Ricardo Fort con su mamá, Marta Campa
Ricardo Fort con su mamá, Marta Campa

Todo empezó en 1912 cuando Felipe Fort, de nada más que doce años, comenzó a refinar cacao en un garage. Cada noche hacía cinco kilos de chocolate que al día siguiente vendía en la calle. A los chocolates le siguieron bombones, huevos de pascua y turrones, haciendo de FelFort una marca conocida y querida por los argentinos, que crecieron con sus clásicos chocolatines con sorpresa o con las golosinas con formas de paraguas o moneditas. Seguramente por aquellos años lo que no imaginó el fundador fue que su apellido se haría conocido también por su excéntrico y divertido nieto artista, Ricardo.

“El Comandante”, como lo llaman aún hoy sus fanáticos, nació en 1968 y heredó de su mamá, Marta Campa, su pasión por la música. Sin embargo, su padre Carlos, que en 1963 tomó la presidencia de la fábrica, nunca aceptó que su hijo se dedicara a la música, como tampoco que fuera gay. Por eso, durante años el mediático estuvo recluido en Miami, lejos de su familia.

A pesar de eso, Carlos lo apoyó en su deseo de convertirse en padre y le falicitó el dinero para poder subrogar un vientre en Los Ángeles. En febrero del 2004 nacieron Martita y Felipe.

En el 2008 y a un año de la muerte de su padre, el ex participante del Bailando comenzó a irrumpir de a poco en los medios con su reality en el que mostraba su vida en Estados Unidos entre autos de lujo y relojes costosos. Cada instante se hacía más famoso y cada vez ocupaba más minutos de pantalla. Sin embargo, la felicidad por haber cumplido su sueño de ser reconocido por la gente le duró poco.

El 25 de noviembre del 2013 y luego de varias operaciones y de un dolor físico cada vez más imposible de aguantar y que lo hizo adicto a la morfina, Ricardo falleció y su figura se hizo cada vez más grande. A seis años de su partida, sus seguidores lo extrañan, comparten sus mejores momentos televisivos y lo quieren como el primer día.

(Infografía: Damián Rodríguez)

Felipe

El abuelo de Ricardo fundó cuando era un niño la fábrica. Luego se casó con Asunción con quien tuvo cuatro hijos: Carlos (papá de Ricardo), Marta, Amelia y Felipe que murió cuando era muy joven. Tras la partida de su hijo viajó a España donde conoció a Aschira, de quien se enamoró perdidamente. Años más tarde se casaron vía México y se conviertieron en papás de Paloma, que nació unos meses antes de que él muriera.

Carlos

El papá de Ricardo asumió en 1963 la presidencia de la empresa, que gracias a él creció de manera exponencial. Su relación con Ricardo fue siempre tirante debido a que nunca aceptó que éste quisiera dedicarse al arte y no al emporio familiar.

Felipe Fort, fundador de la fábrica
Felipe Fort, fundador de la fábrica

Marta Campa

Antes de casarse, la mamá de Ricardo había sido cantante lírica. Aunque luego de formar su familia no se dedicó de manera profesional a la música, su pasión sigue vigente al día de hoy, incluso durante el velatorio de su hijo repartió sus CDs.

Aschira

Encarnación Ruíz Ruíz ya era mamá de Eva cuando en España conoció a Felipe Fort y se enamoró perdidamente. Luego de que él viajara en varias oportunidades, ella vino a la Argentina a vivir y juntos fueron papás de Paloma.

Aschira y Felipe Fort en Sevilla, a principios de los '60, cuando se conocieron. (Crédito: Teleshow)
Aschira y Felipe Fort en Sevilla, a principios de los '60, cuando se conocieron. (Crédito: Teleshow)

Paloma

La hija de Aschira aseguró en reiteradas oportunidades que mientras salía con Felipe, su madre era amante de Carlos y que incluso ella es hija de éste, es decir hermana de Ricardo, lo que cambiaría notablemente su porcentaje accionario en la empresa.

Eduardo y Jorge

Los hermanos de Ricardo actualmente son los directivos de la empresa. Eduardo, pareja hoy de Rocío Marengo, es papá de Macarena y de los mellizos Angelina y Petro, fruto de su relación con Karina Antoniali y Jorge es papá de Thomas y John.

Martita, Ricardo y Felipe Fort (Instagram)
Martita, Ricardo y Felipe Fort (Instagram)

Martita y Felipe

Los hijos del mediático tienen quince años y nacieron en Los Ángeles gracias a una subrogación. Desde muy joven Ricardo había tenido el deseo de ser padre. Los mellizos que cursan el tercer año de la secundaria, heredaron varios hobbys de su papá: a Felipe (se llama así por el fundador de la fábrica) le gustan los autos y Martita (nombre en honor a su abuela) dijo que cuando sea mayor de edad quiere ir a vivir a Miami.

Gustavo Martínez

El personal trainer fue pareja durante muchos años de Ricardo, incluso pensaron en formar una familia pero se separaron antes de lograrlo. Luego de que él se operara de la rodilla, Fort lo invitó a vivir a su casa con sus hijos mientras realizaba la rehabilitación y allí se quedó. Meses antes de morir el mediático realizó un poder a través del cual dejaba la tutoría legal de los pequeños en manos de su amigo en caso de que le pasara algo.

Marisa

Ricardo contrató a la ex Leona como niñera de sus hijos cuando estos eran muy chicos. Marisa, siempre al lado de los pequeños, se convirtió en una más de la familia. Actualmente vive con los mellizos y con Gustavo.

SEGUÍ LEYENDO