Aborto legal en el Senado: comenzó el debate y se espera que la votación será durante la madrugada

El listado contempla que hablarán 59 senadores y que el debate durará alrededor de 12 horas

Cientos de personas participan en una manifestación a favor del proyecto de ley que busca legalizar el aborto en Argentina (Foto: Juan Ignacio Roncoroni)
Cientos de personas participan en una manifestación a favor del proyecto de ley que busca legalizar el aborto en Argentina (Foto: Juan Ignacio Roncoroni)

Pasadas las cuatro de la tarde, en el Senado de la Nación comenzó el debate sobre el proyecto de ley que busca legalizar el aborto en la Argentina. Se espera una jornada maratónica en la cual más de 60 legisladores expondrán sus posturas en la Cámara Alta.

En primer término, los senadores debatirán el proyecto de ley sobre la regulación del acceso a la interrupción voluntaria del embarazo y a la atención postaborto, que viene con media sanción de la Cámara de Diputados. Se estima que dicho debate durará casi 11 horas.

En esa línea, el Gobierno y los dirigentes de la oposición que buscan la aprobación del proyecto, y según trascendió, en los últimos conteos hay una leve ventaja a favor de la aprobación de la ley. Sin embargo el resultado depende de algunas sorpresas o senadores que aún no manifestaron su postura.

Poco antes del comienzo de la sesión quedó confirmada la lista de oradores que explicitarán sus posturas. En total serán 63, 59 se referirán al proyecto de interrupción voluntaria del embarazo y otros 4 lo harán respecto de la iniciativa conocida como “de los 1.000 días”.

Del lado celeste, cerca del mediodía comenzaron a concentrarse quienes reclaman que no se apruebe la legalización del aborto
Del lado celeste, cerca del mediodía comenzaron a concentrarse quienes reclaman que no se apruebe la legalización del aborto

La primera oradora fue Norma Durango, senadora por La Pampa del Frente de Todos: “Vengo a ocupar esta banca en nombre de las mujeres muertas por el aborto clandestino. El aborto es una realidad, existe desde tiempos inmemoriales, y marca a las mujeres en las clandestinidad. Las mujeres van a hacerse los abortos clandestinos solas y nunca con el acompañamiento del Estado. El Estado que durante años miró para otro lado. Y muchos de los que hoy están aquí siguen mirando para otro lado. Esa tragedia que es el aborto clandestino sigue sucediendo”.

La senadora también anunció un acuerdo que sumaría el voto de los senadores Alberto Weretilneck y Edgardo Kueider: con acuerdo del Poder Ejecutivo se prometió el veto parcial del artículo 4 inciso B que habilita la posibilidad de la realización de un aborto después de la semana 14 en caso de violación o en el caso de que estuviera en riesgo “la salud integral” de la persona gestante.

Luego fue el turno del legislador jujeño Mario Fiad: “Quienes estamos en contra de esta ley no tenemos problemas con la ciencia. Para la Argentina se es niño desde la concepción y se nos dice que las niñas no deben maternar; lo que no deben ser es abusadas”.

Faid agregó: “Con este proyecto se abortarán sueños, oportunidades. Quienes me votaron saben que no traiciono mis convicciones: adelanto mi voto negativo”.

El senador Martín Lousteau, uno de los defensores del aborto legal (Gustavo Gavotti)
El senador Martín Lousteau, uno de los defensores del aborto legal (Gustavo Gavotti)

Tras su exposición habló Oscar Parrilli: “Nadie se va a ganar el cielo o el infierno por votar de una u otra manera. Cuando se votó el voto femenino, entre los argumentos se decía que el cerebro de la mujer es más pequeño que el del hombre. También con la ley del divorcio”.

“Estamos ampliando derechos, imponiendo igualdad social entre hombres y mujeres. Muchos países avanzaron en este tipo de leyes en los últimos 20 años”, destacó el senador.

Dalmacio Mera, senador catamarqueño, expuso que “este proyecto no habla del bebé, no lo menciona. Tampoco habla de la responsabilidad parental. No tiene otra opción esta ley, crea un superderecho al aborto y deja un basurero a los no deseados”.

La senadora chubutense Nancy González sostuvo: “En el 2018 perdimos esa votación pero la ganamos en las calles. Desde que rechazamos este proyecto murieron alrededor de 70 mujeres por abortos clandestinos, ¿quién carga con estas muertes? A los 10 días del rechazo murieron dos mujeres y cinco niños quedaron huérfanos. Yo les pregunto senadores: ¿con qué cara pueden obligar a parir a una mujer que no lo desea, cómo pueden permitirse decidir por otra persona, cómo pueden permitir forzar a parir a una niña de 11 años?”.

Por su parte, la catamarqueña Inés Blas expresó: “No he cambiado mi posición respecto de este proyecto. La legalización del aborto vulnera la vida del niño por nacer. Estoy convencida que terminar con una interrupción voluntaria del embarazo es evitable. Fallamos en los mecanismos de prevención”.

El senador Alberto Wetetilnek, uno de los votos claves de la jornada (Gustavo Gavotti)
El senador Alberto Wetetilnek, uno de los votos claves de la jornada (Gustavo Gavotti)

La senadora Silvina García Larraburu, representante de Río Negro, en 2018 votó en contra de la legalización y este año anunció que modificará su decisión. En sus minutos indicó: “En este tiempo comprendí que más allá de mi postura personal estamos ante una problemática que requiere un abordaje de salud pública: con esta ley las mujeres podrán dejar la clandestinidad, podrán decidir”.

Y completó: “Quiero agradecerles a todas mis compañeras, a todas quienes me ayudaron a abrir la cabeza. Mi voto es un voto deconstruido, es un voto afirmativo”.

María Eugenia Duré, senadora de Tierra del Fuego por el Frente de Todos, agradeció la militancia de legisladores y los grupos pro aborto para lograr sacar la ley. “Este proyecto nos viene a devolver la dignidad y los derechos. Legalizar la interrupción del embarazo es ahora”, precisó. En esa línea, indicó: “Estamos definiendo si el aborto seguirá siendo clandestino o se convertirá en un tema de salud pública”.

El senador del PRO Humberto Schiavoni, uno de los votos verdes de la oposición, aseguró que en todos los casos “hay un daño psicológico y moral en los abortos” y destacó que “hay mujeres que mueren por esta situación”. “Es un tema que hay que abordar. Este no puede ser un derecho de segundo orden”, indicó.

Maurice Closs, senador por Misiones, intentó bajar el nivel de tensión y dijo que “se está debatiendo un ordenamiento jurídico” y que celebra que el debate se pueda “llevar adelante en el Senado”. Además, puso en la balanza que el proyecto volvió al Congreso “por una decisión del Presidente”, marcando la importancia del apoyo de Alberto Fernández a la ley. En el final de su discurso, dejó en claro que su voto era en contra del proyecto y afirmó: “No es prioridad de la salud pública”.

Manifestantes "verdes" se mantienen en la puerta del Congreso esperando la resolución de la ley  (EFE/Juan Ignacio Roncoroni)
Manifestantes "verdes" se mantienen en la puerta del Congreso esperando la resolución de la ley (EFE/Juan Ignacio Roncoroni)

La cordobesa Laura Rodríguez Machado dijo que “la ley iguala y no la clandestinidad”. “Se trata de que un estado laico defina el lugar que tienen la salud pública”, sostuvo. Además, explicó que apoyo la ley pero, al mismo tiempo, defiende las dos vidas.

La salteña Nora Giménez, para respaldar su apoyo, citó las luchas que históricamente se habían dado desde el peronismo y dijo que había llegado la hora de “cambiar las situaciones” de las mujeres que se habían sometido a un aborto: “Queremos que se defina un protocolo de salud pública a lo largo y a lo ancho de toda la Nación”. Detalló que “hay más de 1500 mujeres penalizadas en causas donde se las calificó como asesinas”. Recalcó que las condiciones para discutir la ley no eran las mismas que en 2018. Y por último marcó que “en Salta las posiciones están divididas. Mi voto se funda en el futuro, en los jóvenes que reclaman por esto. Piden más conquistas porque tienen la decisión de luchar por más inclusión, más derechos”.

Pablo Blanco, senador de Tierra del Fuego, de Juntos por el Cambio, repitiendo el argumento de otros senadores “celestes” manifestó que “la persona por nacer tiene vida”. Afirmó que el proyecto era “violatorio de la Constitución Nacional y de la de mi provincia Tierra del Fuego”. “El Estado no no puede atacar a las personas que no tienen voz. En mi campaña defendí las dos vidas. No es una decisión política. La vida se defiende o no se defiende”, dijo más tarde. Después fue duro en su crítica a sus pares: “El Senado me sorprende todos los días. Con esto que dijo la miembro informante al comienzo de la sesión de que iban a cambiar un artículo, lo hicieron para sumar dos votos. Va en contra del funcionamiento legislativo”.

Beatriz Mirkin, senadora por Tucumán, una de las más fervientes defensoras de la IVE pidió que “se acabe con la clandestinidad. Estoy más satisfecha que en 2018, porque esta ley es más abarcativa. Se complementa con la Ley de los 1.000 días, que servirá para proteger a las mujeres y a los niños. Será el puntapié para que sirva para evitar muertes maternas”. Y cerró su alocución con la misma frase del debate de hace dos años “¿Qué vamos a hacer mañana? ¿Vamos a llamar a la policía o vamos a brindarles atención a esas mujeres”.

El fueguino Matías Rodríguez fue claro en su defensa de su postura verde. Luego de solidarizarse con otros senadores “que están recibiendo presiones, de diferentes maneras, con amenazas no solamente para ellos sino también para sus familias”, puntualizó que quería “una Argentina que a partir de mañana sea un poquito más justa”. Y para contrarrestar los argumentos de quienes se oponen se mostró contundente: “Desde ningún punto de vista se puede equiparar el derecho de un embrión con el de una persona. Escuché a senadores varones que hablaron como si tuvieran útero. Tenemos que acompañar a las mujeres en este tema. No pueden votar en contra de las mujeres. Obligación de escucharlas. Esta ley les dará derecho a decidir sobre su propio cuerpo. Está en cada uno saber de qué lado de la historia querrá ser recordado”.

Claudio Poggi, senador por San Luis del bloque de Juntos por el Cambio anticipó su voto negativo “basado en mis convicciones como lo hice en 2018″. Criticó el “contexto para dar esta discusión en un momento en el que hay que asistir y contener a los argentinos que sufren. Debemos potenciar la solidaridad y la unidad en el país. El derecho a la vida está consagrado en la Constitución nacional y en la provincial. Hay que encontrar politicas públicas superadoras que permitan cuidar las dos vidas. La educación es clave en la prevención. Desburocratizar el sistema de adopción. Se puede proponer la adopción prenatal”.

Muy enfático y encendido se escuchó a la senadora correntina Ana Almirón. “Este tema dejó de ser tabú porque el movimiento de mujeres insistió. Fue tema en la campaña electoral y si no sale la ley esta vez seguirá siéndolo”, comentó al principio. Luego enumeró todas las vicisitudes a las que se exponen las mujeres en su provincia: “Se declaró provincia pro vida en 2011, por un decreto del Ejecutivo provincial, sin consultar a nadie. No se cumple la ley de cupo femenino para ocupar cargos políticos en mi provincia. No tiene protocolo de ILE propio, ni adhiere al nacional. No tenemos ley de voto joven, desde los 16 años. Una niña fue madre en la ciudad de Mercedes a los 11 años. Fue violada y hasta le hicieron un baby shower. Un 18 por ciento de los nacidos son de niñas menores de 16 años. Cursar un embarazo no deseado es una tortura”. Sobre el final aseveró que “esta ley es justicia social, porque equipara a ricos y pobres”. Después de sus 10 minutos de discurso sacó un pañuelo verde que exhibió sobre su banca con la leyenda “Niñas, no madres.

A continuación, habló María Belén Tapia (Juntos por el Cambio, Santa Cruz) con una postura totalmente opuesta. Cuestionó los manejos del Gobierno para que se tratara la ley: “Tuvieron que enmendar la fecha de ordinarias. Tenían una estrategia para que avance en las dos Cámaras. Había que asegurar los dictámenes en las comisiones, que presidieron senadores que estaban a favor. Esto es puro oportunismo, mientras se trata el ajuste de las jubilaciones”. Citó varios artículos a los que consideró contradictorios y controversiales y expresó que el aborto “no es un reclamo de la sociedad, la mayoría de las mujeres no lo pide y defiende las dos vidas. Este proyecto maquilla el abandono de los derechos, No surge como solución, ni empodera a las mujeres. Les pido que escuchen a nuestro pueblo”.

