El Gobierno contabilizará a los infectados de coronavirus de las Islas Malvinas dentro de las estadísticas argentinas. De acuerdo con los últimos casos registrados en el archipiélago, en proporción es el territorio nacional con más contagiados de COVID-19.

El último parte de la administración británica que ocupa las Malvinas informó que hay cinco personas infectadas. Son todos hombres, militares. Hasta el momento no se logró confirmar si llegaron infectados del Reino Unido, donde se registran 71.578 casos positivos y 8.958 víctimas fatales.

Fuentes de Cancillería informaron a Infobae que el Poder Ejecutivo Nacional incluirá en los índices argentinos a los casos detectados en las islas. Daniel Filmus, secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur, y el ministro de Relaciones Exteriores, Felipe Solá, presentaron la iniciativa a Alberto Fernández, quien en las últimas horas dio el visto bueno.

“Argentina va a contar a los infectados de Malvinas como propios. Por más que no sean argentinos, residen en territorio argentino”, expresaron desde el entorno del ministro de Relaciones Exteriores. A 38 años de la guerra de 1982, la lectura lejos de ser sanitaria, es política y se enmarca dentro del histórico reclamo de soberanía que reflotó el el gobierno de Alberto Fernández luego de que Mauricio Macri haya estancado el tema durante su gestión.

Independientemente del reclamo soberano, el archipiélago resulta ser el territorio argentino más afectado. Con cinco infectados en una población que apenas supera los cuatro mil habitantes, la proporción de poco menos de 1 enfermo cada 1000 supera a cualquier otra parte de Argentina.

Daniel Filmus (Fernando Calzada)
Daniel Filmus (Fernando Calzada)

Aislados del mundo, rechazaron la ayuda argentina

Los cierres de las fronteras aéreas y marítimas dejaron a las Islas Malvinas prácticamente aisladas del mundo. La decisión de Sebastián Piñeira en Chile y de las autoridades de Cabo Verde de cerrar sus aeropuertos ponen en riesgo el abastecimiento de los isleños. Sobre todo, ya que el país africano funciona como puente aéreo entre la base Brize Norton de la Real Fuerza Aérea Británica y Puerto Argentino.

En Malvinas no hay forma de testear localmente a potenciales infectados de COVID-19, sino que deben aguardar que lleguen desde el Reino Unido en los dos vuelos que se realizan semanalmente en este contexto de fronteras cerradas.

Ante esta situación, el Gobierno argentino se puso a disposición para “colaborar con los habitantes a través del envío de alimentos frescos, insumos médicos o test para detactar el virus causante del Covid-19, así como a disponer de los medios para realizar vuelos humanitarios que sean necesarios y lugares de atención en centros médicos del territorio continental argentino”. La propuesta se la hizo Daniel Filmus a Mark Kent, embajador del Reino Unido en la Argentina, cuando aún no se habían registrado casos en el archipiélago.

“En una hipótesis de contagio, los temas más preocupantes que manifiestan son la tardanza en confirmar casos positivos a través de pruebas de laboratorio desde Reino Unido, a lo que se suman las interrupciones del enlace aéreo, también las evacuaciones y la capacidad para dar tratamientos adecuados. Puede presentarse también una situación en que por la falta de conexión escaseen los alimentos frescos”, alertó Filmus.

“Nuestro gobierno ha manifestado su total disposición para ayudar a los isleños en el caso de que ellos así lo soliciten. Las Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur son parte del territorio nacional y en ese sentido es nuestra responsabilidad también expresar nuestra solidaridad respecto de sus habitantes”, agregó el funcionario de Cancillería.

Tras días de indiferencia al ofrecimiento argentino, el gobierno local emitió un comunicado en el que remarcó que “las islas tienen en marcha un plan sólido para abordar el Covid-19 y cuando necesiten ayuda adicional trabajarán con el gobierno del Reino Unido”.

El pasado 3 de abril se confirmó el primer caso de coronavirus en el territorio: una persona que ingresó en el Complejo Mount Pleasant el 31 de marzo con síntomas compatibles. Se especula con que haya sido el paciente cero que desencadenó el resto de los contagios en las islas. Hoy, a una semana, ya son cinco los infectados.

Seguí leyendo: