Medio siglo de mentiras, un amor intercontinental y un casamiento vía México: la historia de Aschira y los Fort

notero@infobae.com
infobae-image

"¡Ala, ala, ala!", gritaba Aschira a la vez que movía sus manos de un lado a otro cada vez que daba sus predicciones. Su tono de voz chillón, su acento español y sus llamativos collares hicieron famosa a la astróloga que desembarcó en televisión en los años '70. Sin embargo, en los últimos años se destapó una olla de secretos que hizo que ya nadie hablara de ella por sus predicciones, sino por su extraña relación con la familia Fort y especialmente con su hija, Paloma.

Su nombre real es Encarnación Ruiz Ruiz y aunque tiene la nacionalidad española, nació en territorio marroquí en la década del '30. Un amor la trajo a Buenos Aires en los sesenta y. años más tarde, cuando era una joven cantante lírica, comenzó a dar el horóscopo en programas de televisión. De la camada de astrólogos como HorangelLlily Sullos o Blanca Curi, sus micros estuvieron en noticieros y en ciclos como Fax o Sin vueltas. Además, entre los ochenta y noventa publicó varios libros con sus augurios.

Lo que seguramente no predijo fue que a partir del 2009, con la explosión mediática de Ricardo Fort, saldría a la luz su relación con la familia de chocolateros  y con su hija quien la acusa de mentirosa, mala madre  y ambiciosa.

¡Casémonos vía México!

Viuda y madre de Eva, en España conoció a Felipe Fort, el fundador de la fábrica de chocolates que por ese entonces, separado y destrozado por la muerte de uno de sus cinco hijos, iba asiduamente al viejo continente. Luego de varios viajes, ella se instaló en la Argentina para vivir un romance full time.

Felipe Fort, fundador de la fábrica
Felipe Fort, fundador de la fábrica

En 1964 y sin una ley de divorcio que le permitiera a él volver a contraer matrimonio, la pareja se casó vía México y tras cinco años de convivencia tuvieron una hija a la que bautizaron Paloma.

Hasta ahí, todo lindo y digno de una telenovela, con una historia de amor que cruzó el Atlántico. Sin embargo, la muerte meses después de Felipe continuó con años de silencio y ocultamientos, ya que la familia nunca habría terminado de aceptar a Aschira, a quien Ricardo (Fort) alguna vez definió como "la amante" de su abuelo.

Felipe Fort con su primera mujer, Amelia y sus hijos Asuncion y Carlos
Felipe Fort con su primera mujer, Amelia y sus hijos Asuncion y Carlos

Que no la reconocieran públicamente como miembro del clan fue el desencadenante para que casi medio siglo después la astróloga saliera a hablar y a contar su verdad. Incluso se dijo que los años de silencio fueron gracias a que, desde el clan Fort, le daban dinero.

La caja de Pandora

Si una hija huérfana de padre, un amor denostado por la familia, una herencia millonaria y cincuenta años de callar no eran suficientes en el culebrón, un día Paloma abrió la boca y movió todas las piezas del tablero.

"Es difícil vivir sin saber tu identidad. No es nada agradable, pero yo ahora no tengo dudas: soy hija de Carlos Fort", sentenció la hija de la astróloga hace poco más de un año, en referencia al papá de Ricardo, hijo de quien ella creía que era su padre.

"Soy fruto de la relación de Aschira con Carlos Fort. Ella vivía con Felipe Fort pero se acostaba con su hijo Carlos. Felipe se llevó un disgusto grande cuando Carlos le dijo que yo no era hija de él. Él se enfrentó a esta señora y tengo testigos presenciales", explicó y dijo que tal revelación se la había hecho su mamá, apenas hacía un año.

De comprobarse los dichos de Paloma, la mujer que ahora vive en Londres no sería tía de Ricardo sino hermana y su paquete accionario en al empresa de chocolates sería mucho mayor.

Esta versión no sólo mostró lo que los Fort quisieron ocultar durante años para salvar su buen nombre, sino que dejó en evidencia la mala relación de la astróloga con su hija menor.

Paloma Fort
Paloma Fort

"Me mintió toda la vida y me ocultó la verdad. Siempre trató de sacarme de encima, trató de darme a su madre: me llevó a España a los cuatro años con la intención de dejarme allá porque decía que no podía hacer su vida y que yo la interrumpía en sus cosas. Mi abuela le dijo que no", dijo entre enojada y dolida Paloma.

El año pasado, al venir a la Argentina, no dudó en despacharse contra su madre y la acusó de maltratos: "Me robó, me engañó, abusó de mí, física y psicológicamente durante años. Me pegaba, me encerraba y me dejaba sin comer ni ir al baño. Me pegaba palazos y lo hacía porque quería, porque podía".

También la trató de "ambiciosa" e "interesada", al decir que había utilizado a Felipe para obtener un rédito económico: "Parir puede cualquier mujer, pero ser madre es otra cosa. Para ella todo fue un plan. Se aprovechó de una situación. Es lamentable, pero es así".

Una familia dividida

Paloma vive en Londres, lleva el apellido Fort pero en los papeles es hija de Felipe, no de Carlos. Casada y sin hijos, no tiene intenciones de reconciliarse con su mamá, radicada en España y muy enferma, aunque es posible que vaya a visitarla.

infobae-image

Hace unos días Aschira de casi 90 años tuvo un brote psicótico y sus vecinos la encontraron desnuda y a los gritos es la puerta de su casa. Tras el episodio, su hija mayor decidió internarla en un geriátrico.

Aschira, Paloma y los Fort: décadas de secretos, mentiras y engaños, en una historia con un pasado silenciado, un presente confuso y un futuro que ni la astróloga podría predecir.

SEGUÍ LEYENDO

 Gritos, desnudo e internación: Aschira sufrió un brote psicótico en España

¿Quién es Paloma Fort y cuál es su reclamo?

¿Qué pasó con la millonaria herencia de Ricardo Fort?

 
 
MAS NOTICIAS

Te Recomendamos