El viaje de Anamá Ferreira a Brasil con Thelma Fardin: “Me metí en una guerra que no es mía, aunque mucha gente me dijo que no lo hiciera”

Cuando la causa volvió a foja cero y vio a la actriz llorar, la ex modelo no se quedó de brazos cruzados y aunque no la conocía personalmente, le ofreció su ayuda. Con quiénes y para qué fueron a San Pablo

Anamá Ferreira y Thelma Fardin
Anamá Ferreira y Thelma Fardin

—Hola Thelma, soy Anamá, ¿tomamos un café?

Anamá Ferreira estaba en su casa cuando se conoció la noticia que anunciaba que el juicio contra Juan Darthés en San Pablo volvía a foja cero. Las lágrimas de Fardin ante la decisión del tribunal no le fueron indiferentes a la ex modelo, que ajena al caso y sin conocer personalmente a la actriz, decidió aportar su parte para que se pueda llega a la verdad.

Lo primero que hizo Ferreira, decidida a ayudar, fue contactarse con su amiga Carla Junqueira, abogada brasileña con doctorado en derecho internacional que reside entre San Pablo y Buenos Aires y a quien le pidió que leyera las 500 hojas de la causa de Thelma. Con el “sí” de su coterránea se juntó con la actriz a tomar un café y de manera totalmente desinteresada, se puso a disposición para contactarla con la letrada, viajar con ella para ayudarla a entender el idioma y acompañarla.

Así las dos mujeres junto con la abogada y con Melania Buero, colaboradora de Actrices Argentinas y amiga de Fardin, aterrizaron el miércoles pro la mañana en San Pablo. “Yo le prometí que no la iba a dejar tirada en Brasil porque no conocía nada, no habla el idioma y es difícil por mas que seamos un país tan cercan”, dijo Anamá a Teleshow y explicó que su amiga ya “armó varias reuniones con juristas para tratar de encausar la causa”.

 Carla Junqueira, Thelma Fardin y Anamá Ferreira
Carla Junqueira, Thelma Fardin y Anamá Ferreira

“Yo traduzco porque los abogados hablan rápido, no llega a entender, y estoy contenta porque siento que puedo ser un sostén para ella”, dijo quien aclaró que su labor es totalmente desinteresada, que se pagó sus pasajes y que durante estos días se está quedando en lo de su amiga.

— ¿Cómo surgió este acompañamiento?

—Carla es mi amiga y cuando paso que ella (Thelma) perdió acá en Brasil y estaba muy triste llorando, que no tenia nada acá y no conocía el idioma y que habían parado el juicio me quedé con mucha pena. Me metí en una guerra que no es mía, aunque mucha gente me dijo que no lo hiciera. Mi lema es ayudar y hacer una cadena de favores, no tengo interés en la historia, sino que es sobre una mujer que se sentía abandonada sola y contra un país con otro idioma. Entonces hablé con Carla que además de ser abogada conoce a otros colegas y su madre es especialista en violencia de género, para ayudar.

—¿Se conocían con Thelma?

—No, no personalmente. Pero un día cuando la vi en televisión llorando y tan frágil me decidí y la llamé, le dije ‘soy Anamá, quiero tomar un café con vos, te quiero ofrecer ayuda’. Cuando se enteró que Carla tomaría su caso se puso a llorar, le dije, ‘llorá todo ahora pero no te quiero ver más llorando, tenés que ser una guerrera fuerte, ahora tenés a alguien que va a hablar con vos y tenés que estar bien para eso.

—¿Y a Carla cómo le hiciste la propuesta?

—Antes de hablar con Thelma hablé con ella y le dije, ‘esta este caso, estudiá el proceso’, ella estudió las 500 páginas antes de dar el sí. Nosotras os conocemos desde hace un tiempo que me acerqué a un grupo de Mujeres de Brasil, somos una comunidad con mujeres que estamos en todo el mundo, unas 100 mil, es un grupo muy poderoso y apolítico, porque yo no quiero estar ni de un lado ni del otro de la grieta.

De esta manera, Martín Ariasl Duval seguirá representando a Thelma en la Argentina, pero Junqueira la representará junto con otros colegas en Brasil. Ayer se reunieron con el Cónsul Argentino Cónsul Luis Kreckler. En la agenda siguen encuentros con amnistía internacional Brasil y Actrices Brasileras, con el embajador Daniel Scioli en San Pablo y el día lunes, cuando Ferreira ya esté de nuevo en Buenos Aires, la actriz asistirá a un evento organizado por el Me Too. Sin embargo, una de las más importantes es la cita presencial que tendrán mañana con el tribunal que declaró la nulidad del juicio.

Lo más importante para Anamá: “Siento que Thelma está bien. Se trata de ayudar y no me importa lo que dicen, me dijeron que no me meta, pero tengo una hija y no quiero que ella el dia de mañana necesite y nadie la ayude, hay que hacer una cadena. Ella ahora está muy bien contenida, lo que deseo es un juicio justo, que se presenten pruebas y que el jurado decida”.

“Bajás del avión acá y pensás ‘¿qué hago en esta ciudad de 40 millones de personas?’, por eso quise ayudar”, dijo y confesó que está aprovechando para intentar distraerse con Thelma: “Este además es mi primer viaje post pandemia, me costó volar, estaba a los gritos en el avión, pero ahora además de ocuparnos de esto aprovechamos para tomar unas caipirinhas y comer feijoada, yo soy de Río, no soy local, pero a ella la estamos llevando para todos lados a conocer, verla sonreir, más relajada sabiendo que alguien más la cuida no tienen precio, todos tienen derecho a un juicio justo y es necesario ayudar”.

SEGUIR LEYENDO: