La violenta guerra narco desatada en Rosario entre la banda de los  Funes y los Caminos se cobró una nueva vida. Jonathan "Bam Bam" Funes, de 23 años, fue asesinado a balazos cuando volvía de visitar a sus hermanos Alan (19) y Lautaro (21) de la cárcel de Piñero, en donde sus familiares están presos por homicidio.

Según informaron fuentes policiales, todo sucedió al mediodía, cuando Jonathan se trastaladab en un Audi negro y fue interceptado por una camioneta Ford EcoSport en el cruce de las rutas 14 y AO12. La víctima estaba junto a su novia, que salió ilesa. 

Todo indica que el crimen está vinculado a la guerra entre el grupo de los Funes y el de la familia del asesinado ex jefe de la barra brava de Newell´s, Roberto "Pimpi" Caminos. Esta situación se traslada a distintos barrios rosarinos, sobre todo del sur, donde ya hubo al menos 28 muertos de ambos bandos.

Además, es el segundo hermana de Alan Funes que es asesinado violentamente. El 7 de enero, Ulises fue interceptado por dos sicarios que se trasladaban en una moto en Garay, en donde el joven estaba ligado a la venta de drogas en un búnker.

La última víctima había sido Jorge Selerpe (55), padre de Jorgelina "Chipi" Selerpe (24), la novia de Alan Funes, quien la noche del sábado último fue asesinado a balazos junto a un amigo suyo, Dante Ismael Gago (35). El crimen fue cometido en su casa situada en Fragata Sarmiento al 3300, en el barrio Carlos Casado, hasta donde llegaron cuatro hombres en dos motos y comenzaron a efectuar disparos.

Alan Funes y otro integrante de la banda
Alan Funes y otro integrante de la banda

Uno de los hombres murió baleado en la vereda, mientras el otro fue asesinado en un patio interior de la casa, donde la Policía halló unas 30 vainas calibre 9 milímetros.

El asesinato de mayor impacto ocurrió en marzo de 2016, cuando mataron a Mariela Griselda Miranda, la mamá de los Funes. En venganza, Alan Funes acribilló a Eugenio "Pupi" Solano, señalado en el barrio como el autor material del homicidio. Luego de matarlo, le dijo: "Esto es por mi vieja". Al momento del crimen, Alan tenía 17 años, por lo que fue enviado al Instituto de Rehabilitación del Adolescente (IRAR) y luego un juez le dictó la prisión domiciliaria. 

Alan Funes y su novia están detenidos e imputados por "homicidio agravado por el uso de arma de fuego, tenencia ilegal de arma y asociación ilícita", delitos por los que el juez rosarino Héctor Núñez Cartele ya les dictó la prisión preventiva. Había estado prófugo luego de que el primero de enero violara su arresto domiciliario y difundiera un video disparando una ametralladora para recibir el año nuevo.