El internet vuelve a ser considerado un servicio público esencial en Estados Unidos

La Comisión Federal de Comunicaciones aprobó la medida que había sido revertida durante la administración de Donald Trump. Ahora el acceso a la red será considerada tan esencial como lo es el agua o la electricidad

Guardar

Nuevo

La FCC adopta medidas para restablecer la neutralidad de la red como servicio público en Estados Unidos (Freepik)
La FCC adopta medidas para restablecer la neutralidad de la red como servicio público en Estados Unidos (Freepik)

La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) votó a favor de restaurar la neutralidad de la red en Estados Unidos, marcando un cambio significativo en la regulación dagu La medida, aprobada por un voto de 3 a 2 siguiendo líneas partidistas, busca reafirmar el acceso a una internet abierta y equitativa, tratando el servicio de banda ancha como una utilidad pública similar a los teléfonos y el agua.

Este jueves 25 de abril de 2024, con un giro en la política que había sido eliminada durante la administración de Trump, la agencia planea regular las redes de banda ancha bajo un nuevo marco que prohíbe las ‘vías rápidas’ para ciertos sitios web y establece una igualdad de condiciones en el acceso a contenido digital.

La neutralidad de la red evita que los proveedores de servicios de internet otorguen prioridad a cierto tráfico web o establezcan “calles rápidas” que beneficien a ciertos sitios web a expensas de otros. Esta medida busca asegurar que todos los usuarios de internet tengan acceso equitativo a contenido digital, impidiendo que empresas con grandes recursos económicos obtengan ventajas sobre las más pequeñas.

Proveedores de servicios de internet como Verizon y AT&T, anticipan desafíos legales tras nuevo marco regulador (REUTERS/Andrew Kelly)
Proveedores de servicios de internet como Verizon y AT&T, anticipan desafíos legales tras nuevo marco regulador (REUTERS/Andrew Kelly)

De acuerdo con The Wall Street Journal, el marco regulatorio, basado en el Título II de la Ley de Comunicaciones, permite a la FCC intervenir ante tarifas consideradas irrazonables. También, le da la potestad a la FCC para ejercer una mayor supervisión sobre los proveedores de banda ancha, exigiéndoles informar y responder a interrupciones del servicio, así como ampliar la supervisión de cuestiones de seguridad.

La presidenta de la FCC, Jessica Rosenworcel, defendió la neutralidad de la red y aseguró que una mayor autoridad regulatoria sobre la infraestructura de internet permitirá a la agencia proteger las redes del sector privado contra amenazas cibernéticas. Sobre esto, confirmó que las nuevas reglas afectarán a una amplia gama de compañías que proveen servicios de internet, incluyendo empresas de cable, operadores móviles y proveedores de internet vía satélite, según confirmó The New York Times.

La decisión de la FCC ha generado una respuesta mixta. Por un lado, los proveedores de servicios de internet, como Verizon Communications y AT&T, anticipan desafíos legales, temiendo que esto abra la puerta a futuras regulaciones de precios. Por otro lado, defensores de la neutralidad de la red aseguran que estas reglas “ayudan a prevenir la discriminación de sitios web y a asegurar una competencia justa”.

Nuevas reglas de la FCC buscan equidad en el uso de internet entre grandes y pequeñas empresas (Imagen ilustrativa Infobae)
Nuevas reglas de la FCC buscan equidad en el uso de internet entre grandes y pequeñas empresas (Imagen ilustrativa Infobae)

El antecedente de la neutralidad de la red se remonta a 2015, bajo la administración de Barak Obama, cuando la FCC clasificó la prestación de servicios de internet como un servicio público e impuso reglas de neutralidad de la red. Esta medida fue revocada en 2017 bajo la administración de Donald Trump, liderada entonces por Ajit Pai.

Hace una década, la proposición de estas regulaciones desencadenó fuertes manifestaciones. Empresas de servicios en línea como Google y Netflix argumentaron en su momento que sin la protección de la neutralidad de la red, los proveedores de servicios de internet podrían incentivar prácticas anticompetitivas, tales como “la ralentización o bloqueo del acceso a sus servicios”, un punto de vista respaldado por grupos de consumidores y de libertad de expresión.

Guardar

Nuevo