidio en 2020 fue la segunda mayor causa de muerte en el país entre los niños, en edades que van de los 10 a los 19 años.

El 75% de las familias ecuatorianas que tienen menores sufrieron problemas de salud mental. Los menores sienten miedo, vergüenza o se niegan a expresar sus emociones, lo que genera cada vez más trastornos afectivos y cognitivos.

A nivel mundial, uno de cada siete adolescentes sufre de trastornos mentales, y en América Latina y el Caribe más de 16 millones o el 15% de menores de entre 10 y 19 años viven con problemas de salud mental. Según la UNICEF, 10 jóvenes y niños entre esas edades se suicidan cada día. Se calcula que cada año mueren 45.800 adolescentes por suicidio, es decir, más de una persona cada 11 minutos.

Estas cifras provienen del informe “El Estado Mundial de la Infancia 2021″. Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, más del 13% de los adolescentes de entre 10 y 19 años padecen trastornos mentales. Esto representa 86 millones de adolescentes de 15 a 19 años y 80 millones de adolescentes de 10 a 14 años. Además, 89 millones de adolescentes varones de 10 a 19 años y 77 millones de mujeres adolescentes de 10 a 19 años padecen trastornos mentales.

Según el informe, la ansiedad y la depresión representaron el 40% de estos trastornos de salud mental diagnosticados; otros incluyen trastorno por déficit de atención e hiperactividad, trastorno de conducta, discapacidad intelectual, trastorno bipolar, trastorno alimentario, autismo y salud mental, esquizofrenia y un grupo de trastornos de la personalidad.

La relación entre pobreza y salud mental es bidireccional. La pobreza puede causar problemas de salud mental y viceversa. En todo el mundo, casi el 20% de los niños menores de 5 años viven en la pobreza extrema.

Desde el inicio de la pandemia, la vulnerabilidad de las familias pobres con menores se ha agravado. Según datos de la UNICEF, en Ecuador, 8 de cada 10 familias con niños tienen ingresos reducidos y tienen mayores dificultades para obtener alimentos nutritivos.

Las familias ecuatorianas, especialmente aquellas con niños, que eran pobres antes de la pandemia, sufrieron problemas económicos, de acceso a la salud y a la educación. Aunque ha pasado un año y medio desde el inicio de la pandemia, la situación en Ecuador sigue empeorando.

Las interrupciones en los servicios básicos de salud tienen un impacto particularmente grande en los niños menores de 5 años. De cada 10 familias con niños menores de 5 años, solo 4 recibieron servicios de desarrollo infantil o educación inicial. Nueve de cada 10 familias con niños de la clase más baja reciben educación a través de teléfonos móviles. Entre las familias con mayor nivel socioeconómico, 7 de cada 10 de ellas usaban computadoras para estudiar y asistir a clases virtuales. Así, los estudiantes de escuelas privadas pueden duplicar el tiempo destinado a estudiar y a recibir sus clases. Para posibilitar la educación a distancia, 5 de cada 10 hogares, especialmente en las zonas rurales, necesitan tener internet o mejorar la calidad de la conexión.

Las familias más vulnerables presentan mayor afectación emocional. En 6 de cada 10 hogares con inseguridad alimentaria severa, los niños se han sentido tristes y desanimados.

Una media de uno de cada cinco jóvenes o el 19% declaró sentirse frecuentemente deprimido o tener poco interés en realizar alguna actividad académica o extracurricular, según la encuesta realizada por UNICEF y Gallup en 21 países en el primer semestre de 2021. Un promedio del 83% de los jóvenes de 15 a 24 años estuvo de acuerdo en que era mejor afrontar los problemas de salud mental compartiendo experiencias con otros y buscando apoyo; por el contrario, solo el 15% consideraba que esos problemas eran personales y que uno mismo puede resolverlos mejor.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR