La contaminación acústica resultante de la oficina abierta está alcanzando niveles epidémicos, según un estudio (Getty Images)
La contaminación acústica resultante de la oficina abierta está alcanzando niveles epidémicos, según un estudio (Getty Images)

La concentración y el silencio para algunos van casi de la mano. Pero el diseño de las oficinas modernas a veces puede atentar contra este combo que para muchos es sinónimo de bienestar y productividad. De hecho, un reciente estudio reveló que la contaminación acústica es uno de los motivos por los que los individuos no pueden encontrar armonía para trabajar.

La oficina abierta está diseñada para aumentar la colaboración de los empleados, pero un nuevo estudio de Oxford Economics para Plantronics encontró que la contaminación acústica resultante de la oficina abierta está alcanzando niveles epidémicos. Según los hallazgos, las condiciones empeoraron notablemente desde que Oxford Economics y Plantronics realizaran su primer estudio en 2015.

Para la investigación se entrevistó a 500 ejecutivos senior y empleados de diferentes industrias y áreas funcionales para el estudio de 2018 con participantes provenientes de los Estados Unidos, el Reino Unido, Alemania, India, China, Australia, Dinamarca, Suecia, Finlandia y Noruega. El estudio también incluyó entrevistas detalladas con ejecutivos que están tomando medidas para lidiar con estos desafíos de productividad y colaboración empresarial en sus oficinas abiertas.

El estudio reveló que las condiciones de las oficinas con espacios abiertos disminuyen drásticamente
El estudio reveló que las condiciones de las oficinas con espacios abiertos disminuyen drásticamente

Por otro lado, la mayoría de los ejecutivos y empleados informan ruido casi constante en su lugar de trabajo y muchos dicen que carecen de espacio silencioso para reuniones o para concentrarse. Las condiciones son mucho peores que hace tres años, pero la desconexión del ejecutivo sigue estando.

Solo el 1 por ciento de los empleados dice que puede bloquear las distracciones y concentrarse sin tomar medidas adicionales en la oficina.
El 54 por ciento de los ejecutivos cree que sus empleados tienen las herramientas que necesitan para mitigar el ruido y la distracción en la oficina, pero solo el 29 por ciento de los empleados están de acuerdo.

El 32 por ciento usa auriculares para bloquear la distracción (Getty Images)
El 32 por ciento usa auriculares para bloquear la distracción (Getty Images)

Como resultado, los empleados están tomando el asunto en sus propias manos para armonizar su entorno de trabajo. El 75 por ciento de los empleados dice que necesita salir a caminar para concentrarse, y el 32 por ciento usa auriculares para bloquear la distracción. Los empleados en los entornos de oficina más ruidosos son más propensos a decir que pueden dejar su trabajo en los próximos seis meses.

Bienestar, productividad y rendimiento financiero

Los hallazgos sugieren que el ruido y la distracción afectan el bienestar, la productividad e incluso el desempeño financiero, pero los ejecutivos no están haciendo lo suficiente para abordar el problema:

El 63 por ciento de los empleados dicen que carecen de espacio tranquilo para el trabajo concentrado, lo que tiene un efecto negativo en su productividad, satisfacción y bienestar. Mientras que el 96 por ciento de los ejecutivos considera que la productividad de los empleados es fundamental para su desempeño financiero, pero solo el 40 por ciento comprende el vínculo entre el ruido, la distracción y la productividad.

El 63 por ciento de los empleados dicen que carecen de espacio tranquilo para el trabajo concentrado (Getty Images)
El 63 por ciento de los empleados dicen que carecen de espacio tranquilo para el trabajo concentrado (Getty Images)

Millennials

Según el estudio, los jóvenes adultos de la generación del milenio, o aquellos de entre 22 y 36 años, están más acostumbrados a una oficina abierta que colegas mayores, probablemente porque comenzaron carreras en ese entorno. A pesar de eso, son los primeros en reconocer los problemas que surgen en estos entornos y tienden a enfrentar estos desafíos de forma diferente a sus colegas mayores. Los hallazgos en los empleados Millennial son:

Es mucho menos probable que digan que encuentran un ambiente de trabajo ruidoso energizante (9 por ciento, contra 30 por ciento de colegas mayores).
Menos satisfechos con el diseño de su oficina que los empleados más viejos (38 por ciento de la generación millenial frente al 48 por ciento de los demás).

Los empleados más grandes, es decir de otra generación son los más incómodos con los diseños de oficina abiertos (iStock)
Los empleados más grandes, es decir de otra generación son los más incómodos con los diseños de oficina abiertos (iStock)

Es más probable que digan que su organización debe abordar el ruido, la distracción y la sobrecarga de información (el 89 por ciento frente al 75 por ciento de los compañeros de trabajo más viejos).También que digan que salen a caminar para concentrarse (el 84 por ciento frente al 63 por ciento de los empleados mayores), y que es menos probable que utilicen una sala de descanso de oficina o un espacio silencioso.

Por otro lado, más de tres cuartas partes de los empleados con mejor desempeño (crecimiento de ingresos superior al 10 por ciento y menos rotación de colaboradores) informan que el diseño de oficinas y la mitigación del ruido son importantes para el desempeño financiero y abordan de manera proactiva la epidemia de ruido en sus oficinas. Dentro de este grupo de empresas exitosas se encuentra que:

-Es más probable que proporcione a los trabajadores herramientas para bloquear el ruido y reducir el espacio para concentrarse.

-Es menos probable que algunos empleados encuentren un ambiente ruidoso energizante (28 por ciento frente a 50 por ciento de los demás).

SEGUÍ LEYENDO