Roberto Mirabella, del Frente de Todos de Santa Fe) reiteró que la legalización y la despenalización es algo que “estamos debatiendo desde hace 3 años. Creo que nadie está a favor del aborto. No quiero el aborto pero esto nos interpela. Está claro, la criminalización fracasó. El Gobierno está decidido a acompañar. El debate no es aborto sí o no. La discusión es si podrá hacerlo de forma segura, con condiciones aceptables de salud.

Cerca de las 21.30, le llegó el turno a la senadora entrerriana de Juntos por el Cambio, Stella Maris Olalla, una de las pocas integrantes de la Cámara Alta que había evitado pronunciarse desde que empezó el debate. Se la contaba entre los cinco votos indecisos. Luego de excederse en los 10 minutos que tenía previstos para su discurso, las dudas se despejaron: anunció su voto positivo.

Olalla sostuvo que “toda persona tiene derecho a la salud, física, mental y social”. Citó el Protocolo de El Salvador para fundamentarlo. Agregó que el Estado Nacional había fallado “para corregir los problemas de salud” y que eran muy preocupantes las “estadísticas sobre el embarazo juvenil”.

También destacó que la implementación de la Educación Sexual Integral no había cumplido totalmente con sus objetivos. Y que por eso era necesario reforzar varios aspectos de la educación. Recordó luego que en el Código Penal ya existían causales para realizar abortos pero que en “el presente puede haber más causas”. Para reforzar su posición expresó: “Es una cuestión de derechos, mantener la prohibición no mejorará la situación. La IVE debe ser incorporada como una nueva causa habilitante, en tal sentido se están ampliando los derechos. Por lo tanto anticipo mi voto positivo”.

Por el Frente de Todos hablarán: Norma Durango, Oscar Parrilli, Dalmacio Mera, Nancy González, Inés Blas, Silvina García Larraburu, Eugenia Duré, Eugenia Catalfamo, Silvia Sapag, Maurice Closs, Marilin Sacnun, Ana María Ianni, Antonio Rodas, Nora Giménez, Beatriz Mirkin, Matías Rodríguez, Ana Almirón, Roberto Mirabella, Daniel Lovera, María Teresa González, Juan Mario Pais, Mariano Recalde, Sergio Leavy, Edgardo Kueider, María Inés Pilatti Vergara, Jorge Taiana, Martín Doñate, Héctor Luenzo, Carlos Caserío, Anabel Fernández Sagasti y José Mayans.

En representación de Juntos por el Cambio lo harán: Mario Fiad, Ernesto Martínez, Víctor Zimmermman, Humberto Schiavoni, Roberto Basualdo, Laura Rodríguez Machado, Pablo Blanco, Claudio Poggi, María Belén Tapia, Stella Olalla, Pamela Verasay, Guadalupe Tagliaferri, Juan Carlos Marino, Alfredo De Ángeli, Gladys González, Oscar Castillo, Silvia Giacoppo, Julio Cobos, Néstor Braillard Poccard, Martín Lousteau, Esteban Bullrich, Silvia Elías de Pérez y Luis Naidenoff.

Juan Carlos Romero, Clara Vera y Lucila Crexell serán los oradores de Parlamentario Federal. Alberto Weretilneck lo hará por Juntos Somos Río Negro.

La senadora pampeana Norma Durango anunció la modificación en el proyecto que le permite al sector "verde" juntar más votos (Gustavo Gavotti)
La senadora pampeana Norma Durango anunció la modificación en el proyecto que le permite al sector "verde" juntar más votos (Gustavo Gavotti)

Mayans, Fernández Sagasti, Naifenoff, Elías de Pérez, Romero y Weretilneck serán los representantes de la Cámara Alta que más minutos tendrán para exponer: 25 cada uno. El resto oscilará entre los 5, 10, 15 y 20 minutos.

Luego, cuatro senadores debatirán sobre el proyecto de ley nacional de atención y cuidado integral de la salud durante el embarazo y la primera infancia, iniciativa comunmente conocida como “el programa de los mil días”.

En esta instancia hablarán tres senadores del Frente de Todos (José Neder, Rubén Uñac y Ana María Ianni) y Mario Fiad de Juntos por el Cambio. Cada uno tendrá 15 minutos.

Noticia en desarrollo

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS